Por Fernando M. López  

Más de 2.500 vecinos de Los Hornos atraviesan el peor verano de su historia. “No tener agua con estos calores es la muerte”, dicen los afectados, y reclaman “soluciones urgentes” que nunca llegan. A lo sumo, muy de vez en cuando, aparece algún camión cisterna, pero luego se las tienen que arreglar como pueden.

Los problemas se registran en la zona comprendida por las calles 161 a 167 y de 56 a 64, que es abastecida por un pozo de agua que data de la época de los presupuestos participativos.

“En junio del año pasado empezó a bajar la presión y en noviembre ya escaseaba, no salía más que un hilito de agua. Lo que sucedió fue que se quemó una bomba del pozo y la reemplazaron por una más chica que no da abasto. Llamás a la Delegación Municipal y te dicen que es responsabilidad de ABSA, y en la empresa te derivan al Municipio. Se tiran la bola unos a otros”, contó Verónica Carnicero, una de las damnificadas, en diálogo con Contexto.

El delegado de Los Hornos se llama Andrés Ferreyra, un comerciante y karateca de 43 años que cuenta con la confianza del intendente macrista Julio Garro, pero no así de los vecinos, que repudian su total indiferencia: “Le da lo mismo si tenemos agua o no”.

Luego de realizar cortes de calles y otras medidas de protesta para reclamar la instalación de una nueva bomba que permita que el agua llegue normalmente a todas las viviendas, los vecinos decidieron ir directamente hasta el Palacio Municipal, donde no les fue mejor que con Ferreyra.

“Llegamos a las 8:20 de la mañana, un lunes de mediados de enero, y esperamos unas dos horas. No apareció nadie, ni el señor intendente, ni su secretaria, ni ningún encargado de los delegados. Una vergüenza que a las 10 de la mañana no haya nadie en una Municipalidad”, se quejó Carnicero.

La mujer agregó que “Garro sólo se acuerda de nosotros para las elecciones”, y le pidió a las autoridades, tanto municipales como provinciales, que “se pongan en el lugar de los chicos, las embarazadas y muchísimos adultos mayores”, que no pueden prescindir del agua.

Tras recorrer la zona, la concejala del Frente para la Victoria (FpV) Nacional y Popular, Florencia Saintout, calificó la situación como “angustiante” y se puso a trabajar junto a los vecinos en varias presentaciones y proyectos para “ayudar a revertir” cada una de las problemáticas del barrio.

“El agua es un derecho humano fundamental para tener una calidad de vida digna. Es lamentable ver lo que ocurre en nuestra ciudad, donde parece que el buen vivir es sólo para algunos”, subrayó la edil y decana de la Facultad de Periodismo de la UNLP.

Además del tema del agua, los vecinos de Los Hornos denuncian graves deficiencias en la recolección de residuos, falta de limpieza de zanjas y calles sin asfaltar “por las que no podría entrar ninguna ambulancia” ante una emergencia.

El vaciamiento de los pocos espacios de contención social con los que contaba el barrio también preocupa, sobre todo en un momento en el que el neoliberalismo macrista empuja a millones de argentinos a la pobreza y la marginación.

“Estamos tratando de defender un club barrial que se llama El Triunfo. Lo agarró una persona que trabaja para una cooperativa de Garro y no hace nada por los pibes. Queremos recuperarlo para sacar a los chicos de la calle, para que cuenten con apoyo escolar, deportes y otras actividades que puedan contenerlos para que no caigan en la droga”, detalló Carnicero.