Por Contexto

Como María Eugenia Vidal aún no visitó los barrios inundados de San Nicolás desde el regreso de sus vacaciones en Playa del Carmen, en México, un grupo de vecinas y vecinos decidió entonces facilitarle el trámite y viajaron ayer a La Plata para llevarle un petitorio. Pero ni siquiera así lograron su cometido: fueron recibidos por una cuarta línea de la Administración Cambiemos. Ese funcionario, al menos, tuvo la delicadeza de entregarles una constancia de la visita.

La comitiva, conformada por unos veinte nicoleños de todas las edades y de las zonas más afectadas, como La Emilia, Villa Hermosa o Virgen del Rosario, presentaron un petitorio firmado por 1.200 vecinos en el que reclaman “el incremento de las prestaciones sociales de la ANSES, la exención de las obligaciones impositivas para los inundados, así como subsidios, créditos para la reconstrucción de los hogares y comercios, y atención médica urgente”.

La llegada de los inundados generó zozobra en el centro platense y cierta desesperación en la Gobernación, donde sólo había personal estable y una ausencia total de figuras de peso, una postal que es costumbre para un gabinete que se siente más cómodo atendiendo en Capital Federal. Finalmente, cuatro integrantes de los reclamantes fueron atendidos por el ignoto Pablo Alberto Armisen, jefe del Departamento de Seguimiento, Coordinación Técnica y Social de la Unidad Gobernador.

IMG_2463

“Nos atendió un director de gobernación que mostró buena predisposición pero que dijo estar totalmente desentendido de la situación que se está viviendo en San Nicolás pese a  que todos saben lo que pasa por los medios”, dijo a Contexto Carlos Velázquez, uno de los que pudo ingresar al edificio de calle 6.

Fue el mismo Velázquez el encargado de denunciar que no es solamente Vidal la que les niega una entrevista. “La ministra (Patricia) Bullrich fue para allá pero no estuvo en La Emilia, se quedó a cinco kilómetros. El intendente (Ismael Passaglia) se encargó de no aparecer nunca y lo mismo Vidal”, enumeró.

“Me acuerdo el discurso de Vidal que decía que ella no dormiría si hubiese gente inundada y estaba en México de vacaciones cuando teníamos tres metros de agua dentro nuestras casas y el 98% la familias perdieron el 100% de las cosas”, completó. En tanto, culpó al jefe comunal de haber “ordenado reprimir a cuatro padres que pedían agua para sus hijos y estaban desde hace varios días sin luz”.

Encuentro con legisladores

Luego del paso fallido por Gobernación, las víctimas de la crecida del agua fueron recibidas por dirigentes y legisladores provinciales del Frente para la Victoria, entre los que se encontraban los senadores Cecilia Comerio y Juan Manuel Pignocco, el diputado Juan Ignacio Rossi y el concejal platense Guillermo Nano Cara.

“Tenemos una falta de atención médica en el dispensario de la ciudad, lo cual es una dificultad, porque es una localidad con mayoría de adultos mayores y necesitamos todo lo que tiene que ver con la atención primaria y la atención psicológica”, comentó Comerio, oriunda de San Nicolás, en declaraciones a los medios después del encuentro.

IMG_2461

“Los vecinos juntaron más de 1.200 firmas para respaldar un petitorio de ayuda a los damnificados por las inundaciones y las autoridades no fueron capaces de atenderlos con la importancia que merecen después de lo que les tocó vivir”, continuó.

“La situación de los comerciantes y pequeños empresarios también es crítica. Se necesitan respuestas ya y en la Gobernación no son capaces de atenderlos como corresponde. Parece que le tienen miedo a la gente”, completó.

Nataly Lescano fue otra de las habitantes de Villa Hermosa – una localidad al lado de La Emilia- que dialogó con Contexto. “La situación nuestra es que estamos viviendo en una escuela porque nuestras casas están inhabitables y se nos caen las paredes de los techos porque son casas viejas”, relató.

Por su parte, Lorena también cargó contra Passaglia al ser consultada por este medio sobre lo sucedido. “Él nos prometió sacar a todos y sacó sólo ocho familias, y él nos dijo que se venía el agua pero igual nos dejó ahí. Nos venimos para acá porque no tenemos respuesta de nadie, todos nos cerraron las puertas”, explicó.

En tanto, Perla se mostró “ofendida” por haber hecho trescientos kilómetros “para que les cerraran las rejas y los dejaran en la vereda”. Una de las representantes de La Emilia, quizá la zona que más trascendencia mediática tuvo, que participó de la jornada, fue Nadie, quien aseguró que las autoridades aparecieron “cuando cayeron los medios nacionales”.