Por Daiana Giménez

Así como Mauricio Macri recientemente dio marcha atrás con la expropiación del histórico hotel Bauen, Maria Eugenia Vidal, fiel aprendiz, está haciendo lo propio en la provincia. A pesar de que ambas Cámaras en diciembre apoyaron a los trabajadores, la gobernadora vetó la expropiación de las empresas Cerraduras de Precisión y Presidente Néstor Kirchner.

Si bien esta medida tomó por sorpresa a los obreros, cabe recordar que es la quinta vez que Vidal rechaza el trabajo autogestivo. En 2016 vetó a Acoplados del Oeste de Merlo (ADO), DEPE de San Martín y el Hospital de Lavallol de Lomas de Zamora.

En Quilmes, los obreros se hicieron cargo en 2002 de la ex Raimat, dedicada a la elaboración de tapas. Posteriormente la denominaron Cooperativa Presidente Néstor Kirchner y hoy 65 trabajadores mantienen la planta y defienden su fuente laboral.

“No nos dejan laburar; cada vez que nos estamos estabilizando nos llega una mala noticia”, explicó el presidente de la cooperativa Adrián Granado en diálogo con Contexto.

En diciembre, impulsada por la legisladora del FpV-PJ Eva Ramírez, fue aprobada finalmente la expropiación. De esta manera, el inmueble, la maquinaria, las instalaciones y los títulos iban a ser transferidos a los cooperativistas. Pero la gobernadora no quiso que sea así.

“Pareciera que nadie ve la realidad; la necesidad de mantener la fuente de laburo. Nosotros lo único que pedimos es laburar”, dijo Granado.

La Presidente Kirchner cuenta con el apoyo de todo el Concejo de Quilmes, así como también del Municipio, senadores y diputados de diferentes bloques que se han acercado a recorrer la fábrica y constatar que está en funcionamiento. “Se sigue haciendo exactamente lo que hacía la antigua firma”, sostienen los trabajadores de la ex Raimat, que tiene cuarenta años de funcionamiento, que quieren seguir funcionando pero con garantías.

“Hay que ver la necesidad real: la situación del país. No podemos dejar que se pierda ninguna otra fuente de trabajo, sino no terminan bien las cosas. No podemos construir un país si seguimos cerrando fuentes de trabajo y tenemos más desocupados en la calle”, concluyó el presidente de la Presidente Néstor Kirchner.

En Tigre, la Cooperativa de Precisión Limitada (CDP), ex Rench, es la única fábrica de cerraduras de precisión que hay en Latinoamérica. Son veinticinco los trabajadores que mantienen en funcionamiento la planta desde 2013, cuando la firma se declaró en quiebra. En diciembre, al igual que la metalúrgica quilmeña, consiguieron finalmente que se apruebe la expropiación. Gracias a la gobernadora se quedaron sin ese resguardo jurídico.

“Senadores lo refrenda ahora, hace no más de un mes y medio. Fue al despacho de esta chica Vidal y ella lo vetó”, explicó Alejandro Asuero, presidente de CDP. En caso de que no fuera vetado, los cooperativistas iban a plantear un plan de pagos para hacerse cargo de la expropiación.

Esta decisión tomó por sorpresa a los cooperativistas, porque contaron con el apoyo de todo el arco político a la hora de la aprobación, incluso de Cambiemos. “No tuvimos explicaciones desde el macrismo por este veto y es lo que nos llama la atención, porque sectores del macrismo que hemos visitado, como el senador de la provincia Gabriel Monzó, estuvo de acuerdo en conservar la fuente de trabajo” dijo Asuero.

Ambas empresas van a seguir luchando por sus puestos de trabajo reuniéndose con diferentes actores políticos para que los proyectos vuelvan a pasar por las Cámaras bonaerenses.