Por Gabriela Calotti

Tras denunciar ante los funcionarios del Gobierno de María Eugenia Vidal que gente de barrios cercanos está vendiendo parcelas que el Estado provincial entregó en tenencia el 29 de noviembre a 220 familias relocalizadas en Melchor Romero, y ante el reiterado incumplimiento de la Subsecretaría de Tierras y Hábitat, que aún no les mandó los agrimensores para marcar los terrenos de cada uno, los vecinos de ese predio ubicado en 526 y 179 resolvieron el jueves realizar un acampe en la avenida 520 y 179.

“Se acabo la paciencia. Las familias relocalizadas en Melchor Romero, que esperaron durante dos meses que el Estado marque los lotes para las 220 familias censadas, dijimos BASTA”, afirmaron en un comunicado al que tuvo acceso Contexto.

“No sólo es que no se avanza en las mediciones de acuerdo a lo prometido por el Gobierno municipal y el provincial, sino que nada hacen para garantizar la  tierra ante la usurpación de algunos ‘vivillos’ que estafan mediante la venta a familias tan necesitadas como nosotros”, denunciaron las familias que a fines de noviembre fueron relocalizadas de un predio en 526 y 161 a 526 y 179.

Horas después de que delegados barriales fueran recibidos por funcionarios del Ministerio de Infraestructura donde no obtuvieron ninguna respuesta a su nueva demanda para que los agrimensores se acerquen al predio en Romero, subrayaron que “el Gobierno municipal y el provincial, NADA HACEN”.

IMG-20170126-WA0012

“POR ESO ES QUE DECIDIMOS DESDE ESTE MOMENTO ACAMPAR SOBRE LA AVENIDA 520 y 179 hasta que den respuesta a nuestra necesidad de tierra, tantas veces prometida”, subrayaron en el texto difundido la noche del jueves.

Por la mañana, delegados de las 220 familias habían denunciado que estaban “muy preocupados” porque las tierras que el Estado les cedió están siendo vendidas por “vivillos” de barrios linderos frente a la pasividad de los funcionarios del Gobierno de Vidal que hace dos meses se comprometieron a enviar agrimensores para marcar las parcelas para que pudieran empezar a edificar.

“Seguimos con la desesperación de que el predio que el Estado nos cedió a nosotros lo están ocupando otras personas, y es más, se están vendiendo los terrenos y eso nos preocupa bastante”, afirmó a Contexto Delmira, una de las delegadas barriales.

Aunque en un principio los delegados debían ser recibidos por funcionarios del intendente Julio Garro y luego por responsables de la Subsecretaría de Tierras y Hábitat bonaerense, que dirige Francisco Echarren, finalmente mantuvieron una reunión con funcionarios del Ministerio de Infraestructura.

“En realidad no tuvimos ninguna solución. Nada en concreto”, dijo Delmira, sin poder ocultar su decepción y su “enorme preocupación” porque el predio está siendo ocupado y vendido.

“Del Ministerio de Infraestructura lo único que nos dijeron es que nos mandarían un móvil y nada más que eso”, agregó.

IMG-20170126-WA0013El 29 de noviembre, hace dos meses, delegados barriales de ese predio de Melchor Romero, de Villa Elvira, de Abasto y de El Peligro firmaron un “acta de entrega de tenencia y custodia” que lleva la firma y el sello de Ignacio Girado, director provincial de Economía Social del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia. En el documento del que Contexto obtuvo una copia también figura el nombre del director de la Dirección de Tierras, Augusto Sciarreta.

En ese acta, el Gobierno de Vidal se comprometió a determinar las “parcelas ocupacionales” para su adjudicación y edificación en el caso de los vecinos de Romero. Los funcionarios dieron ese día su palabra de que las parcelas serían marcadas en el plazo de quince días a partir del 29 de noviembre.

Sin embargo, desde entonces, los vecinos se movilizaron en reiteradas ocasiones y hasta mantuvieron al menos dos reuniones con funcionarios de la Subsecretaría en cuestión para reclamar la marcación de las parcelas y así poder edificar para mejorar, aunque sea un poco, sus condiciones de vida precarias en medio de las altas temperaturas y de las lluvias de diciembre y enero.

En cada reunión, según constató este medio, los funcionarios aseguraron que enviarían a los agrimensores, a quienes todavía siguen esperando.

Unas 1.500 familias están viviendo en situación precaria en esos cuatro barrios. Desde hace meses reclaman no sólo la marcación de lotes para poder edificar, sino el acceso a servicios mínimos de electricidad y agua potable.

La idea de Cambiemos de aspirar al techo propio

Al parecer, las autoridades macristas tienen otras prioridades y sus medidas no apuntan a la población más vulnerable sino a las clases medias pudientes.

Y si no, baste ver la línea de créditos hipotecarios que lanzó el miércoles el recién nombrado presidente del Banco Nación, Javier González Fraga. En primer lugar, se trata de créditos para quienes ya tienen el terreno. El plazo de reembolso del préstamo es a veinte años con una tasa de entre el 14% y el 18% para los tres primeros años y con un periodo de construcción que no podrá exceder el año.

En un contexto inflacionario (en 2016 la inflación superó el 40%), estas condiciones hacen que un préstamo así sea casi imposible de asumir.