Por Daiana Giménez
El Movimiento de Empresarios Nacionales para el Desarrollo, autodefinidos como “empresarios por una economía nacional, popular y democrática”, mostraron su descontento con el plan impulsado por el Gobierno que propone distinguir los precios al contado de los financiados.
“Lejos de transparentar los precios, el gabinete de ceócratas brinda más y más herramientas para que las corporaciones esquilmen cada vez más y más a las pymes y a los ciudadanos”, señalan los Empresarios en un comunicado.
El Programa Precios Transparentes implícitamente anuncia el final del Ahora 12 y Ahora 18, que hoy están destinados a compras de bienes y servicios nacionales sin intereses. Con este anuncio, a partir de febrero los bienes de producción nacional pierden exclusividad y se empiezan a pagar con aumentos en cuotas.
En ese sentido, lo que antes “se inyectaba a recursos del mercado interno, o sea, a las empresas nacionales (que damos 3 de cada 4 trabajadores) hoy puede estar directamente orientado por ejemplo a una importadora”, explicó en diálogo con Contexto Leo Bilanski, referente de este Movimiento y ex secretario adjunto de CAME.
Los empresarios nacionales sostienen que la gestión anterior llevó adelante una serie de programas que incentivaron el consumo y protegieron la industria nacional, pero desde que la alianza Cambiemos está en el poder “el Ministerio de Producción no hizo más que facilitar la apertura de las importaciones, la concentración comercial y financiera, y ahora con el infame plan de transformación productiva (PTP) buscan facilitar la concentración industrial”.
La entrada de bienes y servicios extranjeros, junto con la baja del consumo, debilitó fuertemente a las industrias locales. Se estima que en 2016 cerraron seis mil empresas nacionales, acarreando cien mil trabajadores sin empleo.
“Esta nueva medida desalentará el consumo y dificultará la recuperación del mercado interno”, explican los empresarios e industriales nacionales.
Desde Cambiemos advirtieron que las importaciones se verán en aumento si los precios no bajan con esta nueva medida. Es decir que si los grandes fijadores de precios no acatan esto, el pequeño empresariado argentino se va a ver compitiendo en el mercado con productos extranjeros. “Estamos poniendo en manos del comercio el futuro de las industrias pymes argentinas”, sostuvo Bilanski.
En ese sentido, cabe destacar que el anuncio de este nuevo Programa estuvo a cargo de Francisco Cabrera, ministro de Producción, y de Miguel Braun, secretario de Comercio, familiar de los fundadores y también de los actuales dueños de La Anónima. Para el Movimiento de Empresarios, Braun “es un lobbysta de los hipermercados”, y si estos, que resultan ser quienes ponen los precios en nuestro país, no los bajan, sus empresas “se tienen que someter a competir con productos importados”.
Otro de los puntos criticables de este Programa tiene que ver con la medición de la inflación, que se vuelve a la hora de discutir paritarias.  El año pasado, por ejemplo,  se adquiría un producto por cien pesos en doce cuotas sin intereses. Hoy el valor de ese mismo bien, con intereses, va a ser mucho mayor. “El INDEC cuando va a calcular la inflación pone el precio contado. Entonces, ¿qué inflación va a medir el INDEC?”, se preguntan desde el Movimiento de Empresarios.