Por Gabriela Calotti

En la Argentina de Mauricio Macri, el acceso al Lago Escondido está “mejor” desde que el magnate británico Joe Lewis, su amigo y uno de los hombres más ricos del mundo, compró unas 12.000 hectáreas en torno a ese espejo de agua de más de 7 km2 cercano a la localidad de El Bolsón, en la provincia de Río Negro, y al cual los habitantes de la región no pueden acercarse porque es “propiedad privada”.

“Me parece muy grave que el presidente tenga que hablar desde su investidura por un caso particular defendiendo una situación que judicialmente ya está condenada. Me parece gravísimo, por eso no entiendo cómo está informado, cómo está asesorado”, afirmó a Contexto la diputada nacional del Frente para la Victoria (FpV) por Río Negro, Silvia Horne.

La legisladora hacía referencia al fallo del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Río Negro que data de 2009 y que obliga a las autoridades a habilitar un acceso público al lago tras reconocer que no existe ninguno, ya que el que usa Lewis es privado para él y su personal.

En su primera conferencia de prensa del año, tras pasar más de tres semanas de vacaciones en Villa La Angostura, al ser interrogado sobre la ausencia de un acceso público a ese lago rionegrino, Macri respondió que “el Lago tiene un mejor acceso del que tenía antes de que Joe Lewis compre esa propiedad, que limita con el Lago, que es un acceso peatonal desde la Ruta Nacional”, refiriéndose a la Ruta 40.

“Es una cuestión de soberanía que el presidente soslaya como si fuera sencillamente que Lewis tiene ‘tierras lindantes al lago’. No, no tiene tierras lindantes al lago. Rodean un lago que es inaccesible”, dijo enfáticamente la diputada. “El lago es un espacio de derecho público inaccesible a cualquier persona que no sea quien ha cercado todos sus márgenes”, agregó la legisladora que el martes, tras las declaraciones de Macri, publicó una carta al presidente en su cuenta de Twitter.

El acceso público referido por el presidente “es un dibujo. No ha sido transitado por pies humanos, ni rodados. En el utópico caso de lograr alcanzar desde la ruta 40 la orilla del lago, se debería demorar a lomo de mula o cabalgaduras por 4 días, en altas cumbres. No conocen. Afirman por boca de Lewis”, dijo Horne en su respuesta por la red social en la que empieza preguntándose “por qué” Macri usó su primera conferencia de prensa del año “para respaldar a su amigo” Joe Lewis.

En mayo pasado, la legisladora intentó justamente ingresar al Lago Escondido por el camino público de Tacuifí junto a un grupo de militantes de la Confederación de Trabajadores de la Economía Informal (CTEP), pero no pudieron llegar a destino porque se toparon con capataces de Lewis y con un ex candidato a intendente del PRO, Juan Carlos Martínez.

La diputada no dudó en salir al cruce de la defensa que hizo Macri del octogenario británico multimillonario que tiene domicilio en el paraíso fiscal de Bahamas y no en el Reino Unido, que le prestó su avión privado y que lo alojó durante las vacaciones de Semana Santa de 2016, tan sólo tres meses después de llegar a la Casa Rosada, en la mansión de Lago Escondido.

“Hay un apuro del presidente por salvaguardar intereses de su amigo”, sostuvo la legisladora al mencionar el conflicto en El Bolsón por el megaemprendimiento privado que Lewis y sus empresas Laderas S.A. quieren hacer en 850 hectáreas de reserva natural en la Pampa del Ludden, a los pies del Cerro Perito Moreno. La defensa de Macri se produce además días después de que la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Bariloche hiciera lugar a un amparo interpuesto por la Asamblea en Defensa del Agua y la Tierra que rechaza el proyecto privado de quien pretende ser “el patrón de la Patagonia”, aunque no el único.

“Mi preocupación es por qué el presidente se involucra de esta manera con tan alto nivel de exposición. Evidentemente es porque hay otros negocios muy importantes que están detrás para consolidar el avance de Lewis en temas de energía, de tierras y de sus aeropuertos”, sostuvo Horne.

En ese sentido, recordó que el año pasado Lewis llevó adelante una obra no autorizada para conectar un electroducto a la red eléctrica nacional para poder proveer su emprendimiento en Laderas, para lo cual “volteó especies nativas y protegidas” pasando por alto la prohibición dictada en 2015.

Pero Macri no lo ve así. “La verdad que no entiendo por qué esta sistemática búsqueda de agredir a alguien que eligió la Argentina para vivir unos años, que no pide nada, que desarrolló ese campo, que dio trabajo. Esa parte no la logro comprender”, dijo Macri a la prensa.

Después de preguntarle al periodista si había dicho “Laderas”, pues al parecer no había escuchado bien, el titular del Ejecutivo nacional reivindicó que es “amigo” de Lewis “de años”.

“Sé y averigüé que no tiene nada que ver él con el Proyecto Laderas”, afirmó Macri antes de explicar con una vaguedad de espanto que “hay un grupo inversor argentino que quiere hacer un desarrollo, no sé dónde queda, pero de lo que sí estoy seguro es que no tiene nada que ver con Joe Lewis”.

A mediados de los noventa, Lewis compró más de 12.000 hectáreas que rodean el Lago Escondido, un espejo de agua que tiene 10 km de largo por 1,5 km de ancho. Frente al lago hizo construir una mansión de 3.600 m2.

Según la revista Forbes, Lewis es uno de los hombres más ricos del mundo, con una fortuna de 5.300 millones de dólares. En nuestro país tiene acciones en las eléctricas Edenor y Transener, por ejemplo.

Las palabras de Macri también generaron una reacción inmediata de la senadora nacional por Río Negro Magdalena Odarda (Frente Progresista), quien en una carta pública invitó al presidente a que “la acompañe en el camino alternativo intransitable hacia el Lago” Escondido y le recordó que quien “ha agredido y ofendido al pueblo argentino al no devolver el Lago Escondido desde hace 20 años es el Sr. Lewis”.

“En defensa de los principios republicanos y de la soberanía nacional, Ud. debe velar para que el Sr. Lewis cumpla con la sentencia judicial, deje de amedrentar jueces con falsas denuncias al Consejo de la Magistratura, y permita que argentinos y extranjeros disfruten de un lago que es de todos”, afirmó Odarda.

La legisladora también le explicó a Macri que “el sendero que Ud. sugirió para que los argentinos utilicemos con el fin de llegar a este bien de dominio púbico, no es un camino, sino una huella para transitar a caballo durante 4 días, por sitios de alta peligrosidad”.

“Yo, esta senadora nacional patagónica, mujer y quien hace muchos años junto a cientos de pobladores y organizaciones sociales, luchan por recuperar los bienes públicos privatizados en la década del 90, lo invito a conseguir caballos, recorrer el sendero durante cuatro días por alta montaña […] para ver si podemos llegar por allí al lago escondido”, le propuso la senadora que hace unos años tuvo un accidente en un intento por recorrer ese camino que le dejó una lesión en la columna.

La legisladora rionegrina denunció en su misiva “hechos mafiosos e intimidantes” por parte de la gente de Lewis en la zona, “sólo por exigir que se cumpla un derecho, el del libre acceso a las costas de nuestros lagos y ríos”.