Por Fernando M. López

La gobernadora María Eugenia Vidal grabó un spot publicitario para promocionar la costa bonaerense y el lunes se fue de vacaciones a Playa del Carmen, en México. Ya había zonas inundadas en el norte de la provincia, pero decidió partir de todos modos, dejándole el manejo de la crisis a su vice, el radical Daniel Salvador.

Cuando la mandataria ya se encontraba de viaje, la situación empeoró y este martes todo un pueblo de San Nicolás amaneció devastado. Las intensas lluvias que azotaron la zona desde el fin de semana provocaron el desborde de los arroyos y el agua traspasó un terraplén que protegía La Emilia.

Las viviendas de los 5.500 habitantes de esa pequeña localidad, ubicada en el límite con la provincia de Santa Fe, quedaron totalmente inundadas. Hubo un muerto, cientos se autoevacuaron, otros fueron rescatados por vecinos solidarios y muchos se quedaron sobre los techos de sus casas para resguardar lo poco que pudieron salvar del agua.

 “No queremos plata ni subsidios. Lo único que queremos es que alguien se haga presente y tome decisiones.”

Desde muy temprano, los damnificados denunciaron que ni las autoridades municipales ni provinciales prestaban asistencia frente al desastre. “No queremos plata ni subsidios. Lo único que queremos es que alguien se haga presente y tome decisiones”, dijo uno de los vecinos que se identificó como Ramiro al canal de noticias C5N.

“Nadie se presentó. Hay gente enferma acá, estamos desamparados”, sostuvo indignada otra vecina al reclamar al intendente de San Nicolás, Ismael Passaglia, y a la gobernadora Vidal que dieran “la cara”.

Medios como Clarín y La Nación prefirieron focalizar en las inundaciones que castigaron a Santa Fe –provincia a la que el presidente Mauricio Macri declaró en emergencia– e hicieron todo lo posible por ocultar lo que sucede en la provincia de Buenos Aires para permitir que Vidal siga disfrutando de sus paradisíacas vacaciones mexicanas. Incluso, llegaron a destacar las fotos de un grupo de jóvenes que asaban unos chorizos y unas hamburguesas a la parrilla con el agua hasta el cuello.

“En las imágenes, este grupo de amigos se muestra en distintas situaciones, intentando ponerle buena onda al drama”, afirmó Clarín en su edición digital, mientras que La Nación subrayó el “humor” y el “optimismo” para enfrentar la catástrofe que vive el pueblo.

A pesar de la desinformación masiva de los grupos concentrados, las críticas en las redes sociales no tardaron en aparecer. El ex candidato a gobernador por el Frente para la Victoria (FpV), Aníbal Fernández, recordó que Vidal se había comprometido durante la campaña a “estar cerca” de los inundados y consideró que su viaje a Playa del Carmen demuestra que la mandataria macrista es “irresponsable y mala leche”, que “no le importa un carajo”.

Los diputados nacionales Eduardo de Pedro y Mayra Mendoza también cuestionaron la actitud de Vidal y se hicieron eco de la represión que sufrieron vecinos del barrio Virgen del Rosario de San Nicolás cuando exigían agua potable y comida.

“Las fuerzas policiales se establecieron en el lugar para reprimir. No fueron a acompañar, ni a cuidar, ni a colaborar con la trágica situación. Reprimieron con balas de gomas dejando ocho pibes heridos y a uno de ellos se lo llevaron detenido.”

“Las fuerzas policiales se establecieron en el lugar para reprimir. No fueron a acompañar, ni a cuidar, ni a colaborar con la trágica situación. Reprimieron con balas de gomas dejando ocho pibes heridos y a uno de ellos se lo llevaron detenido”, denunciaron los testigos en declaraciones reproducidas por el sitio web de La Cámpora.

El intendente Passaglia recién brindó una conferencia de prensa a las 19:30 de este martes junto a autoridades provinciales y la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, quien prometió ayuda para los damnificados de San Nicolás. Nada dijeron sobre la situación de otras localidades afectadas por las intensas lluvias, como Pergamino, donde cayeron 134 milímetros de agua y el arroyo homónimo que normalmente tiene unos 20 centímetros de profundidad llegó a los 4,5 metros.

“Toda situación donde la gente pierde todos sus bienes nos preocupa mucho. Nosotros aceptamos lo que dice la gente porque sabemos lo que es perder todo. Lo importante es que vengamos a poner orden para que todo se pueda solucionar lo mejor posible”, explicó Bullrich.

Por su parte, Passaglia salió en defensa de la gobernadora cuando le remarcaron su ausencia. “Vidal no tiene nada que ver con esto. Si hubiese venido no hubiera modificado nada”, sostuvo en declaraciones a los medios, y detalló que “en los últimos tres días hubo tres lluvias muy intensas, sobre todo la del último domingo, que fue de aproximadamente 235 milímetros de agua”.

No se sabe si la gobernadora está al tanto de la catástrofe. Lo cierto hasta el momento es que no hubo ningún anuncio oficial sobre su regreso, así que todo hace suponer que cumplirá sin inmutarse su semana de vacaciones en México.