Por Alejandro Palladino

El jueves por la tarde, mientras el delegado de ATE en el Ministerio de Educación, Rodrigo Recalde, se encontraba en una reunión con funcionarios por los despidos en la cartera educativa, desconocidos irrumpieron en su casa de Bernal rompiendo una ventana. ATE Capital comunicó que revolvieron sus pertenencias, destruyeron cosas y robaron un televisor y una computadora personal en la que guardaba información sobre su trabajo como gremialista.

16114080_1904708646484348_4994697194887087169_nPor su parte el gremio estatal también denunció que Daniel Catalano, secretario general de ATE Capital, fue seguido por un auto blanco cuyo conductor estacionó y fotografió la fachada de su casa. El hecho ocurrió a poco más de un mes de haber sufrido un robo en su vivienda de Parque Avellaneda, cuando le faltaron pertenencias de sus hijos y su computadora personal que utiliza para trabajar. Catalano realizó la denuncia penal el mismo 24 de noviembre, pero el Gobierno no dio noticias de que haya avanzado en lo más mínimo la investigación.

“Asaltos a los dirigentes expuestos en la lucha por la reincorporación de miles de trabajadores despedidos, amenazas de muerte y personas realizando tareas de inteligencia en los sectores de trabajo y en los domicilios particulares de los representantes gremiales no pueden ser la coincidencia casual de una serie de sucesos delictivos”, afirmaron desde el gremio.

La sucesión de episodios “no puede ser la coincidencia casual de una serie de sucesos delictivos”, afirmaron desde ATE.

Recalde fue uno de los delegados de ATE reprimidos por la Policía Federal el 6 de enero, cuando permanecían en el Ministerio de Esteban Bullrich llevando a cabo una protesta por los despidos de doscientos estatales, que todavía no han sido reincorporados por la gestión Cambiemos.

Se encontraban junto a los gremios docentes (CTERA, SUTEBA, UTE, CONADU), que vieron peligrar 2.600 tutorías de los postítulos de formación docente del programa Nuestra Escuela, y que ayer, tras semanas de lucha, lograron que el macrismo no los recorte.

Durante esas jornadas de permanencia en Educación que despertó fuertes rispideces con el macrismo por su intención de ajustar, los delegados de ATE habían recibieron la semana pasada una amenaza anónima: un cartel abrochado junto a fotos de varios de ellos, en sus oficinas del Ministerio de Bullrich, con un mensaje de muerte que decía “Camporistas de mierda, desestabilizadores hijo de puta. Están muertos”.

15977255_1904708479817698_3400673200137239163_nIntimaciones similares a las que pasaron Catalano y Recalde vivieron medios de comunicación y periodistas también críticos con el Gobierno nacional. El último caso fue el del diario Resumen Latinoamericano, cuando durante la madrugada del 1º de enero se llevaron todos sus equipos de trabajo. TeleSUR, 678, Duro de Domar, TVR, los programas de Radio Nacional, Víctor Hugo Morales, Roberto Caballero, Cynthia García, Roberto Navarro, C5N y el diario Tiempo Argentino son otros ejemplos, que tuvieron como patrón común la parsimonia del macrismo para ubicar a los responsables.

Intimaciones similares vivieron medios de comunicación y periodistas también críticos con el Gobierno. El último caso fue el del diario Resumen Latinoamericano.

“Esperamos algún pronunciamiento de parte de los Ministerios de Seguridad y Justicia, y celeridad en las investigaciones penales, y hacemos responsables a Patricia Bullrich, Germán Garavano y Esteban Bullrich de la integridad física de los dirigentes involucrados y de sus respectivas familias”, sostuvieron.

Debido a la postura del macrismo de no reincorporar a los doscientos trabajadores estatales del Ministerio de Educación, desde el gremio sostuvieron que no firmaron ningún tipo de acuerdo con el Gobierno, por lo que el paro en el Ministerio de Educación continuará.