Por Gabriela Calotti

El 3 de enero pasado, después de mucho discutir, altos funcionarios del Ministerio de Desarrollo Social del Gobierno de María Eugenia Vidal se comprometieron a devolver parte de los descuentos de hasta 5.000 pesos que les hicieron a 338 trabajadores por las huelgas que, por derecho constitucional, realizaron en 2016.

En esa misma reunión en la sede de dicha cartera, en 55 entre 6 y 7 de La Plata, los funcionarios, el director de personal Guillermo González Moreno y el subsecretario Joaquín Tomé también se comprometieron a volver a reunirse con los delegados hoy o el lunes que viene. Pero hasta ahora no están cumpliendo ninguno de sus dos compromisos.

Por esa razón, los trabajadores del Ministerio, apoyados por trabajadores de la Dirección General de Escuelas (Ministerio de Educación), por organizaciones políticas y gremiales, efectuaron al mediodía del jueves un corte en la intersección de 7 y 50, “contra los descuentos, despidos y el ajuste de Vidal” y para que tanto la gobernadora como Mauricio Macri “cumplan con las promesas de campaña”.

WP_20170112_12_07_10_Pro

“¿Qué pasó con el Gobierno de Cambiemos? ¿Qué pasó con todo lo que prometieron?”, cantaban los manifestantes en pleno centro platense desafiando el calor de una jornada más de lucha.

“Seguimos con el reclamo por los descuentos en Desarrollo Social, en Educación y también en Salud. Los descuentos fueron brutales, de hasta el 50% del salario. Los funcionarios se habían comprometido a la devolución que todavía no se hizo efectiva”, explicó a Contexto Lorena Timko, delegada de la junta interna de ATE en Desarrollo Social.

La delegada sostuvo que el descuento efectuado en los sueldos de diciembre “es un ataque brutal contra el derecho a huelga que atenta contra algo elemental que es cobrar nuestro salario para comer”.

Los mismos funcionarios se habían comprometido a una nueva reunión para este viernes o el lunes y “todavía no nos avisaron nada. Parece que no quieren dar resolución al conflicto y se niegan a atendernos”, sostuvo.

Timko explicó que por esos motivos decidieron salir a la calle con trabajadores de otros Ministerios bonaerenses, respaldados además por organizaciones gremiales como SUTEBA La Plata o el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST).

“Dado que está en juego el derecho a huelga, vamos a seguir escalonando las medidas a nivel provincial hasta obtener una respuesta.”

Recortes en programas sociales

Unos 338 trabajadores de los 1.200 de Desarrollo Social sufrieron en sus sueldos de diciembre descuentos de 2.000, 3.000 y hasta 5.000 pesos que en los recibos figuraban como “inasistencias” y no como huelga, un derecho que establece el artículo 14 bis de la Constitución Nacional.

Mientras los trabajadores recibían la mala noticia justo antes de fin de año, algunos funcionarios, como el director de personal del ministro Santiago López Medrano, estaba paseando por Nueva York. “Antes de irse dejó firmados los descuentos”, aseguraron trabajadores de Desarrollo Social, donde el salario promedio de un empleado es de 10.000 pesos.

“Dado que está en juego el derecho a huelga, vamos a seguir escalonando las medidas a nivel provincial hasta obtener una respuesta”, enfatizó la delegada. “Seguiremos profundizando las medidas si no hay una respuesta que implique la devolución de la totalidad de lo descontado”.

Los trabajadores de Desarrollo Social volvieron a denunciar “los recortes de programas sociales que hizo Vidal” en ese Ministerio, y el broche de oro del año con las cifras del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) de Macri, según el cual el 50% de los trabajadores cobra menos de 8.000 pesos y creció la pobreza.

“Esto tiene un carácter disciplinador y a eso le vamos a tener que responder con la fortaleza del mismo ataque. Intentan acorralarnos pero cada vez somos más, y a pesar de estar en el mes de enero hemos dado una respuesta contundente”, sostuvo la delegada estatal. “Como el ataque fue brutal, hay mucha bronca y no nos paralizó.”

Los descuentos en Educación

María Inés Ochuri Uro, delegada adjunta de la junta interna de la Dirección General de Escuelas, también presente en la concentración, aseguró a Contexto que “también hubo descuentos en Educación desde mitad de año en forma retroactiva y también por paros”.

“Hicieron una masacre porque nos descontaron todo junto”, explicó, antes de precisar que “la nueva política de las autoridades es descontar cualquier cosa: una retención de tareas de una hora, te descuentan un día de trabajo… Nos preguntamos si por ir al baño nos van a descontar”.

“también hubo descuentos en Educación desde mitad de año en forma retroactiva y también por paros.”

“Es una política para tratar de cerrar cualquier tipo de organización. Para que los compañeros no puedan reunirse a discutir nada con paritarias a la baja y aumentos terribles”, enfatizó.

La lucha de los trabajadores permitió revertir sesenta despidos en esa cartera en febrero pasado y dos despidos recientes. Sin embargo, “nos quieren quitar toda posibilidad de luchar. Esto es salvaje”, sostuvo.