Por Alejandro Palladino

Tras la orden de la Justicia jujeña de secuestrar veintiocho autos de familiares de Milagro Sala y de otros de la Tupac Amaru, desde la organización sostuvieron que la medida es “una nueva embestida del Gobierno provincial para profundizar el show mediático” alrededor de la líder, ante la falta de pruebas contundentes en sus causas. También consideraron que es una “extorsión” sobre las personas allegadas a Sala para que declaren en su contra.

En plena feria judicial, sin mediar urgencia para el caso y dando por ciertos “hechos ilícitos” que todavía no fueron investigados, el fin de semana el juez provincial Jorge Zurueta ordenó el secuestro de diecinueve autos de familiares de Milagro Sala. Joaquín Millón Quintana, titular de la Oficina Anticorrupción de Jujuy, afirmó que fueron secuestrados cuatro de los diecinueve autos de integrantes y familiares de la Tupac, entre ellos el de Milagro, el de su marido y los de sus dos hijos. También buscan otros quince vehículos ligados a la organización. “Habrían utilizado los fondos destinados a la construcción de viviendas para la adquisición de estos bienes, entre otros”, dijo el funcionario en declaraciones a la prensa, sin dar el más mínimo indicio de prueba.

Ariel Ruarte, uno de los abogados de Milagro Sala, dijo a Contexto que “hay un enorme sometimiento al Poder Judicial en Jujuy. La demostración de esto se ve en que no podían terminar de hacer un requerimiento de elevación a juicio con todos los requisitos que eso supone, entonces están haciendo movidas de efecto para que la prensa difunda, quitándoles autos a personas cercanas a Milagro Sala”.

Prejuzgamiento. A pesar de no contar con pruebas, el juez afirma que cometió “hechos ilícitos”, aunque añade que están aún “sujetos a investigación”.

Para el juez, Milagro Sala es la “Jefa Suprema” de la Tupac Amaru y “conformó una asociación ilícita destinada a perpetrar sistemática y metódicamente fraudes a la Administración pública de proporciones millonarias”. A pesar de no contar con pruebas, afirma que cometió “hechos ilícitos”, aunque añade que están aún “sujetos a investigación”.

Los abogados de Sala afirmaron que en el escrito firmado por Zurueta, la Justicia ya condena a Milagro Sala previo a la investigación al manifestar que conformó una “asociación ilícita”.

En su escrito, Zurueta refiere a dos expedientes que pertenecen a la causa conocida como “Pibes Villeros”, en la que Sala es acusada de “asociación ilícita” y “fraude a la Administración pública” por desvío de fondos destinados a la construcción de viviendas, que fue utilizada una y otra vez por el gobernador Morales para atacar a la dirigente. En esa causa concluyó la etapa de pruebas y la semana pasada la fiscalía pidió la elevación a juicio oral.

Considerando que el juez menciona los expedientes de la causa “Pibes Villeros”, da cuenta de que la operación de los autos comenzó en el marco de esa causa. Para la Tupac esto significa que, aunque la causa por los autos se abrió con información de la causa “Pibes Villeros”, ahora la Justicia la hace entrar en una causa diferente cuando en realidad debería ser una medida de prueba de la principal.

“Creemos que todo esto busca mostrar cómo se profundiza la persecución sobre los familiares por el origen de los fondos”, dijeron desde la organización mediante un comunicado. Y agregaron que la Justicia ahora avanza en el sentido de “cómo adquirieron autos de alta gama, tal vez en la búsqueda de generar elementos de prueba que no pudieron conseguir en la causa principal”.

“todo esto busca mostrar cómo se profundiza la persecución sobre los familiares” de los miembros de la TUPAC aMARU.

“Entendemos que estos operativos constituyen nuevas formas de presionar a Milagro y a la organización, ahora a través del hostigamiento sobre los familiares”, agregaron.

Alejandro Garfagnini, coordinador nacional de la organización barrial, afirmó que, ante la falta de pruebas contra Milagro Sala, buscan con estos operativos intimidar a las familias de los otros detenidos y cooperativistas con el fin de que declaren en su contra”.

“Esto es parte del show que busca mostrar a la Tupac como corrupta. Una persecución contra familiares para presionarlos y extorsionarlos”, coincidió Ariel Ruarte, diputado provincial del FUyO y abogado de Milagro Sala.

La orden se da el mismo fin de semana en el que el diario Página/12 publicó que René “Cochinillo” Arellano, el único testigo contra Milagro Sala en la causa por los huevazos a Morales de la que no participó Sala y por la que recibió tres años de prisión, recibió un millón de pesos por parte del gobernador en los meses previos al juicio, a través de sus hijos y cooperativas fantasma.

Por último, la Tupac Amaru afirmó que el juez Zurueta tiene dos causas abiertas por abuso de autoridad, tratos crueles y tormentos sobre presos detenidos en la Brigada de Investigaciones.