Por Héctor Bernardo

Entre la noche del 31 de diciembre y la madrugada del 1° de enero, un grupo de personas ingresaron a la redacción del periódico digital Resumen Latinoamericano llevándose todos sus equipos y material con información periodística.

carlosLo llamativo del hecho, que hizo pensar a los miembros del medio que no se trató de un simple robo, fue que, además de llevarse las cámaras y otros equipos, los intrusos revisaron todo el lugar sin romper y casi sin desordenarlo en búsqueda de las tarjetas de memoria, los discos externos, fotos y material periodístico.

Desde el medio denunciaron que se trató de un “operativo”, de un allanamiento con el fin de dañarlos y amedrentarlos en su tarea periodística.

La persecución y la censura desatada desde los primeros meses del Gobierno de Mauricio Macri tuvo como objetivos medios, programas y periodistas como: TeleSUR, 678, Duro de Domar, TVR, los programas de Radio Nacional, Víctor Hugo Morales, Roberto Caballero, Roberto Navarro, C5N, el diario Tiempo Argentino, etcétera, etcétera, etcétera.

“Es un claro mensaje disciplinador, no sólo a nosotros, sino a todos los medios que enfrentan al discurso único que quiere imponer el gobierno.”

En el último tiempo, distintos medios y comunicadores críticos, enfrentados a las políticas del Gobierno de Mauricio Macri, han vivido hechos violentos en sus casa o lugares de trabajo. Entre ellos, el más conocido fue el robo en la casa de la periodista Cynthia García, a quien también le sustrajeron sus computadoras y material de trabajo.

En diálogo con Contexto, el director de Resumen Latinoamericano, Carlos Aznárez, afirmó: “Estamos frente a una escalada innegable. El robo de todos nuestros materiales y del allanamiento ilegal, con alevosía y nocturnidad, que se produjo en nuestra oficina, fue para buscar nuestros equipos, nuestros archivos, pero, fundamentalmente, para buscar silenciarnos”.

robo

“Es un claro mensaje disciplinador, no sólo a nosotros, sino a todos los medios que enfrentan al discurso único que quiere imponer el Gobierno y que le quiere hacer creer a la sociedad argentina que todo anda bien”, señaló.

Luego agregó que “este hecho es una clara amenaza. Se metieron en la redacción y revisaron todo quirúrgicamente, sin romper ni alterar demasiado el orden de las cosas, buscando específicamente lo que ellos querían”.

“vamos a solicitar un pedido de audiencia con el Ministerio del Interior para exponer este caso y ver qué respuesta tenemos.”

“Por eso, esto está lejos de ser un robo tradicional. Aquí se repitieron las formas de operar que ya hemos visto en otras épocas, en las más oscuras de nuestra historia”, agregó.

resumenPor otro lado, Aznárez remarcó: “Hay muchos sectores del Gobierno o del poder a los que no les gusta lo que los medios alternativos plantean. Por distintos métodos están tratando de apartar a esos medios, de silenciarlos. Nosotros somos periodistas y si a esos sectores no les gusta nuestro discurso, nuestra mirada, que debatan, pero no podemos permitir este atropello”.

En tanto, el periodista, adelantó: “En común acuerdo con el Sindicato de Prensa de Buenos Aires, la Federación de Comunicadores Populares, la Asociación de Comunicadores por Internet y algunos organismos de derechos humanos, vamos a solicitar un pedido de audiencia con el Ministerio del Interior para exponer este caso y ver qué respuesta tenemos”.

Por último, Aznárez señaló que “la sucesión de hechos similares al que nos pasó a nosotros hace que quienes, se supone, deben velar por la seguridad en nuestro país deban dar algún tipo de respuesta. Si esto le pasara a un medio como Clarín o La Nación, el Gobierno movería cielo y tierra para buscar resolverlo, pero cuando le pasa a medios alternativos guarda silencio”.