Por Héctor Bernardo

La Corte de Apelaciones de Temuco, Chile, revocó la prisión preventiva y concedió el arresto domiciliario a la machi Francisca Linconao, quien mantenía hace catorce días una huelga de hambre que había deteriorado notablemente su condición física y anímica.

En su fallo, la Corte determinó que “se sustituye las medidas cautelares por privación de libertad en el domicilio de la amparada y el arraigo nacional”.

Tras conocerse la medida, la vocera Ingrid Conejeros aseguró que “la huelga se depone, ella todavía está desconfiada y no lo cree, quiere que lleguen sus abogados para saberlo […] Pero ya una vez que converse con su defensor Renato González y le confirme la resolución de la Corte y el recurso de amparo, se lo comunico a ella”.

La machi Francisca Linconao permanecía detenida con prisión preventiva hace más de nueve meses. La líder mapuche está acusada de haber “prestado su casa” para reuniones donde se habría planificado un incendio que acabó con la vida del matrimonio de terratenientes suizo-chileno Werner Luchsinger y Vivianne Mackay, sucedido en el año 2013.

El juicio se encuentra en el marco de la Ley Antiterrorista, lo que provoca innumerables violaciones a los derechos de la defensa.

Recientemente, la líder mapuche escribió una carta a la presidenta chilena Michel Bachelet en la que le decía: “Mi nombre es Francisca Linconao Huircapán Machi del Lof Rahue, de la comuna de Padre Las Casas, hoy me encuentro con la medida cautelar de prisión preventiva, a la cual por su puesto mi defensa apelará dado que soy inocente y los antecedentes presentados en la audiencia de formalización demuestran un trabajo vergonzoso de la Policía de Investigaciones de Chile, ocupando un testimonio que surge desde las amenazas a uno de nuestros vecinos, a quien han hecho un tremendo daño del cual espero se pueda recuperar”.

“Son muchas las interrogantes que tengo, ¿por qué nuevamente el Estado me acusa de algo que no he cometido? Nunca me imaginé vivir un segundo allanamiento, de noche, transgrediendo mi espacio sagrado y rompiendo nuevamente mi equilibrio. ¿Por qué se quiere dañar la imagen de una Machi?, me gustaría explicarle mi rol: yo no elegí ser Machi, sino que es una función que llegó a mí y debí asumir, es un trabajo al servicio de los demás con la finalidad de devolver la salud física, espiritual y guiar en el proceso de ser persona en el mundo mapuche”, agregaba.

La machi remarcaba: “No merezco ser condenada públicamente sin una investigación seria y un juicio justo, en realidad no debo pasar por dicho proceso, pues soy inocente”.

En diálogo con Contexto, el analista internacional Jorge Kreyness aseguró que “esta situación, evidentemente, tiene un paralelo con la situación de Milagro Sala en Jujuy. Dos casos con tintes racistas. Dos mujeres, las dos de pueblos originarios y que a pesar de los reclamos de organismos internacionales siguen presas”.

“Pronto hay una reunión del Foro de San Pablo y vamos a plantear la situación de los presos políticos en toda América Latina. En el último tiempo ha crecido enormemente la cantidad de presos políticos en la región”, comentó.

Por último, Kreyness remarcó que “por otra parte, da mucha pena que en un Gobierno que fue elegido democráticamente, como el de Michel Bachelet, sucedan estas cosas. Es evidente que hay un componente racista en esta causa”.