Por Héctor Bernardo

Esta semana se conoció una encuesta de la consultora CIES que señala que el ex presidente paraguayo Fernando Lugo encabeza la intención de voto para las elecciones presidenciales de 2018, con más de veinte puntos de diferencia sobre el segundo candidato.

Una reciente investigación de la encuestadora Datafolha, de Brasil, señala que el Partido de los Trabajadores (PT), cuya máxima figura es el ex presidente Luiz Inacio “Lula” Da Silva, encabeza la intención de voto para presidente, con miras a las elecciones de 2018, con más de diez puntos de diferencia sobre los otros posibles candidatos.

En Argentina, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner también lleva la delantera en las encuestas para las elecciones legislativas de 2017. Según datos que relevó la consultora Analogías, la ex mandataria tiene 31,57% de intención de voto, lo que representa ocho puntos sobre el segundo.

cristina-lula-lugo2Ante este claro avance de los líderes que encarnaron los recientes procesos populares en la región, la derecha comenzó a desplegar la estrategia de la proscripción. El brazo mediático-judicial ha desatado una clara persecución con Lula, Lugo y Cristina Kirchner, que tiene como único fin impedir, con clara actitud antidemocrática, su participación en las elecciones.

Sin embargo, los grupos mediáticos hegemónicos, que parecen no necesitar prueba alguna para llenar las pantallas y los diarios con sus acusaciones, intentan generar el clima social para allanarles el camino a algunos jueces, que buscan sacar de carrera a los líderes populares.

“hay un Poder Judicial que actúa de acuerdo con los intereses de los grupos económicos concentrados. La persecución a Cristina, con una denuncia de asociación ilícita que es realmente desopilante, es una barbaridad jurídica.”

cristina-lula-lugoEn diálogo con Contexto, el diputado del Parlasur Oscar Laborde aseguró que desde hace años vienen denunciando “que hay un Poder Judicial que actúa de acuerdo con los intereses de los grupos económicos concentrados. La persecución a Cristina, con una denuncia de asociación ilícita que es realmente desopilante, es una barbaridad jurídica”.

“A esto se suma que el Tribunal Superior de Justicia Electoral de Paraguay dice que Lugo no puede ser candidato en las futuras elecciones presidenciales de 2018”, continuó.

“Es evidente que no quieren dejar competir a quienes fueron figuras y todavía guardan un muy buen recuerdo en la memoria de sus pueblos. La matriz es muy clara: judicializar a los líderes populares y, con una medida profundamente antidemocrática, impedir que puedan presentarse a elecciones”, señaló.

Por último, Laborde remarcó que “al aparecer en simultáneo, queda en evidencia que es un plan coordinado por la derecha norteamericana, que es la gran articuladora de estás políticas para la región. Es increíble cómo los discursos y la matriz se repiten en cada uno de estos lugares. Los medios preparan el escenario, el Poder Judicial ejecuta, y luego nuevamente los medios justifican lo que hace la Justicia”.