Por Roberto Álvarez Mur

El CONICET platense permaneció en lucha y logró torcer la voluntad de las autoridades del Ministerio conducido por Barañao, quienes ofrecieron ayer extender hasta el 31 de diciembre de 2017 las becas de 343 postulantes que caían el 31 de marzo, e incorporar a otros 107 becarios restantes que no habían ingresado al sistema.

Luego de una agitada jornada de resistencia en diferentes puntos del país, la asamblea general de científicos tuvo una instancia de discusión sobre el esquema del ministro de Ciencia y Tecnología Lino Barañao en Capital Federal y, en sintonía con esa instancia, la toma en La Plata decidió que no lo aceptaría en tanto no se modifique el punto tres del Acta de Compromiso, que incluye la injerencia de empresas privadas en la reubicación de los becarios.

“Lo que se decidió fue que se modifiquen los puntos donde se pretende derivar a los becarios a empresas privadas y se los reubique nuevamente en el CONICET. Además, se planteó que se garanticen condiciones laborales que se asemejen a las que ofrece el organismo”, dijo a Contexto Victoria, representante de la toma platense por la Facultad de Humanidades de la UNLP.

“La toma va a seguir, pero hay que esperar a que se evalúe finalmente desde la toma de Capital Federal”, agregó.

“Lo que se decidió fue que se modifiquen los puntos donde se pretende derivar a los becarios a empresas privadas y se los reubique nuevamente en el CONICET.”

En esta línea, Francisco, miembro de la agrupación Jóvenes Científicos Precarizados de La Plata, dijo a Contexto: “Ante todo, la lucha por el reingreso de los quinientos compañeros y compañeras al CONICET va a seguir y es lo fundamental. En ese marco, evaluamos la propuesta que elevó el ministro Barañao, y donde habla de continuar y extender las becas post doctorales hasta fin de año quedaría aceptada”.

“Por otro lado, donde habla de la inserción de estos compañeros en ‘organismo estatales’, exigimos que sea el CONICET, lo cual no estaba formalizado en la propuesta del ministro”, completó.

“Rechazamos de plano las empresas privadas que estaban anotadas y propuestas por parte del Ministerio. Y exigimos que, en caso de que las compañeras y compañeros ingresen a otros organismos e instituciones públicas, sea garantizando condiciones laborales símiles a las que ofrece el CONICET”, advirtió.

Si bien ayer se encontró un punto de discusión, muchas provincias ya anunciaron a través de redes sociales y comunicados el rechazo en su totalidad de la iniciativa del Gobierno, como es el caso de la asamblea de Rosario.

“Tal desfinanciamiento es contrario a los objetivos del Plan Argentina Innovadora 2020 y a las promesas formuladas por la presente administración en las elecciones nacionales de 2015.”

“Hasta tanto no se defina si la propuesta es aceptada por la totalidad de las partes, incluido el propio Estado, la toma sigue en pie”, dijo a Contexto el delegado de ATE-CONICET La Plata, Flavio Sives, y agregó: “Lo que se definió en La Plata fue aceptar la propuesta pero con cambios, y están a la expectativa de ver qué pasa en Capital Federal y el resto de la provincias. Hay provincias que han rechazado la propuesta y otras que directamente no pudieron definir una postura porque no contaban con una asamblea”.

Durante el día, las protestas, adhesiones y tomas de sedes se replicaron en diferentes partes del país, como San Juan, Mendoza, Bariloche, Mar del Plata o Ushuaia, además de recibir apoyo de personalidades del deporte, el arte y la academia en la causa que encabezaron los científicos en los últimos días. Centenares de conductores hicieron sonar bocinas en apoyo a los científicos en lucha desde el inicio de la asamblea.

Cabe recordar que miembros de la Academia de Ciencias de Estados Unidos, junto a figuras galardonadas con la Distinción Investigador de la Nación y el Premio Houssay, se agruparon para elaborar un comunicado de repudio dirigido a Macri y Barañao con el objetivo de “expresar profunda preocupación” y “rechazo a los recortes en las partidas presupuestarias destinadas a los organismos que componen el Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología, incluyendo las universidades públicas”.

El texto continuaba: “Tal desfinanciamiento es contrario a los objetivos del Plan Argentina Innovadora 2020 y a las promesas formuladas por la presente administración en las elecciones nacionales de 2015. La reducción del presupuesto en términos reales compromete seriamente el normal desenvolvimiento de la actividad científica y su proyección, decisivos para el desarrollo integral de la Argentina y el bienestar de sus habitantes”.

Las medidas de fuerza de los investigadores se llevaron a cabo desde el lunes, luego de que el Gobierno nacional, el viernes, haga oficial el despido de 489 becarios que habían superado todas las instancias de evaluación para continuar su carrera. Ese número implica el 60% de los ingresos del año anterior, y fue posible por el ajuste en el presupuesto para ciencia y tecnología.