Por Roberto Álvarez Mur

Después de los conflictos con trabajadores cooperativistas de recolección y luminaria, el intendente macrista de La Plata, Julio Garro, llega a fin de año con más críticas y reclamos hacia su gestión por parte de sus empleados. Así lo demostraron los empleados de la Dirección de Sistema de Monitoreo Público, a cargo de la Secretaría de Seguridad de la Ciudad, quienes realizaron un corte de calle ayer en las puertas de la oficina central, en 9 y 46, para reclamar un aumento al salario de 4.500 pesos que hoy cobran y modificaciones en el sistema de contratación.

“No tenemos aguinaldo ni antigüedad. Cobramos 4.500 pesos desde hace dos años con una carga horaria de treinta horas semanales. Hay quienes deben mantener familias con este trabajo”, dijo a Contexto Carlos, uno de los 65 empleados que ayer permanecieron desde la mañana hasta horas de la tarde para exigir respuestas al Municipio, en un contexto donde existen empleados en el área con contratos de hasta 15 mil pesos y trabajadores en planta permanente.

Carlos y muchos de sus compañeros llevan entre tres y seis años en sus puestos de trabajo con contratos con plazos de tres meses. “Hay un enorme desinterés. Al no manifestarnos nunca, con una actitud pasiva y de tratar de buscar el diálogo y no hacer ruido, no nos dan bola. Los recursos son ahí, pero nuestros jefes, que son nuestros representantes, nunca nos dan soluciones concretas.”

“Nosotros asumimos la gestión así. Piensen que, con el cambio de gestión, en vez de continuar contratos en estas condiciones podrían haber quedado directamente sin trabajo”, fue uno de los particulares argumentos del secretario platense de Seguridad, Daniel Piqué, acaso en justificación tanto de la “limpieza” del Estado encabezada por Cambiemos a principio de año, como de las precarias condiciones de trabajo de los empleados que persisten a un año de gestión.

“En los recibos de sueldo figura la Municipalidad de La Plata. Siempre hacen los mismo: se patean la pelota entre ambas instancias y nosotros todo el tiempo nos quedamos en la misma condición.”

“Ustedes no son ni empleados municipales, ni destajistas, ni contratados. Están bajo una modalidad de fondos de Nación con un convenio. Por eso hay que gestionar esto con Nación”, fue la explicación que el funcionario de Julio Garro dio al hacerse presente ante los manifestantes, quienes supieron recién ayer que sus salarios correspondían a un presunto acuerdo con el Gobierno de la nación.

“En los recibos de sueldo figura la Municipalidad de La Plata. Siempre hacen los mismo: se patean la pelota entre ambas instancias y nosotros todo el tiempo nos quedamos en la misma condición”, expresó otro empleado.

Además de los sueldos y contrataciones, los trabajadores señalaron el estado edilicio en que se encuentra la oficina ubicada en 9 y 46, lugar cerrado con ventanales a la calle, sin ventilación ni aire acondicionado.

“Hay ratas, todo el mundo lo sabe. No podemos trabajar así. Las exigencias son mayores este año y las condiciones son peores”, expresó una de las empleadas.

Cabe recordar que el secretario de Seguridad, Daniel Piqué, es uno de los imputados en la investigación por la muerte de la estudiante de Periodismo Emilia Uscamayta Curí, fallecida en una fiesta clandestina cuya organización se vincula con varios funcionarios y personas allegadas a la gestión del intendente macrista Julio Garro.

En tanto, luego de una instancia de discusión sobre los reclamos con Piqué y la Dirección de Personal municipal, los trabajadores levantaron el corte hacia las 17 hs. Si bien acordaron esperar a las autoridades hasta el martes próximo para dar curso a las mejoras, de no tener respuestas volverán a manifestarse frente a la oficina.