Por Héctor Bernardo

El 14 de diciembre pasado, a través de un comunicado que el Ministerio de Defensa envió a la Unasur, se hizo público que el Gobierno de Mauricio Macri firmó un acuerdo con el estado norteamericano de Georgia para la participación de la Guardia Nacional estadounidense (como parte del Comando Sur) en asuntos de Seguridad y Defensa de Argentina.

Un mes antes, el 10 de noviembre, el Gobierno del estado norteamericano de Georgia había anunciado este acuerdo, cuya existencia se dio a conocer a través de la propia página del Comando Sur de Estados Unidos.

El acuerdo es parte del Programa de Asociación Estatal (SPP por sus siglas en Inglés) del Departamento de Defensa de Estados Unidos.

A través del Informe de Prensa N° 523/16, el Ministerio de Defensa argentino informó: “El Ministro Martínez firmó un convenio de ayuda humanitaria con la Guardia Nacional del estado de Georgia, Estados Unidos, para brindar asistencia ante catástrofes naturales y ayuda humanitaria. Mediante la firma de este convenio, presentado ayer en la Embajada de EE UU por el Embajador argentino en Washington, Martín Lousteau, Argentina pasa a integrar el Programa de Colaboración Estatal del Departamento de Defensa (SPP), lo que permitirá que las Fuerzas Armadas nacionales desplieguen actividades conjuntas con la Guardia Nacional del estado de Georgia”.

El Centro de Militantes para la Democracia Argentina (CEMIDA) denunció que el convenio señala que “Gracias a la Alianza, la Guardia Nacional llevará a cabo acciones militares entre los dos grupos, no sólo en apoyo de los objetivos de Seguridad y Defensa, sino que también hará uso de las relaciones de toda la sociedad y recursos para facilitar las acciones interinstitucionales y de respuesta, no sólo con los medios militares, sino también con el gobierno, y los sectores sociales y económicos”.

En diálogo con Contexto, la especialista en temas de geopolítica, estrategia y defensa nacional, integrante del CEMIDA, Elsa Bruzzone, aseguró que “se busca una excusa para hacer intervenir a las Fuerzas Amadas en temas de Seguridad Interior. En Argentina la Ley separa, claramente, lo que es Defensa de lo que es Seguridad Interior, y prohíbe a las Fuerzas Armadas intervenir en Seguridad. Pero debemos estar atentos, porque no sería de extrañar que un día de estos nos encontremos con un decreto presidencial que intente borrar estos límites”.

“Esto se intenta hacer porque este modelo social y económico que estamos sufriendo desde el 10 de diciembre de 2015 no cierra sin represión”, aseguró.

La especialista también señaló que “lo más grave es que en el acuerdo se autoriza la intervención de Fuerzas Militares de Estados Unidos en tareas de Seguridad Interior de nuestro país”.

“En este tipo de colaboración, el Convenio determina expresamente que cuando lo consideren necesario los efectivos militares de la Guardia Nacional podrán operar en el país asociado y si es necesario tomar decisiones con y por sobre las Fuerzas Armadas y de Seguridad Locales”, remarcó.

En la propia página del Comando Sur se señala que “la relación Estados Unidos-Argentina dio un importante paso adelante cuando el recién elegido presidente argentino Macri solicitó la inclusión de Argentina en el Programa de Asociación Estatal a principios de 2016. Desde entonces, la Guardia Nacional de Georgia ha demostrado una serie de capacidades que ayudarán a cumplir con los requerimientos de seguridad de Argentina y solidificando la colaboración de seguridad preexistente. El Programa de Asociación de Estado entre el estado de Georgia y Argentina sentará las bases para el desarrollo de una relación exitosa a largo plazo mediante el intercambio de experiencia en emergencias y desastres, la mejora de la seguridad fronteriza y fortalecer la cooperación en operaciones de paz y buena disposición”.

Bruzzone aseguró que “el propio Macri le hizo este pedido a Obama durante la visita del presidente norteamericano a Argentina. El 10 de noviembre es el Gobierno del estado de Georgia que anuncia la firma de este acuerdo y aquí se da a conocer recién un mes después, el 14 de diciembre, cuando el Ministerio de Defensa envía un comunicado a Unasur”.

“Las autoridades norteamericanas informaron que esto se hace por un pedido expreso del presidente Macri. Como así también fueron las autoridades norteamericanas las que informaron que el pedido de la instalación de las bases en Ushuaia y en Misiones fue hecho por el propio Gobierno argentino”, afirmó.

Por último, Bruzzone aseguró que “este convenio tendrá que ser ratificado por el Congreso porque implica la presencia de fuerzas militares extranjeras en nuestro territorio. Son convenios internacionales que luego adquieren el carácter de ley de la nación. Lisa y llanamente, se estaría justificando una ocupación territorial y la pérdida total de la soberanía”.