Por Héctor Bernardo

“El día de la Revolución Democrática Cultural”, así fue designado en el Estado Plurinacional de Bolivia el 18 de diciembre, aniversario del triunfo electoral que llevó a la presidencia a Evo Morales.

El mandatario boliviano, junto a miles de sus compatriotas y a numerosas organizaciones de todo el país, festejó en un estadio colmado el triunfo de diciembre de 2005, en el que se impuso por el 54% y que fue el primer paso para los actuales once años de Gobierno.

Morales aseguró a través de su cuenta de Twitter que “con nuestra Revolución Democrática y Cultural hemos recuperado los principios que nos dejaron nuestros antepasados”.

Luego agregó: “18 de Diciembre, #DiaDeLaRevolución, día de profundas transformaciones políticas, económicas y sociales. ¡Jallalla nuestros Mov. sociales!”.

A los festejos de los once años del primer triunfo de morales asistieron el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, y el presidente de Ecuador, Rafael Correa.

En la celebración, el presidente Morales anunció que aceptará la decisión de su partido, Movimiento al Socialismo (MAS), que en un reciente congreso votó volver a postularlo para las elecciones del año 2019.

Si bien en un referéndum realizado a principios de 2016 fue negada la posibilidad de reformar la Constitución boliviana y permitir una nueva postulación de Morales, desde el MAS aseguraron que existen al menos cuatro alternativas para habilitar un nuevo período del actual mandatario.

Morales remarcó que “la Revolución Democrática y Cultural se hace con votos, no con balas; con conciencia política militante y sin ambiciones ni codicia”.