Por Alejandro Palladino

Se acerca el período de vacaciones, después de un año de un marcado deterioro de los bolsillos para los sectores medios y populares con los tarifazos y la inflación a la cabeza, y de pérdida del poder adquisitivo del salario con los aumentos de sueldos por debajo de los índices inflacionarios. Gremios como el de los docentes bonaerenses (Suteba) estimaron haber perdido este año un 10% de poder adquisitivo.

Para graficar cuánto costará vacacionar teniendo como eje la relación entre los precios de los principales destinos turísticos con los salarios básicos de algunas ramas, el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) y el Instituto de Economía Popular (INDEP) elaboraron un informe donde detallan los aumentos para esta temporada en comparación con la del verano pasado.

Los puntos que desglosa el informe titulado “El ajuste no se toma vacaciones” son los costos de alojamiento, gastos en comida y de alquiler de sombrillas y carpas y otros consumos veraniegos. Precisa el presupuesto completo de una familia tipo (dos adultos y dos menores) para quince días en Mar del Plata y cuántos sueldos se necesitan para ese fin.

“Como resultado del incremento en los alquileres y de los precios de los alimentos, el gasto vacacional de las familias para el próximo verano sufrirá un sensible aumento”, menciona el estudio.

En Mar del Plata, una estadía de quince días supera el 41% de inflación interanual, según el IPC de CABA.

Tomando como información la que aportó el Colegio de Martilleros de Mar del Plata, los costos de alojamiento en dicha ciudad para una estadía de quince días supera el 41% de inflación interanual, según el IPC de CABA. El incremento del alquiler de un ambiente para una quincena es del 57%, mientras que el de dos ambientes es del 75%, siempre comparando la temporada 2016/2017 con la 2015/2016. Además, el alquiler por mes de sombrillas aumentará un 49%, el de carpas 79%, la docena de churros 71% y el kilo de helado 70%.

Para la quincena en Mar del Plata, y comparando los sueldos promedio de un trabajador formal y bajo convenio, en la temporada 2015/2016 se necesitaban entre 3,2 y 4,3 sueldos para llevar a la familia, mientras que para la temporada 2016/2017 esas cifras ascienden a 3,5 y 4,7 sueldos.

“Para muchos trabajadores/as, los costos de las próximas vacaciones resultarán más dificultosos de afrontar que en años anteriores, dado que llegan a captar para esta temporada hasta un 10% adicional de lo insumido para 2015/16”, señalan el CEPA y el INDEP.

El presupuesto completo “austero” para una familia tipo, con tres salidas al cine o teatro en una quincena en Mar del Plata y saliendo a comer día por medio, aumenta a 47,26%, es decir, $45.776.

El presupuesto completo de una familia tipo para la quincena en Mar del Plata, según un “presupuesto austero” (con sólo tres salidas al cine/teatro, cenas en restaurante sólo la mitad de la estadía –7 días–, sin otros gastos de recreación para niños), aumenta a 47,26% y significa un costo total de $45.776. Si el presupuesto es “medio” (incluyendo moderados gastos en recreación y cenas en restaurante los quince días), el informe estima un costo de $61.980 la quincena, lo que representa un incremento de 49,98% respecto de la temporada de verano 2015/2016.

Para vacacionar en otros destinos turísticos, como Bariloche o Córdoba, los números son similares. Para pasar quince días en Bariloche (seis noches, sin comida) y en comparación con la temporada anterior, los costos aumentan de $18.400 a $25.960 (41,09%). Para ir a Córdoba una quincena, de $42.000 a $56.500 (34,52%).

Por último, en referencia a la actividad turística, el informe sostiene que “la caída del poder adquisitivo sumado al aumento de los precios de la canasta vacacional tendrá efectos sobre los ingresos del turismo, golpeando indefectiblemente las economías dependientes de dicha actividad”.