Por Gabriela Calotti

Los bancarios que trabajan en entidades nucleadas en la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA) y en la Asociación de la Banca Especializada (ABE) cumplirán hoy una nueva jornada de lucha de veinticuatro horas para exigir a dichos organismos que firmen el acuerdo de recomposición paritaria alcanzado en noviembre. Mañana se sumarán al paro por otras veinticuatro horas los trabajadores bancarios de todas las entidades.

“La cámara ABA, sobre todo, es la que más presión está poniendo. Incluso en algún momento intentó que se cancelara el acuerdo firmado, el 22 y 23 de noviembre pasados”, explicó a Contexto Federico Bach, secretario general de la seccional La Plata del gremio La Bancaria.

En los años anteriores, esa cámara, que reúne a los bancos Itaú, ICBC, BBVA Banco Francés, JPMorgan Chase Bank, Santander Río, Citibank, HSBC, Deutsche Bank y BNP Paribas, entre otros, y nuclea al 80% de los trabajadores del sector, fue la última en firmar los acuerdos paritarios. Aunque sus directivos no ocultaban su “entusiasmo” con la llegada de Mauricio Macri al Gobierno en diciembre pasado, ahora se niegan a respaldar el acuerdo que firmaron.

“No quieren ceder derechos porque quieren ejercer esa posición dominante que tienen, y más hoy, que están prestándole prácticamente la plata de la deuda al Gobierno. Son los mismos bancos extranjeros los que están financiando la toma de deuda del Gobierno nacional”, afirmó Bach. “Por eso me parece que están utilizando esa variable para no ceder derechos”, agregó el bancario platense.

Efectivamente, en menos de un año de gobierno, Macri contrajo una deuda por 50.000 millones de dólares, convirtiendo el endeudamiento externo en su principal fuente de recursos luego de reducir fuertemente las retenciones al campo y eliminar las retenciones a las mineras, entre otras medidas adoptadas en el marco de una fenomenal transferencia de recursos de los sectores más bajos y medios –golpeados por el ajuste y los tarifazos– a los más ricos. A ese proceso de endeudamiento se agrega la tensión de haber paralizado prácticamente el consumo interno, y con ello la producción (caídas en la industria y la construcción), y el aumento del desempleo. Todo un combo con una inflación anual del 45%.

“Rechazamos la postura de ABA y exigimos que en caso de no haber un acuerdo del 100% el Ministerio de Trabajo obligue a la minoría a aceptar el acuerdo de la mayoría”, precisó Bach.

El acuerdo compensatorio de la paritaria 2016 y el preacuerdo salarial 2017, firmados por los trabajadores y el resto de las cámaras empresarias (ABAPPRA y ADEBA), incluyen un bono de fin de año que oscila entre 8.000 y 12.000 pesos según la categoría del trabajador.

El acuerdo contempla además un aumento del 4% a partir del 1º de enero y una compensación remunerativa que oscila entre 7.000 y 7.630 pesos a pagar a partir del 5 de enero, según el texto al que tuvo acceso Contexto.

El secretariado nacional de la Asociación Bancaria, liderada por Sergio Palazzo, emitió el lunes un comunicado al término de su plenario de secretarios generales y del Consejo Directivo Nacional en el cual “rechaza y repudia la extorsiva tentativa de la cámara ABA de sabotear la aplicación” del acuerdo paritario, y “responsabiliza” de ello a los directivos de esa entidad y de cada banco que la integra.

Los bancarios advirtieron y responsabilizaron además al ministro de Trabajo de Macri, Jorge Triacca, por el incumplimiento de dicho acuerdo.

“El Gobierno estaba jugando con la presión ejercida por la cámara ABA”, precisó Bach. Pero la aprobación en la Cámara de Diputados la semana pasada de un proyecto de ley sobre el Impuesto a las Ganancias impulsado por la oposición parece estar obligando al Gobierno a aflojar, consideró el dirigente bancario.

“Al Gobierno no le caía mal esa extorsión de ABA al principio. Les servía porque ellos pedían retroceder en derechos que les correspondían a los trabajadores, y me parece que lo que hizo Ganancias es plantear otro escenario”, agregó Bach.

El dirigente bancario planteó sus dudas acerca de si el Gobierno de Macri quiere “abrir otra pelea con el costo político que pueda implicar”, dado que, por ejemplo, el sector bancario es uno de los más afectados por el Impuesto a las Ganancias.

Los trabajadores bancarios, mayoritariamente de clase media, son quienes obtienen uno de los mejores acuerdos paritarios del país debido al poder de fuego de su actividad. La banca es uno de los sectores clave de la economía y del sistema financiero. En La Plata y aledaños hay al menos un centenar de sucursales bancarias de entidades nacionales y extranjeras.

Los bancarios acordaron en abril pasado un acuerdo paritario del 33% en una sola cuota con una cláusula gatillo a la que podía apelar cualquiera de las partes si se modificaban las condiciones económicas.

Entre los trabajadores bancarios, que la semana pasada mantuvieron asambleas y un cese de tareas en las últimas tres horas de atención al público, “el ánimo es complejo y nos pone en un lugar donde no queríamos estar como gremio”, explicó Bach, antes de asegurar que las negociaciones para este acuerdo compensatorio arrancaron a fines de septiembre para no llegar “a esta altura del año discutiendo inclusive si le vamos a pagar la jubilación o el aguinaldo a los jubilados”.

“Nos ponen en un tema que no teníamos ganas de discutir”, sostuvo, y aclaró que durante la reunión del secretariado nacional se acordó elevar una nota a la ANSES para que el 22 y 23 se empiece a adelantar el pago de jubilaciones”.

“No queremos que empiecen a decir que no queremos pagarle a los jubilados. No queremos que nos hagan culpables”, enfatizó el dirigente bancario.