Por Contexto

Luego de arduas negociaciones e imprecisiones legislativas que atrasaron seis horas el comienzo de la sesión extraordinaria del Concejo Deliberante platense, se aprobó el Presupuesto para 2017 con un 35% de aumento respecto a 2016.

Después de largas charlas entre los concejales y con una reunión exprés de la Comisión de Hacienda para continuar incorporando modificaciones al presupuesto presentado originalmente, se cerró en 4.506 millones de pesos, con quince votos a favor y ocho en contra.

La sesión había sido convocada para las 11 de la mañana, pero al momento en que debía comenzar todo estaba recién empezando a debatirse. Por los pasillos del Municipio los concejales iban y venían con discusiones que por momentos subían de tono, y se oyó en varias circunstancias cuestionar la falta de manejo político del presidente del cuerpo, el macrista Fernando Ponce. Incluso uno de los ediles, cansado de esperar que se dé comienzo a la sesión, cuestionó: “Ponce no puede manejar ni un fitito”.

El problema principal fue haber intentado ingresar en una misma sesión tres temas de difícil resolución como los que se trataron  (Presupuesto 2017, la persona a ocupar el cargo de Defensor Ciudadano y la adenda de ESUR), y sin demasiada capacidad para llevar adelante acuerdos que permitieran avanzar rápidamente.

Recién alrededor de las 17 horas, cuando parecía que finalmente estaba todo establecido para comenzar la sesión que trataría el Presupuesto 2017 y la adenda de Esur (el cargo de Defensor Ciudadano debía debatirse en sesión especial que había sido convocada originalmente para las 14 horas), Julio Garro se hizo presente en el Municipio y mantuvo una reunión a solas con Fabián Lugli, presidente del Bloque del FpV-PJ.

Varios minutos después pudo abrir la sesión, pero al parecer la aparición del intendente fue infructuosa, pues fueron ese bloque y el FpV-PJ Nacional y Popular quienes no acompañaron el Presupuesto 2017.

El argumento del Frente para la Victoria para rechazar el presupuesto impulsado por Garro fue, entre otros puntos, que no contemplaba un aumento para los trabajadores cooperativistas y proponía una cifra insuficiente para empleados municipales.

img_1821

En tal sentido, el edil Pedro Borgini explicó: “No vamos a acompañar este presupuesto porque no contempla un aumento a los trabajadores de cooperativas pero sí a la empresa Esur en un 34%, y hay una cantidad enorme de irregularidades que vemos en este expediente”.

También en este sentido se expresó el presidente del bloque del FpV Nacional y Popular, Guillermo Cara, quien cuestionó: “Las cooperativas, que cumplen la misión y la función de mantener el estado de la ciudad, están por debajo de los índices de indigencia”.

Por su parte, José Ramón Arteaga, del bloque Frente Renovador, adelantó que su voto sería positivo pero afirmó: “Tenemos muchas objeciones. Vemos que hay objetivos inalcanzables para el contexto de recesión e inflación que sufre el gran La Plata, pero lo acompañamos positivamente porque la herramienta de presupuesto no se le niega a ninguna Administración”.

En ese sentido, la concejal Florencia Saintout hizo hincapié en la postura que tomaron los bloques que votaron de forma positiva pero con críticas: “Me sorprende muchísimo que se diga que no se está de acuerdo con que los cooperativistas estén en la condición precaria en la que están y que no se está de acuerdo con el lugar que tienen los empleados municipales con planta permanente, pero que igual se va a votar. Es decir que no les gusta lo que se vota, pero igual lo van a votar”.

saintout: “Me sorprende que se diga que no se está de acuerdo con que los cooperativistas estén en unA condición precaria Y que no se está de acuerdo con el lugar que tienen los municipales pero que igual se va a votar”.

En esta línea, la edil del FpV Nacional y Popular resaltó: “Votamos en contra del presupuesto de un modelo que ha gobernado un año contra los platenses; algo que no solamente es legítimo, sino que es institucionalmente válido. Y, además, si fuera una verdad ontológica que un presupuesto no se vota de manera negativa, no deberíamos estar acá votando”.

Finalmente, la concejal sostuvo: “Si a esto le sumamos que, en menos de un año, tienen alrededor de veinte funcionarios que han renunciado por causas tan diversas y todas contra los platenses, que van desde acusaciones de corrupción hasta abuso sexual: ¿cómo es que nosotros no tenemos el derecho de votar en contra de un presupuesto que tiene todas estas características? Cuando estén las rendiciones vamos a ver, una vez más, que este presupuesto es otra mentira más del Gobierno de Cambiemos en la ciudad de La Plata”.

La edil de Cambiemos Florencia Rollié, que viene acumulando disputas con su propio bloque, votó de forma afirmativa el Presupuesto 2017 en general, pero objetó algunos puntos en particular. “Voy a votar en contra los puntos referidos al Mercado Regional. No creo que sea el momento para ahondar en el Mercado, pero esperemos que sirva para extirpar las mafias que han asolado el ente”, indicó la edil.

A partir de 2017, el presupuesto será asignado del siguiente modo: la Jefatura de Gabinete tendrá $ 38 millones; la Secretaria General, $ 76 millones; Desarrollo Social, $ 201 millones; Salud, $ 324 millones; Secretaría de Gobierno, $ 430 millones; Modernización, $ 22 millones; Legal y técnica, $ 19 millones; Planeamiento, $ 32 millones; Cultura y Educación, $ 250 millones; Secretaría Privada, $ 43 millones; Agencia de recaudación, $ 70 millones; Seguridad, $ 418 millones; Convivencia y Control Urbano, $117 millones; Obras Públicas, $ 598 millones; Espacios Públicos, $ 1.308 millones; y Servicios de Deuda, $ 297 millones.

Según indicó Julio Irurueta, presidente de la Comisión de Hacienda, Seguridad se lleva el 9,28% del presupuesto, Cultura y Educación el 5,25%, Secretaría de Gobierno el 9,54% y Desarrollo Social el 4,47%.