Por Roberto Álvarez Mur

Entre los principales sectores del Estado que el macrismo se llevó por delante, la educación superior representa uno de los más delicados. De esta embestida, los institutos terciarios sufrieron recortes en espacios de formación docente, vaciamiento de direcciones o el freno de estímulos económicos para estudiantes. A esto se suman las fuertes declaraciones lanzadas por la actual directora del Instituto Nacional de Formación Docente (INFoD), Cecilia Veleda, en las que afirmaba que la “cantidad” de centros de formación docente “no garantiza la calidad educativa”. Ante tal escenario, docentes y estudiantes terciarios, junto a gremios y agrupaciones políticas, decidieron marchar ayer hacia el INFoD para hacer sentir su descontento con la situación.

“Ejes como la reubicación y reorganización de institutos apuntan a cerrar carreras, a cerrar sedes. A eso se suma la implementación de exámenes de ingreso y de egreso para los títulos habilitantes, obviamente con el antecedente del plan Aprender que lejos está de generar conocimiento”, dijo a Contexto Horacio Gilberto, secretario general del Centro de Estudiantes del Instituto de Formación Nº 9 de La Plata.

Ese espacio integra la agrupación Estudiantes Terciarios Organizados, que junto a SUTEBA, la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) y la Junta Interna de ATE del Ministerio de Educación y Deportes de la Nación se concentraron ayer a la tarde en la intersección de Callao y Corrientes.

“Estamos en contra de estas políticas que van en detrimento de nuestra educación”, dijo Gilberto, y añadió: “Esto va de la mano de un proyecto de país para pocos, como el que presenta el macrismo. Hacen transferencias brutales a los grandes grupos económicos concentrados y eso va en consonancia con un proyecto educativo que cercena derechos y corta el acceso a quienes quieran ser docentes”.

“Hacen transferencias brutales a los grandes grupos económicos concentrados y eso va en consonancia con un proyecto educativo que cercena derechos y corta el acceso a quienes quieran ser docentes.”

En tanto, el gremio de estatales ATE se solidarizó con el reclamo estudiantil y docente y advirtió, en simultáneo con el despliegue de la marcha, el cierre de cursos virtuales de capacitación a los docentes.

“En el INFoD, desde el último año, prácticamente desapareció el modelo de funcionamiento de los últimos años. La caída de programas netamente socioeducativos, como fue el de Derechos Humanos, o el vaciamiento del programa Nuestra Escuela lo demuestran”, dijo a Contexto Lucas Eidelman, referente de ATE en el INFoD. Eidelman remarcó la discusión esta semana de la llamada Ley Aguilar, que plantea modificaciones sustanciales en la formación docente. “Parece que el mérito es el ordenador de la política, acorde al modelo de Cambiemos. Exigen requisitos para que funcionen los institutos, en lugar de garantizar el funcionamiento para su acceso. Eso está claramente enmarcado en un plan integral del Gobierno de precarización de la educación pública”.

Por su parte, el sindicato de docentes SUTEBA exigió el “funcionamiento de los Programas Socieducativos y pago urgente de los salarios adeudados de los trabajadores de la educación que aún no han cobrado a pesar de la larga lista de acciones y reclamos que se llevaron a cabo para denunciar el vaciamiento que está llevando a cabo tanto el Gobierno nacional como el provincial”.

En este sentido, Silvia Almazán, secretaria de Educación y Cultura de SUTEBA, comunicó: “Exigimos que se convoque a las comisiones nacional y provincial de Programas Socioeducativos con una agenda propia que aborde el funcionamiento de los mismos y la situación de los derechos laborales de los docentes”, y añadió: “Para nosotros es muy importante que se avance en reconocerlos como Trabajadores de la Educación con derechos plenos y un reconocimiento salarial”.