Por Alejandro Palladino

La gobernadora María Eugenia Vidal confirmó ayer en la paritaria su política de ajuste sobre los salarios de los estatales provinciales. La oferta consistió en un aumento del 2,9% para el último trimestre del año más un bono del 10% del sueldo básico a pagarse en tres cuotas. De cara a 2017, los estatales cobrarán un aumento anual del 18% en cuatro cuotas de 4,5% (de un mínimo de $9.800) a pagar trimestralmente en los sueldos de enero, abril, julio y octubre, con una cláusula ajustable a la inflación que arroje el Indec para cada trimestre.

Incluso siguiendo los números oficiales, los salarios quedan por debajo de la inflación: con los nuevos aumentos, el anual para 2016 llega al 34,6% acumulado, pero no alcanza el 42% de inflación interanual. Son cifras similares a la pérdida de los docentes de la provincia, que quedaron por fuera de acuerdos salariales. El Frente Gremial Docente Bonaerense la estimó en un 10%.

La oferta fue aceptada por los gremios UPCN, SOEME, Pilotos, Salud Pública y FEGEPPBA. Mientras que ATE, CICOP y AEMOPBA la rechazaron. Por mayoría en la representación, el acuerdo paritario quedó cerrado.

“la oferta garantiza la pérdida del poder adquisitivo del salario. para Poder recuperar el salario al 31 de diciembre, se necesita un aumento del 22% para empatarle a la inflación en 2016”. Oscar de Isasi, ATE.

Oscar de Isasi, secretario general de ATE provincia de Buenos Aires, dijo a Contexto que “la oferta garantiza la pérdida del poder adquisitivo del salario. Y decimos esto porque en el último trimestre del año la oferta es del 2,9%, cuando para poder recuperar el salario al 31 de diciembre se necesita un aumento del 22% para empatarle a la inflación en 2016”.

Con respecto al acuerdo para 2017 que ya fija los aumentos hasta diciembre de ese año, el titular de ATE cuestionó que llegue al 18%, como dijo ayer Vidal: “Arrancamos la discusión de 2017 consolidando la pérdida de 2016. Así y todo, en 2017 se profundiza la pérdida porque el Gobierno dice que el aumento va a ser del 18% en cuatro cuotas de 4,5 trimestrales; pero sin embargo, al ser trimestral y no retroactivo a enero, va a ser del 11,9 anualizado. Esto nos condena a una pérdida del 4,1, por eso rechazamos la oferta”, explicó.

Un reciente informe del CEPA evaluó que para que los estatales bonaerenses terminen 2016 con el mismo poder adquisitivo que en 2015, deberían cobrar un bono de nueve mil pesos.

Un reciente informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) evaluó que para que los estatales provinciales terminen 2016 con el mismo poder adquisitivo que en 2015 deberían cobrar un bono de $6.568. Esos números no dimensionan las diferencias entre distritos. En el caso particular de la provincia de Buenos Aires, la suma necesaria para empardar el impacto de la inflación de 2016 asciende a los $9.092, lo que representa un 22% de los salarios si se distribuye el cobro de manera trimestral, similar a lo que pedía ATE.

Hernán Letcher, director del CEPA, dijo a Contexto que el aumento de Vidal “es poca plata a la hora de compensar lo que efectivamente sucedió”. Y continuó: “De cara al año próximo, esta propuesta del 4,5 ajustable significa que los estatales no van a recuperar poder adquisitivo ni por error. Perdieron este año de manera estrepitosa y el año que viene la inflación no va a estar por debajo del 20%. El Gobierno en el presupuesto la estima en el 17, pero si vas al Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central, que son las estimaciones de encuesta de los agentes económicos respecto de las expectativas de inflación, están por arriba del 20”.