Por Claudia Vázquez Haro y Nicolás Orona

La iniciativa fue presentada en el anexo de la Cámara de Diputados y contó con la participación de más de setenta organizaciones de migrantes y refugiados que viven en distintas partes del país. Busca reconocer los derechos políticos a quienes hayan obtenido la radicación permanente.

El 30 de noviembre, la comunidad migrante presento un proyecto de ley nacional sobre el voto migrante. Esta iniciativa da cuenta del desplazamiento de las lógicas paternalistas donde académicos y funcionarios hablaban en nombre de la comunidad sin tener en cuenta las propias necesidades del colectivo.

Lourdes Rivadeneyra, titular de la Red de Migrantes y Refugiadxs en Argentina y del Frente Nacional Patria Migrante, explicó: “Creemos que es importante para la comunidad en primer lugar entendernos como sujetos políticos. No íbamos a defender algo que no sentíamos propio. La diferencia de este anteproyecto es precisamente que la comunidad esté de acuerdo, lo milite y se apropie. Esta jornada será replicada en diferentes puntos del país, por un lado, para que todxs lxs migrantes debatan y hagan llegar sus aportes, y, por otro lado, para que se hagan carne de él y lo militen”.

La búsqueda por desplazar la idea del tutelaje como forma de hacer política para la comunidad migrante surge a partir de las disputas que el Frente Patria Migrante, la Red de Migrantes y Refugiadxs y la Red de Líderes vienen dando desde la asunción de la derecha neoliberal en el Gobierno. Históricamente, una de las materias pendientes de la democracia argentina ha sido la ampliación de derechos de lxs migrantes.

El anteproyecto propone que cualquier persona que acredite residencia permanente en el país pueda votar en las elecciones nacionales más allá de su lugar de procedencia. El diputado del Frente para la Victoria Edgardo De Pretti, quien acompañó la presentación y el debate, sostuvo: “Esta ley, que permite el sufragio migrante, contribuye a la democracia y la integración. El problema no son los migrantes, sino las políticas económicas del macrismo que no sólo empobrecen a los argentinos, sino a cualquier persona que habite este suelo”.

Durante el debate que se dio en la presentación, se pusieron en discusión las categorías de “extranjerx” y “migrante”, siendo que la primera alude a un concepto jurídico, mientras que la segunda busca una reivindicación del tipo social y cultural. Esta iniciativa busca por otro lado no equiparar las categorías de ciudadanía y nacionalidad, poniendo el foco en la discusión sobre la permanencia y la residencia, términos usados para definir el alcance de los derechos civiles y sociales sobre la comunidad migrante.

Existe un discurso instalado por los medios hegemónicos de comunicación y los sectores conservadores-liberales que busca despojar de derechos y garantías a los y las migrantes bajos los esquemas de la criminalización. Medios como La Nación y Clarín vienen haciendo una campaña en contra de la comunidad migrante, buscando condensar las problemáticas sociales emergentes que este nuevo Gobierno ha generado a partir de sus políticas de ajuste y mano dura. Hay un claro intento por instalar nuevamente como se ha hecho durante la década del noventa y la última dictadura cívico-militar un fantasma del nacionalismo persecutor y represor contra la comunidad en cuestión. Cabe recordar la creación del Centro de Detención para Migrantes por parte del Gobierno nacional en agosto de este mismo año, el cual da cuenta de un retroceso en materia de derechos humanos y políticas migratorias.