Por Héctor Bernardo

La constante agresión desatada contra Venezuela no cesa. En esta ocasión, mediante un comunicado, los representantes de Argentina, Brasil y Paraguay le exigieron al Gobierno bolivariano que, durante los primeros días del mes de diciembre, entregue la presidencia pro tempore del MERCOSUR.

Es sumamente amplio el abanico de ataques desatado contra el Gobierno de Nicolás Maduro. Un proceso de desestabilización interno impulsado por la oposición desde la Asamblea Nacional, guerra económica y financiera, demonización mediática y el intento de aislarlo internacionalmente llevado adelante desde la Organización de Estados Americanos (OEA) por el secretario general Luis Almagro, y desde el MERCOSUR por los representantes de Argentina, Brasil y Paraguay.

Ya a mediados de 2015, durante la campaña presidencial, el actual mandatario argentino, Mauricio Macri, había anunciado su intención de atacar a Venezuela. A los pocos días de asumir, en su primer viaje como presidente, durante la Cumbre del MERCOSUR en Asunción, dio su primer ataque oficial contra el Gobierno de Nicolás Maduro, al que acusó de no respetar los derechos humanos.

El apoyo que Macri buscaba para arremeter contra Venezuela lo encontró rápidamente cuando se concretó el golpe de Estado en Brasil y Michel Temer asumió como presidente de facto.

Los Wikileaks han demostrado el nivel de sumisión que Macri y Temer le profesan al Gobierno norteamericano. Esto ha hecho que las embajadas norteamericanas en ambos países hayan llegado al punto de imponerles nombres para sus ministerios.

Como alfiles de la estrategia norteamericana contra Venezuela, los mandatarios de Argentina y Brasil, con la complicidad del presidente de Paraguay, Horacio Cartes, primero pretendían arrebatarle a Venezuela la Presidencia Pro Tempore (PPT) del MERCOSUR, y ahora están abocados a conseguir su expulsión.

En respuesta a estos hechos y durante una conferencia de prensa, la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, denunció que “lo que se pretende hacer no es más que un golpe de Estado en el seno del MERCOSUR. Estaría naciendo el ‘ MERCOSUR ilegal’. Nosotros nos mantenemos, absolutamente, en estricto apego a la legalidad”.

“Recordemos que los aires golpistas llegaron a MERCOSUR con un Gobierno de facto, producto también de un golpe de Estado en Brasil. Esos mismos aires golpistas están acompañando a funcionarios comprometidos con el Plan Cóndor, a funcionarios que dan la espalda a sus pueblos”, señaló.

Luego afirmó que “Venezuela seguirá siendo Estado parte del MERCOSUR. Así lo anunciamos y lo ratificamos. Nos respaldan las normas. Nos respalda la institucionalidad del MERCOSUR y el derecho internacional público”.

La canciller aseguró que “Venezuela anuncia que seguirá siendo estado parte del MERCOSUR y seguimos ejerciendo la Presidencia Pro Tempore de este organismos subregional”.

Por último, y a través de la red social Twitter, Rodríguez señaló: “Llamamos a los pueblos de MERCOSUR a no dejarse arrebatar sus mecanismos de integración, secuestrados por burócratas intolerantes”.