Por Contexo

La mayoría de los gremios de La Plata, en una coincidencia poco habitual por su amplitud, se encuentra en estado de alerta y movilización frente a lo que consideran “un vaciamiento” del Ministerio de Trabajo de la provincia, el cual dejaría de prestar un servicio de mediación y conciliación entre partes.

Si bien la preocupación no es nueva, se profundizó este martes cuando en la oficina de 56, entre 17 y 18, apareció “una maquinita” que daba turno y derivaba los conflictos a estudios de abogados privados.

Ese día, una veintena de secretarios generales, de entidades del sector público y privado, se concentraron en la puerta de esa dependencia –en  donde se realizan, por ejemplo, las reuniones paritarias– para expresar su malestar. “Le están sacando al Ministerio una de las funciones esenciales”, dijo a Contexto Fernando Arguelles, titular de la regional de UTEDYC.

“Hemos recibido la inquietud de los mismos trabajadores del Ministerio de una decisión administrativa que pone en riesgo una de las funciones básicas.”

La cartera laboral, que conduce Marcelo Villegas desde que María Eugenia Vidal llegó al poder, cuenta con un cuerpo de abogados laboristas con una reconocida experiencia, con algunos letrados de hasta treinta años de antigüedad. A través de los años, se había ganado cierto prestigio entre los trabajadores y era una garantía de imparcialidad.

“Hemos recibido la inquietud de los mismos trabajadores del Ministerio de una decisión administrativa que pone en riesgo una de las funciones básicas, que es el asesoramiento gratuito”, agregó Argüelles.

Las reuniones ahora van a continuar y ninguno de los consultados por este medio se animó a descartar una medida de fuerza si la decisión no se revierte. “Esto mismo habían querido hacer por una ley de la Legislatura y lo frenamos, pero ahora nos encontramos con esta decisión unilateral”, le contó a Contexto Federico Bach, secretario general de La Bancaria Seccional La Plata

img_0888

Fue en las instalaciones de LB donde este jueves se produjo una charla-debate sobre “el desguace” del patrocinio estatal. Allí expusieron especialistas y se buscó concientizar sobre la importancia de que se mantenga la posibilidad de una representación legal sin costo.

De la convocatoria surgió un documento dirigido a Villegas al que pudo acceder Contexto. Redactado en duros términos, reclama que “el Ministerio de Trabajo y sus delegaciones sean UN ORGANISMO AL SERVICIO DE LOS TRABAJADORES” –las mayúsculas son del original–. También se describe la situación como “una privatización” en manos de los colegios de abogados.

“En casi toda la provincia se está eliminando el sistema. En La Plata se ha demorado por la tradición que hay de que las diferencias se puedan resolver en el Ministerio, pero ahora nos avisaron que, a partir de esta semana, tenemos que dejar de asesorar a los trabajadores”, dijo uno de los abogados que puede quedar relegado.

Justamente, fueron los mismos empleados los que llamaron a los gremios para explicarles qué estaba sucediendo. “Rechazamos el cierre de la asesoría jurídica gratuita”, dijeron en un comunicado del 24 de noviembre. Para ellos, “el nuevo principio para las audiencias impide que las mismas se realicen”.

“En casi toda la provincia se está eliminando el sistema. En La Plata se ha demorado por la tradición que hay de que las diferencias se puedan resolver en el Ministerio.”

Además, “reivindicaron las conciliaciones laborales y la inspección como funciones esenciales e indelegables del Estado según lo ordenan las leyes y la Constitución”. Con esta nueva forma de actuar, aseguran, los litigios engrosarán los estantes de los juzgados y los bolsillos de estudios privados.

“Hay algunos de los gremios que no pueden dejar de disponer de esta herramienta. Una herramienta que, por otra parte, funciona bien, con funcionarios y personal muy idóneo. No hay ninguna queja. Así que no sabemos por qué este cambio de rumbo”, comentó Leandro Ciriaco, de Obras Sanitarias.

Entre quienes llevan adelante el reclamo, están La Bancaria, SOSBA, UTEDYC, ATE, UPCN, Telefónicos, Petroleros, Empleados de Comercio, Trabajadores Rurales, UTA, entre otros. La otra situación que advirtieron, en paralelo, es el posible colapso que ahora puede sufrir el fuero laboral.