Por Daiana Giménez

La ordenanza 10.661, conocida como “Basura 0”, que estipula entre otros puntos que la Municipalidad se encargue de fomentar y apoyar las cooperativas de reciclaje, está paralizada. Desde que asumió la alianza Cambiemos en La Plata, estos trabajadores han visto perjudicado notablemente su trabajo.

Además de los cinco meses adeudados, Julio Garro, al firmar el millonario convenio con ESUR, dejó a las cooperativas de reciclaje sin los camiones que usaban diariamente para hacer su trabajo.

“Hace once meses que el trabajo que nosotros hacíamos hace once años no lo podemos hacer”, explicó Nelly Torres de la Cooperativa San Ponciano de Abasto, pionera en el reciclaje en nuestra ciudad.

Esta medida llevó a que los propios trabajadores se tengan que hacer cargo del alquiler del transporte, pero el dinero no les alcanza: actualmente están cobrando sólo $2.500 pesos, lo que representa menos de un cuarto del salario mínimo vital y móvil y $2.000 menos que las cooperativas de limpieza que trabajan con el Municipio.

Con esta plata “no se puede vivir. El resto de las cooperativas están cobrando de $4.500 a $5.000 y tienen otros beneficios; nosotros no tenemos ningún beneficio”, explicó a Torres a Contexto.

A diferencia de los trabajadores de limpieza de la ciudad, que también se encuentran precarizados, la situación de los recicladores es aun peor: no tienen obra social, seguro ni ropa de trabajo adecuada.

Los cooperativistas aseguran que más allá del dinero que pueden sacar de la venta de los materiales, sin el apoyo del Estado el trabajo no les resulta viable. San Ponciano, SolPlat y la Falcone realizaron un varios cortes este año sin obtener respuestas favorables.

“Hace dos meses cortamos y nos dijeron que nos iban llevar a cuatro mil pesos de sueldo, y este mes cuando fuimos a cobrar encontramos dos mil quinientos. El mes que viene tenemos que renovar los contratos y ver si este mes nos pagan la diferencia de lo que nos habían dicho”, sostuvo Torres.

Por otra parte, al dedicarse a la separación de residuos para su posterior reutilización, las cooperativas ven fundamental que haya divulgación al respecto, porque el material si no empieza a ser de “baja calidad y cantidad”, lo que disminuye sus ganancias.

Al cierre de esta edición, Cesar Villanueva desde La Falcone informó que los trabajadores estaban reunidos con autoridades municipales.