La Policía Local clausuró una unidad básica en La Plata

La Policía Local clausuró una unidad básica en La Plata

La intervención tenía que hacerse sobre una remisería de la misma cuadra por supuestas falencias en la habilitación, y al estar anexado el local partidario decidieron cerrarlo también. Sospechan que es una señal de persecución política.

166
0

Durante un operativo de la Policía Local y Control Urbano destinado a clausurar una remisería del barrio platense de Hernández, se decidió, además, cerrar una unidad básica del Partido Justicialista (PJ) ubicada en la misma manzana. Argumentaron que estaba anexada al mismo local donde funciona la agencia.

“La remisería está sobre 131, y en 512 está el local donde funciona la unidad básica, reconocida por el Partido Justicialista como tal. Como los locales son anexos, dijeron desde el operativo que no podía haber actividades en la unidad básica porque no tenía habilitación municipal. Es una barabridad”, dijo a Contexto el abogado Darío Saldaño, vinculado a los referentes del local militante.

“Dijeron desde el operativo que no podía haber actividades en la unidad básica porque no tenía habilitación municipal. Es una barabridad”, dijo el abogado darío Saldaño.

Los responsables del operativo de la Policía Local y Control Urbano decidieron colocar un faja de clausura en la unidad básica “14 de Diciembre” del Partido Justicialista.

“Yo tengo una remisería, por la que estamos reviendo cuestiones del contrato del local, y también tiene anexada la unidad básica que tengo a cargo. En estos últimos tiempos habíamos estado discutiendo la situación de redes cloacales con los vecinos. Yo creo que por eso, de repente, ahora vienen con esta clausura injustificada”, dijo a Contexto Mario Aislan, referente de la unidad básica que lleva unos nueve años funcionando en el barrio de la periferia platense.

“¿Cómo van a poner una faja de clausura en el frente de la sede? Es algo que no tiene criterio. Yo quiero reclamar por lo que hicieron, es un centro vecinal que usa la gente y no pueden cerrarlo así porque sí”, afirmó Aislan, quien dijo no tener respuesta alguna de la Municipalidad de La Plata.

“¿Cómo van a poner una faja de clausura en el frente de la sede? Es algo que no tiene criterio. es un centro vecinal que usa la gente”, se quejó el referente de la UB del PJ.

Según informaron a Contexto, la clausura se da en pleno marco de conflicto entre esa unidad básica y el delegado municipal de Hernández, Miguel Nicora, conocido a nivel público este año por haber echado al trabajador cooperativista Mario Perinee, quien murió al enterarse del hecho. Perinee era vecino de Hernández y participaba en la unidad básica que fue clausurada esta semana.

“A partir de ese hecho hubo una serie de conflictos entre la gente de esa zona y el delegado municipal. Hubo cortes de calles, muchas demandas de abusos de autoridad”, dijo Saldaño, y agregó: “Es un claro caso de ensañamiento. Esto es algo más político que jurídico”.

En la medida en que se pueda comprobar que la clausura se da en el marco de un conflicto personal, se podría iniciar una denuncia por coacción y abuso de autoridad, en contra tanto de la delegación municipal como de Control Urbano.

“Lo verdaderamente grave es el impedimento a un partido político a ejercer sus derechos libremente”, dijo saldaño.

“Lo verdaderamente grave es el impedimento a un partido político a ejercer sus derechos libremente. Avanzan sobre la democracia con esta clase de actos”. Desde la casa militante aseguraron que llevarían el reclamo directamente al intendente Julio Garro para exigir respuestas sobre el accionar de las autoridades.

Cabe recordar que durante este año tuvieron lugar diferentes tipos de ataques o atropellos a locales partidarios vinculados al peronismo. Uno de los que tomó mayor trascendencia fue el ataque con un arma de fuego a una sede de Nuevo Encuentro-FpV en Capital Federal. Mientras miles de militantes inauguraban un nuevo local en el barrio de Villa Crespo, en la Comuna 15 (calle Padilla 829), desde el piso 24 de una torre vecina alguien disparó cuatro tiros con balas de plomo a la muchedumbre e hirió a una mujer de treinta años y a otra de diecinueve que llevaba a su hermana de cuatro en brazos.