En un contexto regresivo, las mujeres otra vez salen a las calles

En un contexto regresivo, las mujeres otra vez salen a las calles

Por tercera vez en el año se marcha contra la violencia de género. La Plata tendrá su punto de encuentro en 7 y 50, frente al espacio municipal que trabaja la temática.

201
0
#NiunaMenos. Ciudad de Buenos Aires (F: Prensa Florencia Saintout)

Por Daiana Giménez

Bajo la consigna “Vivas y felices nos queremos. Ni una menos, ni un derecho menos”, este viernes en La Plata se realizará a las 16 horas una concentración en las puertas del Pasaje Dardo Rocha, donde funciona la Dirección de Políticas de Género municipal, para posteriormente marchar hasta Plaza Moreno.

Es en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, declarado como tal en 1981, durante el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, donde se decidió nombrar así al 25 de noviembre en conmemoración del asesinato de las hermanas Mirabal.

“En el contexto económico actual, las políticas liberales impactan de manera profunda sobre las mujeres, sus hijos e hijas, recrudeciendo la violencia y la exclusión. Así, en lo que va del año, Argentina pasó de una mujer asesinada cada treinta horas, a una cada veintidós, y el número de abusos y actos de violencia aumenta día a día, no sólo hacia las mujeres, sino hacia toda la comunidad LGTBQI en general”, señalan desde la organización.

En sintonía con esto, recientemente, cuando una delegación del Gobierno nacional encabezada por Fabiana Tuñez, presidenta del Consejo Nacional de las Mujeres, viajó a Ginebra para dar explicaciones sobre esta temática ante el Comité Contra la Discriminación de la Mujer (CEDAW) de la ONU en la materia, titubeando a la hora de dar respuestas, este organismo señaló un retroceso notorio durante 2016, por lo que brindó recomendaciones para “evitar políticas regresivas en los próximos años”.

Cabe recordar que el 4 de junio se dio el #NiUnaMenos, mientras que el 19 de octubre fue el Primer Paro Nacional de Mujeres, por lo que esta vez será la tercera vez en el año que se marche por esta problemática, lo que no es casual.

“Va en sintonía con lo que se expresó en CEDAW, con los informes que se presentaron; hay un gran retroceso. Quienes estamos observando las políticas públicas, y además militamos fuertemente para tener incidencia en ellas, lo estamos viendo y realmente nos preocupa muchísimo”, señaló a Contexto Flavia Delmas, de la Secretaría de Género de la Facultad de Periodismo y parte de la Asamblea Feminista de La Plata, la cual coordina la marcha en nuestra ciudad.

Delmas, además, señaló que la situación económica impacta directamente, y recordó los recortes que se vieron en áreas destinadas a la erradicación y prevención, el Programa de Educación Sexual Integral, así como también la marcha atrás a la aplicación del Protocolo de Aborto No Punible en la provincia de Buenos Aires.

Entre los ejes propuestos por la Asamblea Feminista de La Plata, una coalición que integra diferentes agrupaciones, están las de un mayor presupuesto para políticas de género, así como también un personal capacitado que trabaje estas problemáticas, paridad laboral y perspectiva de género en todos los ámbitos, educación sexual, anticonceptivos gratuitos, aborto legal, implementación del cupo laboral trans y protección para los niños víctimas de abuso. También desde esta coalición marchan haciendo hincapié en la liberación de Milagro Sala y pidiendo justicia por Emilia Uscamayta Curí.

Otro de los puntos que señala la Asamblea es la creación de refugios adecuados para las víctimas de violencia de género. En ese sentido, en la provincia de Buenos Aires actualmente hay sólo dos que pertenecen al Estado, los cuales se encuentran cerrados. En La Plata, en septiembre, la ONG María Pueblo, con apoyo municipal y provincial, abrió un albergue que, según señalan organizaciones feministas, no articula con el resto y funciona en forma aislada.

De cara a 2017, Julio Garro propuso un “Sistema Integral de Atención y Prevención de la Violencia de Género” que reconoce “la existencia de una gran cantidad de mujeres en situación de vulnerabilidad”. Sin embargo, estas políticas se centran en el casco urbano, por lo que las mujeres que viven por fuera del cuadrado se ven en una situación de más vulnerabilidad. “No hay espacios de atención interdisciplinaria en los barrios. Una mujer que está alejada del centro urbano tiene aun más dificultades para el acceso”, explicó Delmas.


 

COMPARTE