Por Daiana Giménez

Agotadas las instancias de diálogo, organizaciones estudiantiles y sociales decidieron tomar la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) como forma de protesta contra la reforma política que plantea el oficialismo y Franja Morada, la cual modifica el sistema de elección de las autoridades, privilegiando a las Facultades aliadas al radicalismo. El impulsor es el rector Hugo Juri, ministro de Fernando de la Rúa y parte del Consejo Presidencial Argentina 2030, el grupo de asesores intelectuales de Mauricio Macri.

Gabriel Domínguez, presidente de la Federación Universitaria de Córdoba, desde la toma, señaló a Contexto que, además de estar enfrentándose al radicalismo, los estudiantes también se están oponiendo al Gobierno nacional.

“Nos estamos enfrentando a un paquete que quiere vender la Universidad pública, que quiere mercantilizar aun más nuestra educación, que quiere pasar contenido de grado al posgrado, que quiere hacer que cada vez menos estudiantes entren a nuestras Universidades”, explicó.

Para llevar a cabo esta reforma, las autoridades habían convocado una Asamblea Universitaria para este viernes, pero el estudiantado sigue con la toma del edificio, desde donde señalan que dicha asamblea no es representativa, ya que sólo podrán participar consejeros de quince de las diecisiete unidades académicas de la UNC, dejando por fuera a las Facultades de Ciencias de la Comunicación y de Ciencias Sociales que, creadas recientemente, no están normalizadas pero tienen más de cuatrocientos docentes y nueve mil alumnos.

toma5

Agustín Banainca, vicepresidente del centro de estudiantes de la Facultad de Ciencias de Comunicación, sostuvo que una vez agotadas todas las instancias de diálogo para la postergación de esta Asamblea se decidió la toma.

Los estudiantes traían sus reclamos por la nula actividad académica respecto al tratamiento de la reforma y porque los organismos “institucionales no estuvieron a la altura de llevar adelante la participación de los cuatro claustros”, pero “la gota que rebalsó el vaso fue la nula participación de las Facultades creadas recientemente en diciembre, que no tendrán ni voz ni voto” en esta asamblea, por lo que se decidió llevar a cabo esta medida de fuerza.

Según esta modificación, a la hora de elegir nuevas autoridades quedaría atrás el actual sistema de elección indirecta y se pasaría a uno de forma directa. Aunque es bien visto por la comunidad estudiantil, el problema es que se haría con sistema de ponderación simple por claustro, lo que le daría a las Facultades más grandes más incidencia.

“El proyecto que ellos presentan hace que el 50% de los votos de elección al rector de manera directa se concentre en cuatros Facultades; es decir que esas cuatro Facultades, más alguna más, ya ponen rector”, explicó Karina Arias, vocera de la toma, a Contexto.

toma

En ese sentido, de aprobarse la reforma, las unidades que tendrían mayor poder serían las que tuvieron como decanos a las principales autoridades de la UNC: Juri en Medicina, el actual vicerector Ramón Pedro Yanzi Ferreira en Derecho, y el secretario general Roberto Terzariol en Exactas. A su vez, Ciencias Económicas, comandada por John Boretto, principal operador político del radicalismo dentro de la Universidad, también se vería en un lugar privilegiado.

“No sólo con el llamado a asamblea vulneran el derecho político de dos Facultades a participar, sino que además con su proyecto presentado vulneran el derecho a incidir del resto de las Facultades”, sostuvo Arias.

Por otro lado, la modificación propuesta estipula que el Consejo Social Consultivo de la UNC, integrado por gremios, ONG y empresas, forme parte también del Consejo Superior, lo que desde el estudiantado ven como una avanzada del sector privado en lo público.

Mientras las autoridades siguen convocando a Asamblea, la comunidad estudiantil mantiene la toma hasta que se postergue la misma y se abran instancias de diálogo reales para discutir una reforma de tal magnitud.