Por Gabriela Calotti

Informática Fueguina (IFSA) conocida también como Positivo BGH, dedicada a la fabricación de las computadoras, básicamente, para el Plan Conectar Igualdad, “ha tomado la decisión de dejar de producir acá en Tierra del Fuego porque ya no es negocio para la firma”, aseguró a Contexto un delegado de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) de esa seccional del fin del mundo que no se salva de la larga mano de Cambiemos.

La empresa difundió un comunicado en el cual negó que exista “una declaración de quiebra” pero admitió que “la baja del arancel de importación para PC y notebooks anunciada recientemente por el Gobierno nacional (…) producirá un impacto significativo en la actividad de todo el sector, cuyo alcance aún no se ha determinado”.

“No existe ninguna razón para que ello suceda y tal posibilidad no está contemplada en ningún escenario; por el contrario, la empresa continuará operando en la Argentina”, indicó BGH.

Sin embargo, en otro párrafo, “lamenta la situación que afecta la actividad de la industria, que le resulta totalmente ajena y generada como consecuencia de las políticas públicas nacionales”.

La realidad es lisa y llanamente que “al no haber producción, no habrá trabajo para estos 200 compañeros” que fabricaban notebooks, netbooks y tablets, sostuvo Angel Gordillo, delegado de la UOM por la empresa IATEC, del Grupo Mirgor, también instalado en esa localidad sureña y dedicada a la fabricación de televisores, celulares y acondicionadores de aire.

La realidad es lisa y llanamente que “al no haber producción, no habrá trabajo para estos 200 compañeros” que fabricaban notebooks, netbooks y tablets

Desde la UOM Río Grande indicaron que la mayoría de los delegados estaban el viernes en la puerta de IFSA para seguir de cerca la situación y que los trabajadores de esa planta estaban en estado de asamblea permanente.

Los trabajadores de IFSA podrían quedarse sin empleo “en estos días o a principios de diciembre”, precisó Gordillo, antes de indicar, sin mucho ímpetu que “por ahí podemos tener alguna pequeña esperanza de discutir algo sobre el producto o tratar de convertir la matriz productiva que tienen ellos para hacer otro producto, pero todavía no sabemos”.

El delegado consideró “casi imposible” que los trabajadores de IFSA puedan ser retomados en otra planta como la rama de BGH dedicada a electrodomésticos –básicamente televisores y acondicionadores de aire—porque ya cuenta “con 400 trabajadores contratados”. Positivo BGH (IFSA) es otra razón social pero está en el mismo recinto.

Gordillo aclaró que “como en todo el continente, incluyendo Brasil”, las plantas de Río Grande “ensamblan productos importados pero también reciben materia prima para fabricar productos nacionales”. Interrogado acerca de la intervención de las autoridades de Tierra del Fuego, el dirigente metalúrgico aseguró que “hicimos un pedido para que se arme una mesa de diálogo con todos los actores de la provincia”.

“Estamos esperando una respuesta de la gobernadora (Rosana Bertone) y de todos los funcionarios del gobierno” fueguino, respondió.

El gobierno de Macri anunció que en marzo eliminará  el arancel del 35 por ciento para la importación de computadoras, notebooks y tablets. La decisión pone en peligro 5.000 empleos

A principios de noviembre, el gobierno de Macri anunció que a partir de marzo próximo eliminará  el arancel del 35 por ciento para la importación de computadoras, notebooks y tablets. La decisión del gobierno de Cambiemos pone en peligro por lo menos 5.000 empleos dedicados al ensamblaje.

Al hacer su anuncio, el ministro de Macri al frente del Ministerio de Producción de la Nación, Francisco Cabrera, dijo que “el objetivo es reducir el precio y mejorar la calidad de los productos”, ignorando que 200 familias, solamente en el caso de Positivo BGH, se quedarán sin un ingreso seguro.

Resulta bastante incomprensible la explicación que en ese entonces dio ese ministro al asegurar que con la quita de aranceles “se beneficia de manera transversal a toda la economía” pues según él se generarán “incentivos para la creación de empleos”.

Macri también desarmó el Plan Conectar Igualdad

A principios de año, el gobierno de Macri dejó de patitas en la calle a decenas de trabajadores del Plan Conectar Igualdad, impulsado desde abril de 2010 por el Ministerio de Educación de la Nación durante la gestión de la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Destinado a “recuperar y valorizar la escuela pública y reducir las brechas digitales, educativas y sociales en el país”, ese Plan inclusivo por excelencia, permitió la distribución de más de 5,3 millones de netbooks a docentes, estudiantes y directivos de las escuelas secundarias de todo el país. En el marco de ese Plan educativo y tecnológico, unos 20.000 maestros recibieron formación en informática y se crearon 7.000 aulas digitales móviles.