Justicia por Emilia: citan a declarar a dos funcionarios de Garro

Justicia por Emilia: citan a declarar a dos funcionarios de Garro

Se trata del subsecretario de Convivencia y Control Ciudadano, Roberto Di Grazia, y del subcomisario jefe de la Policía Local, Sebastián Martínez Paz. Según el fiscal Álvaro Garganta, los testimonios podrían resultar en “potenciales imputaciones”.

184
0

Por Roberto Álvarez Mur

En el marco de la investigación por la muerte de la estudiante universitaria Emilia Uscamayta Curí, la fiscalía llamó a declarar a dos funcionarios del intendente Julio Garro: el subsecretario de Convivencia y Control Ciudadano, Roberto Di Grazia, y el subcomisario jefe de la Policía Local, Sebastián Martínez Paz. Se trata de dos citaciones resultantes del último testimonio otorgado por el imputado secretario de Seguridad platense, Daniel Piqué, que el mes pasado se había desligado de responsabilidad y había apuntado sobre los dos directores de las áreas municipales.

“Estas citaciones se dan en el marco informativo. No son testimoniales, ya que se trata de gente que puede tener alguna vinculación potencial con los hechos, no puede declarar bajo juramento. Hipotéticamente pueden tener algún rol, no pueden ser testigos”, especificó, en diálogo con Contexto, el fiscal a cargo de la causa, Álvaro Garganta, quien remarcó que de estas declaraciones podrían resultar nuevas imputaciones a las ya realizadas.

“No son testimoniales, ya que se trata de gente que puede tener alguna vinculación potencial con los hechos.”

“Cada uno si quiere habla y si no quiere no habla. Esta es una fase casi indagatoria. Nosotros ya hicimos una determinación sobre la orden de Piqué de correr los móviles a determinada hora, permitiendo que se desarrolle la fiesta. Él dijo que era un problema de estas direcciones, así que veremos qué dicen los directores”, aclaró el fiscal.

“El secretario de Seguridad, Daniel Piqué, se encuentra imputado por el delito de incumplimiento de deber del funcionario público. Hacia comienzos de octubre declaró y se desligó de toda responsabilidad del asunto y apuntó contra estos dos funcionarios, por eso ahora vamos a indagar para corroborar”, dijo el abogado de la familia de Emilia, Adrián Rodríguez.

“Durante la declaración hay posibilidades de pasar directamente a una imputación. Es similar al mecanismo del caso de Jorge Mangeri (el portero involucrado en el femicidio de Ángeles Rawson), a quien se imputó con su propia declaración”.

La diferencia señalada por el abogado versa en la necesidad, en la figura jurídica de un testigo, de decir la verdad bajo juramento para utilizarse ese testimonio como prueba. En este caso, los funcionarios pueden decir o no la verdad sin que implique un delito en sí mismo, pero se los puede imputar en el momento mismo de testimoniar, ya que se cuenta con elementos suficientes para corroborar la existencia de complicidad en un delito.

Las citaciones están previstas para la semana próxima en la sede de fiscalías de 7 y 57.

La declaración de Piqué que decantó en estas nuevas citaciones se dio en el marco del inicio de los avances de la Justicia sobre la complicidad de funcionarios del municipio en la realización ilegal de la fiesta, que contaba con múltiples irregularidades que llevaron a la muerte de Emilia. Hasta el momento, los imputados habían sido sólo los organizadores: el dueño de la quinta, Carlos Bellone, el militante PRO Raúl “el Peque” García, el empresario Santiago Piedrabuena, y el relacionista público Gastón Haramboure, único detenido, pero por una condena de 2009 por la muerte de un joven en un boliche de Berisso.

Otro testigo fue el abogado Daniel Amerise, quien habló con Piqué el 31 de diciembre luego de hacer una denuncia por una fiesta de año nuevo que se hacía cerca de su casa. Vía Whatsapp, Piqué le dijo a Amerise que estaba al tanto de la fiesta clandestina donde murió Emilia y que iba a “ubicar móviles porque esa pinta para descontrol”. Sobre este tema, Piqué reconoció que habló con Amerise, pero no asumió ninguna responsabilidad.

Los abogados de la familia de Emilia consideran que los testimonios de los dos policías y de Amerise permiten entender que la fiesta tenía zona liberada por el municipio. Continuarán exigiendo el cambio de carátula a “homicidio simple con dolo eventual”, considerando que no había ambulancias, ni guardavidas ni ningún tipo de control en una fiesta a la intemperie con pileta.
Respecto del resto de los acusados, la situación continúa vigente. “De momento, las causas siguen ahí. Iremos resolviendo la causa y la calificación final”, definió Álvaro Garganta.

El primer funcionario de Garro imputado por la muerte de Emilia

Causa Emilia: Piqué pasó responsabilidades a Di Grazia