Por Leandro Gianello

A partir de marzo del año 2017, los estudiantes de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) que cursen la carrera de Turismo van a tener que abonar mil pesos por mes para poder sentarse en un aula pública y recibir el título habilitante. La decisión comunicada por las autoridades académicas de la casa de estudios de las provincias de Corrientes y Chaco no encuentra precedentes, al menos en los últimos años en los que se priorizó, impulsó y aseguró desde el Estado nacional el acceso a la educación superior en forma libre y gratuita para todos.

Los motivos por los que la UNNE, la Universidad pública con mayor cantidad de alumnos de todo el NEA, empieza a cobrar una cuota mensual no han sido aún precisados, pero el hecho no sólo es preocupante por la exclusión automática de cientos de alumnos, sino que además sentaría un precedente peligroso para la educación pública argentina.

En una realidad social en la que miles de alumnos se ven forzados a dejar sus estudios superiores por la suba de los costos de vida, las autoridades de la UNNE profundizan la crisis comenzando a cobrar una carrera que, a término, costará más de 25 mil pesos para todo aquel que pueda pagarlos.

Consultado por Contexto, Mario Lozano, rector de la Universidad Nacional de Quilmes, explicó que aunque desconoce las cuestiones particulares de la decisión de la UNNE, “estoy en contra del arancelamiento” en forma general para este tipo de carreras. “Es verdad que existen actividades académicas superiores, como posgrados, trabajos de extensión y doctorados, que son pagos, pero no es común el caso de una carrera de grado”.

Falta apreciar los pormenores que motivaron esta decisión. Pero, “si es así como figura publicado, no sería correcto”, manifestó el actual rector de la alta casa de estudios que se encuentra en el partido de Quilmes.

Ernesto Villanueva, rector de la Universidad Nacional Arturo Jauretche, inclinó su postura en el mismo sentido que el de su colega quilmeño, advirtiendo que, si bien existe poca información como para evaluar esta situación, y que, “en rigor, muchas lo hacen (cobrar)”, el error sería “si lo hacen fuera de la sede central”, ya que no habría gastos justificados.

Por su parte, el presidente electo de la Federación Universitaria de La Plata (Fulp), Marcel Aguilera, lamentó la decisión de la UNNE. “Es un retroceso en términos de educación pública y un avasallamiento del derecho a la enseñanza superior, que es un derecho humano”, dijo.

“ES UN RETROCESO EN TÉRMINOS DE EDUCACIÓN PÚBLICA Y UN AVASALLAMIENTO DEL DERECHO A LA ENSEÑANZA SUPERIOR, QUE ES UN DERECHO HUMANO”, DIJO MARCEL AGUILERA (FULP).

Aunque sucedió en Corrientes, es un hecho inédito pero que acompaña la ideología del Gobierno nacional, “que ve a la educación no con una razón de ser adquirida ni fundamental para el progreso del país, sino como un gasto” a eliminar, agregó Aguilera. “Comenzar a arancelar las carreras de grado es una actitud repudiable y un retroceso grandísimo respecto a las conquistas adquiridas en todos estos años de lucha”, no sólo en este caso particular, sino a nivel nacional.

“Repudiamos la medida, y vemos con preocupación que las Universidades empiecen a tomar estas decisiones”, algunas de las cuales como consecuencia del recorte presupuestario impulsado por el macrismo, que acogota las cuentas públicas de la educación superior, concluyó el actual presidente de la FULP.

La misma Federación emitió un comunicado de emergencia al respecto, publicado en las redes sociales, señalando que la decisión de la Facultad de Artes, Diseño y Ciencias de la Cultura, dirigida por Federico Veiravé, hermano de Delfina Veiravé, rectora de la UNNE, “no sólo sería un precedente muy peligroso para la educación pública (porque podría envalentonar a otros decanos y/o rectores a avanzar en ese sentido), sino que es inconstitucional y ataca directamente la comprensión histórica de que la educación es un derecho”.

Al ser esto así, “el Estado Nacional es quien debe garantizar las condiciones necesarias para que ninguna persona tenga que pagar un centavo para poder estudiar. Sea la carrera que sea, mientras exista Universidad Pública NADIE debe pagar por estudiar”, advierten en el comunicado.

“EL ESTADO NACIONAL ES QUIEN DEBE GARANTIZAR LAS CONDICIONES NECESARIAS PARA QUE NINGUNA PERSONA TENGA QUE PAGAR UN CENTAVO PARA PODER ESTUDIAR. SEA LA CARRERA QUE SEA, MIENTRAS EXISTA UNIVERSIDAD PÚBLICA NADIE DEBE PAGAR POR ESTUDIAR”. FULP.

“No debería sorprendernos un anuncio de estas características en la coyuntura actual” –continúa el texto–, ya que “el macrismo, desde el gobierno nacional, está decidido a vaciar las universidades públicas, ya sea por recorte presupuestario, por tarifazo o por la quita de ayudas sociales”.

La decisión oficial

La Facultad de Artes, Diseño y Ciencias de la Cultura de la UNNE avisó en un comunicado oficial que “el Plan de Estudios sumará un número de diez asignaturas, más la tesina de licenciatura, con una carga horaria total de 896 horas reloj en dos años de duración como carrera universitaria a término, y tendrá un costo mensual de $1.000 para el 2017 y de $1.300 para 2018”.

La carrera arancelada a partir de marzo próximo “se dictará con modalidad presencial” y sólo durante “dos fines de semana por mes, viernes desde las 16 y sábado entre las 8 y las 17, siempre en el Campus de la UNNE, en Corrientes”.