Multitudinaria marcha de estatales frente a la Gobernación

Multitudinaria marcha de estatales frente a la Gobernación

Exigieron al Gobierno que modifique el presupuesto provincial y que declare la emergencia social. Vecinos de Villa Elvira reclamaron por su derecho a la tierra y contra los desalojos que favorecen la especulación inmobiliaria. Solidaridad con los choferes de la Este y la 202.

370
0

Por Gabriela Calotti

“La gobernadora tiene que elegir otro camino. Por eso venimos al corazón del poder político de la provincia de Buenos Aires a exigir salario, a defender el trabajo, a defender las políticas sociales que benefician a los que menos tienen y a decir que recursos hay, lo que tienen que hacer es repartirlos más equitativamente”, afirmó el secretario general del gremio de los estatales de la provincia (ATE), Oscar De Isasi, que el miércoles encabezó una multitudinaria marcha de Plaza Rocha a Plaza San Martín.

Estatales de numerosos puntos de la provincia, trabajadores informales nucleados en organizaciones sociales y barriales de la región, judiciales, profesionales de la salud, auxiliares de educación y trabajadores de Astillero Río Santiago y de líneas de colectivos locales, participaron de la protesta frente a Casa de Gobierno para insistir ante la gobernadora macrista María Eugenia Vidal sobre una serie de reclamos que vienen planteando desde mayo, en el marco de una nueva jornada de paro y movilización contra las políticas de ajuste impulsadas por el Gobierno de Cambiemos.

ATE reclamó que en la reapertura de paritarias del último trimestre se otorgue un aumento salarial superior al 22%, que “contemple la pérdida del poder adquisitivo sufrida en lo que va del año”.

“Venimos a plantear que el presupuesto enviado por el Gobierno a la Legislatura aumente lo destinado a políticas sociales y no lo reduzcan en desarrollo social, salud y educación”, sostuvo De Isasi sobre un escenario montado de espaldas a la Casa de Gobierno pero frente a cientos de trabajadoras y trabajadores.

marcha-ate-4“En esta plaza exigimos al Gobierno provincial que declare la emergencia social para que haya una salario mínimo garantizado para los trabajadores informales”, afirmó el dirigente de ATE tras anunciar que el Gobierno de Vidal, “que no quería reabrir paritarias, está anunciando por los medios una reapertura para el martes”.

“De cumplirse, será el fruto de nuestra lucha en las calles. Sepan que vamos a exigir no menos del 22%, debido al poder adquisitivo que hemos perdido”, advirtió De Isasi, cuyo gremio viene peleando también por la “continuidad laboral” de trabajadores en condiciones precarias, que suman unos 15.000 en el sector en la provincia, y al parecer consiguió que 5.000 becarios del Ministerio de Salud sean mantenidos en sus puestos de trabajo.

“Nos necesitan precarios para disciplinarnos”, sostuvo De Isasi a la multitud que marchó hasta Plaza San Martín en dos columnas en las que sobresalían banderas verdes del gremio estatal procedentes de Berazategui, Berisso, Quilmes, Florencio Varela, Chascomús, Magdalena, Punta Indio, La Matanza, San Miguel, Moreno, San Martín, Avellaneda, Pilar, San Vicente y Ezeiza, como así también de organizaciones sociales y barriales como el comedor barrial “Todos por ellos”, del Barrio Iapi de Quilmes.

“Venimos a plantear que el presupuesto enviado por el gobierno a la Legislatura aumente lo destinado a políticas sociales y no lo reduzcan en desarrollo social, salud y educación”. de isasi, ate.

“La cosa está jodida. No recibimos nada de Nación y nos bajaron el Plan Barrio de la provincia, y en el barrio tenemos doscientas personas sin trabajo”, aseguró a Contexto Elsa Miranda es la encargada de ese comedor que “en 2015 recibía a treinta chicos y ahora recibimos a ochenta nenes y a 240 adultos”, aseguró.

“La necesidad es terrible”, afirmó. “Los hacemos comer en tandas porque no tenemos lugar”, porque este año están yendo desde otros barrios, como Chingolo o La Matera.

A su paso por el edificio de Tribunales en 7 entre 56 y 57, los manifestantes hicieron un alto en el recorrido para que vecinos de Villa Elvira y de organizaciones sociales leyeran un documento –avalado por las asambleas por la tierra de Romero, Abasto, La Toma, 92 entre 1 y 116 y el Barrio Cristo Rey– en el que reclamaron el fin inmediato de los desalojos, la implementación de la ley provincial de acceso al hábitat, la apertura del registro de villas y asentamientos y el derecho constitucional del acceso a la tierra para quien la trabaja.

“Cuando hablamos de acceso a la tierra, hablamos del derecho al hábitat digno que confronta con el negocio millonario de la especulación inmobiliaria”, sostuvo José Fleitas de Terra Mia.

Al referirse al avance del capital inmobiliario sobre el suelo urbano, la concentración de tierras en cada vez menos propietarios –que son en muchos casos “corporaciones mafiosas que actúan en complicidad con el Estado”–, el documento aseguró que “por eso enormes sectores de la población nos vemos obligados a tomar tierras, a vivir hacinados, siendo estigmatizados por una ley que debería protegernos”, afirmó Jesica Baeza de Villa Elvira.

marcha-ate-2

Solidaridad con los choferes

Desde el escenario instalado frente a Plaza San Martín, De Isasi, manifestó su “gran apoyo a los compañeros de la línea Este que están luchando por sus puestos de trabajo y por la subsistencia de sus familiares”, y responsabilizó a Vidal por la represión días atrás de los trabajadores de las líneas Este, 520 y 202 con fuerzas de seguridad municipales y provinciales.

“Aquí queremos decirle a la gobernadora que la hacemos responsable de liberar la zona para golpear a trabajadores que protestan, y de tomar la decisión de la feroz represión de la línea Este, y le exigimos que garantice la seguridad no de los grupos mafiosos, sino de los trabajadores”, sostuvo el dirigente estatal.

“la gobernadora es responsable de tomar la decisión de la feroz represión de la línea Este.”

Poco antes, De Isasi afirmaba a Contexto que “en primer lugar hay que dejan en claro que no es una pelea entre fracciones sindicales. Es una pelea entre una burocracia enquistada desde hace tiempo que es socia de los empresarios, y los trabajadores que buscan formas de organizarse para pelear por sus reclamos”.

“Acá estamos hablando de una patota que hace tiempo se apropió de la UTA”, dijo De Isasi al referirse al conflicto que mantienen choferes de esas líneas de colectivos con la empresa Unión Platense ante la pasividad del Ministerio de Trabajo provincial que se lava las manos y la complicidad del gremio Unión Tranviarios Automotor (UTA) que dirige Oscar Pedraza a nivel local.

Choferes de la Este y la 520 iniciaron su tercera semana de paro en demanda de la reincorporación de dieciséis trabajadores despedidos, en contra de la precarización de las condiciones de trabajo y por el derecho a ser delegados por fuera de la UTA.

Refiriéndose a la actitud de la dirigencia local de la UTA, que la noche del martes convocó a un paro de todas las líneas en contra de los propios trabajadores de la Este y la 520, De Isasi consideró que “si en un conflicto el secretario general de un gremio termina pegándole a los trabajadores y limpiando la salida de los micros para que salgan, está en crisis la representación sindical”.


 

COMPARTE