Cooperativas: “Para el macrismo somos una mala palabra”

Cooperativas: “Para el macrismo somos una mala palabra”

La Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo vuelve a las calles en reclamo de la continuidad de los programas de viviendas y obras públicas en la provincia de Buenos Aires. Denuncian discriminación por parte del Gobierno de María Eugenia Vidal. 

1673
0

Por Fernando M. López

La situación de las cooperativas en la provincia de Buenos Aires es más que preocupante, en especial las que se dedican a los rubros de construcción y mantenimiento. La crisis, como en otras actividades y sectores, tiene un solo responsable: Cambiemos.

“Este año directamente no hubo trabajo para las cooperativas. Son alrededor de 15.000 las afectadas sólo en nuestra organización”, señaló a Contexto Joaquín Fernández, referente de la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT), antes de movilizarse este martes hacia la sede platense del Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos bonaerense.

La CNCT decidió volver a las calles ante la falta de respuestas de la gobernadora María Eugenia Vidal y su ministro Edgardo Cenzón, quien días atrás confirmó que dejará su cargo en diciembre. Lo hizo en un momento de fuertes críticas a su gestión por la paralización de la obra pública.

Los trabajadores reclaman continuidad de los programas de viviendas y obras, la compra por parte de los municipios de prendas laborales a las cooperativas textiles, la suspensión de los tarifazos en los servicios de luz, agua y gas, y la inmediata implementación de una tarifa social.

Fernández detalló que también están “congelados” otros programas importantes, como “el de saneamiento de arroyos”.

“Habían anunciado que iban a trabajar con la ACUMAR (Autoridad de Cuenca Matanza-Riachuelo) en distintos municipios aledaños a la cuenta, pero hasta el momento no hubo nada concreto”, completó el dirigente.

A esto debe sumarse la caída ininterrumpida de la industria y la construcción, como consecuencia de las medidas económicas implementadas por el presidente Mauricio Macri desde su asunción, hace casi once meses.

El Estimador Mensual Industrial (EMI) del INDEC mostró mermas en casi todos los rubros fabriles que llevaron a un retroceso del 7,3% en septiembre último, con respecto al mismo período del mes anterior.

Como presidente de la Red Textil de Cooperativas, Fernández remarcó que en su sector “la caída supera el 40% en lo que va del año”, y que “las causas son fundamentalmente la apertura de las importaciones y el desplome del mercado interno”.

En la construcción, la caída fue aun más estrepitosa el mes pasado. El INDEC registró que la actividad disminuyó un 13,1% interanual, con una contracción acumulada del 12,8% en los primeros nueve meses del año. Hasta agosto, según la misma fuente, se habían perdido más de 61.000 puestos de trabajo en el sector, contando sólo a los registrados.

Pero en el caso de las cooperativas, no sólo son afectadas por la recesión y el congelamiento de la obra pública, sino también por la discriminación de las autoridades provinciales y nacionales.

“Para el macrismo somos una mala palabra. Cenzón me lo dijo personalmente: ‘Nosotros no queremos trabajar con cooperativas porque creemos que son una caja de la política’. Tienen una concepción muy de los noventa”, explicó Fernández.

Según vienen denunciando cooperativas y pymes de la provincia de Buenos Aires, los contratos del Gobierno de Vidal están casi exclusivamente reservados para grandes empresas vinculadas al clan Macri.

De La Pata a Plaza de Mayo

Luego de marchar a la sede de la cartera encabezada por Cenzón, los cooperativistas de la CNCT se sumarán a la jornada nacional de lucha convocada por las dos CTA, bajo la consigna “Por la dignidad de los trabajadores”.

Las centrales obreras que lideran Hugo Yasky y Pablo Micheli decidieron movilizar a Plaza de Mayo junto a la Coordinadora de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC), entre otras organizaciones sociales, sindicales y políticas, luego de la decisión del triunvirato de la CGT de desactivar el paro general por un bono de fin de año que alcanzará a escasos sectores.

Para la CNCT, la central conducida por Juan Carlos Schmid, Carlos Acuña y Héctor Daer “no puede seguir sin defender la dignidad del movimiento obrero en un año en donde la caída del empleo es calamitosa”.

“Nadie está conforme con las migajas que aceptan del Gobierno, y esto, en algún momento, les va a explotar en la cara”, consideró Fernández al cuestionar la actitud de los dirigentes cegetistas.


 

COMPARTE