Los manteros también tienen derechos

Los manteros también tienen derechos

Un colectivo de abogados realizó una intervención en el centro porteño para concientizar acerca de la situación de los vendedores ambulantes. “La situación actual de los manteros es pésima, porque el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires los persigue”, aseguran.

1961
0

Por José Manuel Welschinger Lascano

Un grupo de abogados intervino el microcentro porteño en la tarde del viernes, ofreciendo gratuitamente sus servicios en la vía pública, como demostración de solidaridad ante la situación que viven los manteros en la capital del país. Organizada por el grupo Escena Política, un colectivo integrado por abogados que defienden a los trabajadores de la economía popular, la iniciativa apuntó a visibilizar la realidad cotidiana de los vendedores ambulantes hostigados por la gestión de Horacio Rodríguez Larreta.

Invitado junto a otras organizaciones para formar parte de la actividad, el director general de Acceso a la Justicia del Ministerio Público Fiscal, Julián Axat, comentó a Contexto: “Ellos me convocaron, ya que desde el Programa Atajo siempre estamos acompañando los reclamos por los derechos de los trabajadores migrantes”.

“Básicamente realizamos una performance donde un conjunto de abogados se ubicó en las veredas del centro de la ciudad de Buenos Aires brindando a los transeúntes asesoramiento jurídico gratuito”, explicó.

1Axat se integró a la actividad en calidad de personalidad invitada, ya que, si bien la oficina que dirige trabaja a la par de distintos colectivos militantes y sindicatos, el propósito de Atajo consiste en vincular a la comunidad con las distintas instituciones públicas que existen para resguardar el derecho de las personas, especialmente en el caso de los más vulnerables.

En lugar de ofrecer mercadería, los abogados colocaron sobre las mantas libros y códigos de derecho, en la esquina tan concurrida de Lavalle y Florida. Según relató Axat, la gente se acercó para ver de qué se trataba la intervención, sorprendida por ver a tantos abogados matriculados y defensores de los derechos humanos ofreciendo ese servicio en compañía de los vendedores ambulantes reales.

“Los abogados anunciaban en voz alta que estaban ofreciendo asesoramiento jurídico gratuito”, explicó el titular del Programa Atajo. “Como el objetivo apuntaba a generar un cambio en la percepción de la clase media, no lo hicimos en un barrio, sino en el microcentro; y fue una movida bastante exitosa porque muchísima gente se acercó y se interesó por lo que estaba pasando”, agregó.

Según comentó Axat, la idea detrás de la actividad también fue que los profesionales se pusieran en la situación de los trabajadores ambulantes, para que la gente que ve con malos ojos a los manteros pueda acercarse y cambiar su perspectiva sobre su realidad.

“Si bien la intervención consistía en una simulación, el asesoramiento que los profesionales brindaban gratuitamente a la gente era real. Yo participé con ellos, sentado sobre una manta y explicándole distintas cuestiones a las personas que se acercaban”.

Durante la actividad, también se difundió cuáles son las instituciones a las que la gente se puede acercar para recibir asesoramiento gratuito en caso de necesitarlo. El objetivo principal, explicó el activista jurídico, fue concientizar a la ciudadanía acerca de los derechos que tienen los trabajadores manteros que se ganan el sustento en la calle; y la importancia que tiene el hecho de poder contar con algún tipo de defensa legal contra las distintas fuerzas a las que están expuestos.

Una situación vulnerable

Tras protagonizar distintos episodios de persecución por parte de las autoridades del Gobierno porteño en los últimos meses, los trabajadores ambulantes migrantes se encuentran hoy en una innegable situación de vulnerabilidad, que la iniciativa del viernes apuntó a visibilizar frente a la sociedad.

“Lamentablemente –comentó Axat–, la situación actual de los manteros es pésima, porque el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires los persigue y les impide trabajar en paz. Se trata de una decisión política, porque las autoridades porteñas han optado por excluirlos y sacarlos del espacio público”.

Además de señalar en qué consisten los ataques contra los manteros, el titular del Programa Atajo destacó la participación en la actividad de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular argentina (CTEP): “Les decomisan sus elementos y los obligan a desplazarse hacia lugares muy restringidos para poder subsistir; pero gracias al trabajo de organismos como la CTEP, hoy en día esa posición en la que están comienza a estar más visibilizada”.

En un primer momento, la tarea de concientizar acerca de las situaciones de vulnerabilidad a la que se exponen los trabajadores callejeros por parte de estas agrupaciones comenzó con los cartoneros, pero pronto se extendió hacia los senegaleses y hacia el trabajo de todos los migrantes que llegan al país para vender distintas mercaderías.

Estos trabajadores padecen varias vulnerabilidades frente al poder de las autoridades: son migrantes, lo cual implica que no tienen la ciudadanía, generalmente hablan otro lenguaje, y carecen de mecanismos para conseguir un empleo de mejor calidad. A su vez, estas personas usualmente tienen distintas condiciones que los exponen aun más: en muchos casos son mujeres, o presentan alguna discapacidad, o se encuentran en alguna situación que los deja mucho más expuestos ante la violencia policial.

“Principalmente, el problema más grande que tienen es que no tienen instituciones que los resguarden ante los abusos de poder, ni nadie que defienda sus garantías constitucionales.”


 

COMPARTE