Ollazo popular y caravana contra la desigualdad

Ollazo popular y caravana contra la desigualdad

Vecinos y organizaciones sociales reclamaron la urbanización de las villas porteñas. Un numeroso grupo concentró en Plaza de Mayo, mientras que otro recorrió los barrios “despreciados” por el Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta.

397
0

Por Fernando M. López

A medida que los Gobiernos de Cambiemos avanzan con su brutal ajuste, la desigualdad entre ricos y pobres se hace cada vez más profunda. Millones de argentinos ven vulnerados sus derechos humanos elementales como consecuencia de la enorme transferencia de recursos a pequeños sectores privilegiados, proceso que inició Mauricio Macri apenas ocupó la Casa Rosada.

Los pobres de la ciudad de Buenos Aires, que padecen desde hace nueve años las políticas excluyentes del PRO, protestaron ayer en reclamo de la urbanización integral de las villas, donde hay más de 500 mil personas en crisis habitacional. También exigieron soluciones de fondo en materia de trabajo, salud, educación y violencia institucional.

“Debido a la falta de avances en los procesos de urbanización provocado por el histórico abandono del Estado hacia las villas porteñas y el deterioro del poder adquisitivo de nuestros vecinos por las políticas económicas implementadas que sumergen en la miseria cada día a cientos de familias, nos vemos en la obligación de movilizarnos y hacer oír nuestro reclamo”, remarcaron más de veinte organizaciones políticas y sociales que se manifestaron en Plaza de Mayo.

Con un “Ollazo Popular”, los vecinos, junto a la CTD Aníbal Verón, Quebracho, Descamisados, Forja, La Cámpora, Miles Tierra Techo y Trabajo, Tupac Amaru, Nuevo Encuentro, Patria Grande, entre otras agrupaciones, también alzaron el grito por la libertad de Milagro Sala, presa política del gobernador jujeño de Cambiemos, Gerardo Morales.

Fernanda Pereyra, integrante de Quebracho, señaló que el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, “nos miente en la cara cuando sale con bombos y platillos a decir que está urbanizando”.

En este sentido, puso como ejemplo el caso de la Villa 31 y el nuevo trazado de la Autopista Illia, que se presentó hace dos meses: “Van a invertir 650 millones de dólares para desviar la autopista, con dinero de la urbanización y sin consultar a ningún vecino ni a ninguna organización. Jamás nos vinieron a preguntar si estábamos de acuerdo con esa obra”.

“La reinserción de una villa pasa por tener los mismos servicios elementales que tiene cualquier otro barrio de la Ciudad, pero no invierten un peso para mejorar las condiciones de vida de los vecinos. En nuestro barrio no tenemos cloacas y ni siquiera entra el atmosférico porque, según el Gobierno, no hay presupuesto”, graficó Pereyra.

Caravana contra la desigualdad

Con denuncias similares a las expresadas en Plaza de Mayo, este viernes también se movilizaron organizaciones como el Frente Popular Darío Santillán (FPDS) y Barrios de Pie para recorrer más de 20 kilómetros por los barrios y villas del Sur porteño.

“Hicimos esto para denunciar la pobreza, la desocupación y la desigualdad que hay entre el sur y el norte de la ciudad”, explicó a Contexto Ricardo Fernández, del FPDS, y remarcó que el PRO “invierte millones en desmedro de la necesidad de la gente más humilde”.

La caravana arrancó temprano desde el Obelisco para marchar por la 9 de Julio hasta Constitución. Luego pasó por la Villa 21 de Barracas, y al mediodía se realizó una olla popular frente a la Jefatura de Gobierno, ubicada en el barrio de Parque Patricios. De ahí, siguió por Flores, Ciudad Oculta, Cildañez, Villa 20 y la Villa Olímpica que se construye en Lugano, donde se desarrolló una actividad simbólica denominada “Olimpíada del Trabajo Digno”.

Tanto el FPDS como Barrios de Pie calificaron esa obra de 160 millones de dólares como “un gran negocio inmobiliario que excluye a los propios vecinos y vecinas del barrio”, y denunciaron que “el Gobierno ya se endeudó internacionalmente por 50 millones de dólares”.

“Mientras tanto, en la Comuna 8 hay cientos de pibes y pibas que no consiguieron vacantes en las escuelas del barrio, faltan servicios básicos y no se avanzó en la urbanización de los villas, aun después del desalojo violento del Indoamericano, donde fueron asesinados Bernardo Salgueiro, Rosemarie Chura Puña y Emilio Canaviri Álvarez, y el desalojo del barrio Papa Francisco”, recordaron.

Por su parte, Fernández planteó el caso del “corredor que empezó por Puerto Madero, San Telmo y la Boca, y que avanza expulsando a las familias más vulnerables”.

“Evidentemente, hay un desprecio hacia los pobres. Este Gobierno lo expresa permanentemente desde hace nueve años”, dijo el dirigente, y marcó la necesidad de impulsar un paquete de leyes para declarar la emergencia social en la ciudad, similar al que las organizaciones ya presentaron ante el Congreso.


 

COMPARTE