El PRO de Quilmes contra la cultura popular

El PRO de Quilmes contra la cultura popular

Tras el posible veto de una ordenanza para el fomento de centros culturales alternativos por parte del intendente Martiniano Molina, surge la alerta entre legisladores locales y trabajadores del arte.

636
0

Por Roberto Álvarez Mur

“El día miércoles 12 de octubre los integrantes del Colectivo Cultural Quilmeño asistimos a una reunión convocada por el Secretario de Cultura Ariel Domene junto con el Secretario de Gobierno Fernando Pérez. En la misma fuimos informados que la Ordenanza de Espacios Culturales Alternativos (ECA) de Quilmes sería vetada”, expresaron desde el Colectivo Cultural Quilmeño a través de un comunicado, donde exponen el freno a esta iniciativa que trabajada durante nueve meses y que, hasta hace pocos días, gozaba con el aval de todo el arco legislativo.

La ordenanza fue aprobada en la sesión del día 9 de agosto del HCD de Quilmes y contó con el voto unánime de todos los bloques que lo componen, incluso con el del oficialismo, a través de sus concejales y del secretario de Cultura Ariel Domene, que de manera pública se manifestó a favor.

“Por primera vez en la historia del Municipio, no solo se reconoció la figura de los espacios culturales alternativos sino también fue un avance fundamental para garantizar el derecho humano de acceso a la cultura”, comunicaron desde el Colectivo Cultural Quilmeño.

“Los representantes de los centros culturales quilmeños nos trajeron su inquietud y los atendimos. Elaboraron la ordenanza, se trabajó en comisión y se aprobó con unanimidad. Hasta ahí estábamos todos de acuerdo. Luego tuvimos conocimiento, y ni siquiera a través del intendente Molina, sino del secretario de Gobierno y diputado Fernando Pérez, que esta ordenanza sería vetada”, dijo a Contexto la concejal quilmeña del Frente para la Victoria Nancy Espósito.

El comunicado del organismo cultural sostuvo: “Lo sorprendente es que (Fernando Torres) no quiso especificar fecha del veto, argumentando no sólo que conceptualmente no está de acuerdo con la Ordenanza, sino también que este Gobierno está en contra de la actividad nocturna, confundiendo la actividad nocturna de bares y boliches con las actividades artísticas de un espacio cultural alternativo y sin fines de lucro”.

“esta gestión desde su inicio llevó un sistemático ataque a la cultura. En principio, quienes son responsables del área desestiman la existencia de la cultura popular.”

“Esto es bastante indignante. Nosotros creímos que había que dejar transcurrir un tiempo prudencial para dejar accionar a esta gestión, pero desde su inicio se llevó un sistemático ataque a la cultura. En principio, quienes son responsables del área desestiman la existencia de la cultura popular. Hay un ataque a todo lo que es murgas, arte callejero, todo lo que responde a esas clase de expresiones. En referencia a una vieja dicotomía del ‘arte culto y el arte popular’”, dijo Espósito. Y añadió: “Ya el carnaval, que había recuperado un espacio muy importante en Quilmes, decayó, y de hecho se generaron situaciones de violencia con la Policía, cosa que durante años no había sucedido en Quilmes”.

Desorganización y falta de financiamiento para las orquestas o el freno a la llegada de centros culturales a los barrios periféricos del distrito, señala Espósito, evidencia la falta de interés de la actual gestión por fomentar la cultura local.

“No tienen proyecto propio. Lo único que hacen es interrumpir o continuar mal proyectos instaurados en la anterior gestión del Frente para la Victoria.”

“Hay una falta de proyecto propio. Lo único que hacen es interrumpir o continuar mal proyectos que habían sido instaurados con la anterior gestión del Frente para la Victoria. No tienen propuesta propia”, dijo la concejal. Y remarcó: “Ellos dicen que sí desde el discurso, se sacan la foto y después pretenden borrar de un plumazo todo lo discutido. Esto nos pone a los concejales en una situación complicada porque el Concejo Deliberante es muy heterogéneo”.

Por otra parte, surge la sospecha que este freno inesperado a la Ordenanza Municipal sea producto de una discusión interna conocida a nivel local entre Fernando Torres y el propio intendente Molina, quienes tuvieron diferencias en los últimos meses, a tal punto de esgrimirse la posible renuncia de Torres.

En esta línea, la concejal quilmeña del Frente para la Victoria Eva Mieri publicó en Twitter: “A Martiniano Molina se lo lleva puesta la interna radical y veta la ordenanza que fue votada por unanimidad, incluso por su propia fuerza”, y agrega: “No vamos a permitir que el trabajo colectivo sea tirado a la basura. No vamos a permitir que la cultura no sea reconocida como un derecho humano”.

Cabe recordar que Quilmes fue escenario de un violento operativo policial, a principio de año, hacia un grupo de chicos y chicas integrantes de un colectivo cultural de Hip Hop.

Por este nuevo ataque a la cultura popular de Quilmes, el Colectivo Cultural Quilmeño se declaró en “estado de alerta” y convocó a una reunión para el martes en el Centro Cultural Contrasentidos.

Quilmes: el recorte del Estado comenzó por el vivero municipal

COMPARTE