Por Héctor Bernardo

Los países reunidos en la Asamblea General de las Naciones Unidas volverán a votar el próximo 26 de octubre contra el bloqueo norteamericano contra Cuba. Si bien el Gobierno de Estados Unidos y el de la Isla han comenzado un diálogo y dado importantes pasos para restablecer las relaciones, el bloqueo criminal impuesto desde 1962 aún continúa vigente, así como la ocupación ilegal del territorio de Guantánamo a través de una base militar.

Durante todo el periodo kirchnerista, el Gobierno argentino ha votado contra el bloqueo, como lo han hecho la mayoría de los países del mundo. En la votación de 2015, 191 naciones votaron en contra y solamente dos, Estado Unidos e Israel, lo hicieron a favor. Sin embargo, el giro de 180 grados en la política internacional de Argentina ha sembrado la duda sobre cuál será la posición del Gobierno macrista a la hora de emitir su voto.

La carta que se le entregará a la Canciller señala que “los argentinos y demás residentes en Argentina solidarios con Cuba pedimos a la Cancillería argentina que vote por Cuba y en contra del bloqueo estadounidense en la votación, que tendrá lugar el 26 de octubre, en la 71° Asamblea General de la ONU”.

El texto recuerda que “nuestro país viene votando correctamente en esta materia y es imprescindible que lo vuelva a hacer en esta oportunidad, teniendo en cuenta que a pesar del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba en julio de 2015, y del viaje de Barack Obama a la Isla en marzo de este año, el bloqueo criminal ha tenido apenas unos leves retoques. Se ha mantenido en lo esencial”.

“El bloqueo también se practica desde Argentina. En septiembre pasado, el embajador cubano en Buenos Aires, Orestes Pérez, denunció que el Citibank de Argentina se había negado a tramitar pagos de clientes de Habanatur”, señala la carta.

El texto, que será entregado en los próximos días, concluye: “Solicitamos a la Cancillería argentina que mantenga su sufragio a favor de Cuba y del mundo, que clama en contra del bloqueo ilegal estadounidense, establecido en forma total desde 1962”.

La periodista y analista internacional Stella Calloni, en diálogo con Contexto, aseguró que “hay una gran preocupación de todos los movimiento sociales, los organismos de derechos humanos, los intelectuales, los académicos, sobre la posición que puede tomar Argentina frente a este bloque criminal contra Cuba”.

“El Gobierno argentino y el del golpista Temer, en Brasil, se han puesto al servicio de Washington, en sus pretensiones de destruir todo los procesos de unidad de la región. Han sido la punta de lanza en la arremetida contra Venezuela. Por eso preocupa cuál pueda ser la actitud de estos dos países frente a la votación contra el bloqueo”, remarcó.

Calloni afirmó que “es preocupante que en Argentina haya varios ministros que fueron parte de fundaciones con CADAL, que se han dedicado constantemente a atacar a Cuba”.

Por último, aseguró: “No se puede recomponer la relación entre Estados Unidos y Cuba si Washington no termina con el bloqueo y no devuelve el territorio donde tienen la base ilegal de Guantánamo”.