Julio Garro sigue sumando críticas de su propio bloque político

Julio Garro sigue sumando críticas de su propio bloque político

La concejal radical Florencia Rollié presentó un informe donde golpea con fuerza la gestión del transporte público municipal en los últimos meses.

413
0

Por Roberto Álvarez Mur

En un clima de plena tensión en torno a la imagen del intendente Julio Garro, ahora suma nuevas críticas desde su propio arco político en la Municipalidad de La Plata. Se trata de la concejal radical Florencia Rollié, alineada con el bloque macrista, quien presentó un extenso informe donde responsabiliza a la actual gestión municipal del precario funcionamiento de la red de colectivos en la Ciudad. Rollié sostiene que el Estado no controla el manejo de las empresas prestatarias del servicio, cuyo caudal de unidades de transporte se encuentra muy por debajo de la demanda de usuarios.

Según el balance realizado por Rollié a través de la recopilación de demandas de los ciudadanos platenses, “el problema recurrente se ubica por el lado de la oferta del servicio en cantidad de unidades,  por cuanto entre que los micros no paran porque van llenos o no pasan, reúnen más del 90 % de los reclamos, lo que indica claramente que están faltando unidades para satisfacer la cobertura de la demanda”.

“Si un grupo de trabajo alentado por los reclamos de los usuarios, que fueron quienes nos proveyeron de la información, puede llevar a cabo un diagnóstico como el que acabo de formular, cómo puede ser que los organismos que se ocupan de llevar a cabo el control del sistema de transporte no sean capaces de hacernos conocer cómo van a hacer para que nuestros vecinos dejen de padecer todos los días”, expresa el documento confeccionado por la concejal, donde apunta contra la falta de acción de la actual gestión municipal respecto de las empresas prestatarias del transporte local.

“Tenemos un servicio deficitario, ineficiente y que no es barato tampoco”

“Tenemos un servicio deficitario, ineficiente y que no es barato tampoco”, dijo a Contexto Florencia Rollié, quien ya tuvo reiterados cruces a lo largo del año con el ejecutivo municipal, hecho que varios medios tomaron como síntoma incluso de una posible expulsión de la concejal del bloque Cambiemos, luego desmentida.

“Nosotros tenemos en claro cuál es nuestra tarea, que es representar a los vecinos y trabajar por el interés de ellos. Deberíamos coincidir en esto con la gestión del Intendente, pero bueno, nosotros vamos a seguir. Después cada uno sabrá lo que hace”, expresó Rollié.

Cabe destacar que este no es el primer roce que la concejal tiene con la gestión de Julio Garro. Durante los últimos meses, la relación entre el bloque radical y el macrismo en La Plata atravesó momentos de tensión en torno a acusaciones relacionadas a la gestión del Mercado Regional de la Plata, donde Rollié denunció el envío de dinero en bolsas hacia el country Grand Bell, donde reside el intendente Garro.

En este caso, la confrontación se da en torno al servicio de transporte. “Hace seis meses que venimos recopilando las denuncias y reclamos de usuarios y en función de eso realizamos un diagnóstico. La abrumadora mayoría de  las denuncias tiene que ver con la insuficiencia de unidades para el transporte”, dijo la concejal y añadió: “Como se paga sobre subsidio y no sobre pasajes, las empresas reducen el servicio y reciben la misma cantidad de dinero ¿Por qué van a tener, supongamos, 50 unidades en la calle cuando podrían tener 40 y recibir la misma cantidad de dinero? Ese el criterio que muestran y el Estado debería controlar eso”. En ese sentido, la edil responsabilizó al Municipio por la falta de control en el problema. “Como se firmaron concesiones, hay obligaciones de cada una de las partes. Hace un tiempo hablé con la autoridad a cargo del área de tránsito de la Municipalidad, y no vimos que hayan tomado ninguna medida al respecto. Lo que está claro es que las empresas no cumplen y el Estado debe controlar”, afirmó Rollié y agregó: “A principio, le solicitamos al Municipio de ofrecer el servicio de monitoreo para el usuario, respecto de temas como el horario de espero de los colectivos. Eso se cayó y no se repuso”.

A continuación, el total de reclamos presentados en el documento elaborado por Florencia Rollié en torno al déficit de transporte local:

1- El problema recurrente se ubica por el lado de la oferta del servicio en cantidad de unidades,  por cuanto entre que los micros no paran porque van llenos o no pasan, reúnen más del 90 % de los reclamos, lo que indica claramente que están faltando unidades para satisfacer la cobertura de la demanda.

2- El resto de las causas de reclamo tienen que ver con el cumplimiento de horarios que conlleva a cometer infracciones como el pase de semáforos o velocidades altas, inducidas por los factores horarios que deben cumplir los choferes o su inobservancia de las normas por cuestiones educativas.

3- El resto de las denuncias, como vejez de las unidades o estado de las mismas, no resultan significativas  lo que confirma una clara tendencia por el lado de la oferta.

4- Estos datos confirman que se está tomando la rentabilidad del sistema reduciendo la cantidad de unidades y sus costos asociados, perjudicando claramente a los usuarios al condenarlos a largas esperas o viajar hacinados y apilados y que la Municipalidad no ejerce el control de la existencia de unidades en calle, cosa que se puede hacer fácilmente con los GPS con que cuentan las unidades.

5- La enorme distorsión de la ecuación de rentabilidad del sistema de transporte a partir de la existencia de subsidios obliga a su análisis a partir de una auditoría externa, tanto a las empresas como a la Municipalidad, que se comporta como si fuera socio, al no controlar adecuadamente a las mismas. De transparentar los números deberá surgir con claridad cuántas unidades se requieren para que los usuarios puedan viajar como corresponde a un buen servicio.

6- Un mejor servicio significará un aumento en la relación pasajeros transportados sobre kilómetros recorridos, y por ende en la rentabilidad del sistema, dejando de lado el círculo vicioso de reducir la oferta para garantizar la rentabilidad, pero nada de eso puede llevarse a cabo si el estado municipal no se ubica del lado de los pasajeros.

COMPARTE