Por Roberto Álvarez Mur

Luego de diez años de experiencia autogestiva y comunitaria, el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ordenó a la Policía Metropolitana desalojar el Corralón de Floresta, un espacio cultural histórico de la ciudad recuperado por vecinos e integrado por diecisiete agrupaciones culturales. Trabajadores, artistas, vecinos y militantes iniciaron un acampe para exigir que se detenga el operativo solicitado por el macrismo porteño.

“Pretendían desalojarnos sin una orden específica para hacer obras de saneamiento. Nosotros dijimos que sí, pero con acuerdos con las casi veinte organizaciones culturales que trabajamos allí, con la garantía de poder continuar. Nos dijeron que por sesenta días no íbamos a poder estar ahí, no nos dieron garantía de volver, y además que empalmarían las obras de saneamiento con la creación de una plaza en el lugar”, dijo a Contexto Nicolás, miembro de la Mesa de Trabajo y Consenso del Corralón, organizada por el conjunto de agrupaciones sociales y culturales que gestionan el predio de una manzana ubicado en Gaona 4600.

“Eso pone en peligro la continuidad de las actividades culturales que durante diez años realizamos de manera autogestiva.”

“El Corralón es una de las primeras construcciones del barrio de Floresta. Desde el año 1909, aproximadamente, era un lugar de barrenderos, donde guardaban los caballos y carretas que utilizaban para recoger basura. Era un ambiente de mucha identidad, los jardines y escuelas primarias del barrio vienen a visitarlo. Sólo la semana pasada vinieron unos 160 chicos y chicas”, dijo Nicolás.

Desde el colectivo de organizaciones iniciaron un acampe para reclamar que se detenga la disposición del Gobierno de CABA y exigen que se desarrolle una instancia de cogestión estatal junto a la comunidad vecinal, en apelación al artículo 1º de la Constitución de la Ciudad, que apunta a la participación ciudadana.

“Nosotros queremos garantía de poder volver, no dejar a veinte agrupaciones culturales en la calle”, añadió el miembro de la Mesa de Trabajo.

“Es sabido que hay muchos negocios inmobiliarios a través de empresas constructoras. Muchas de ellas son propiedad de funcionarios. No se llamó a licitación ni sabemos qué empresa realizará las obras. También está detrás la forma de ver el espacio público de este Gobierno”.

El espacio está considerado como “Patrimonio Histórico”, y allí se mantiene remanente el recuerdo de Maxi, Cristian y Adrián, pibes del barrio de Floresta asesinados en un hecho de gatillo fácil en diciembre de 2001, a cuadras del Corralón.

el-corralon-2A través de un comunicado, los organismos adheridos a la protesta manifestaron cada uno de sus reclamos:

“EXIGIMOS AL GCBA: Reconocimiento de los grupos sociales, científicos y culturales que mantenemos vivo el espacio, lo limpiamos y realizamos actividades con y para la comunidad barrial.

Legalización de la Mesa de Trabajo y Consenso (MTyC).

Que el ejecutivo presente todas las informaciones respecto a las obras destinadas al Corralón. Transparencia que no viene sucediendo.

Consideramos que el motivo de salud es una excusa para sacarnos del espacio y desarticular la forma de construcción alternativa que proponemos”.

Firman el documento el Movimiento Che Cultura, Mujeres Activando, Com(p)adres del Horizonte, Esta Flor, Arte y Clínica, Agite Rebelión, Frente de Artistas Ambulantes Organizados (F.A.A.O.), Espacio Cultural Doblar El Viento, La Casa de Teresa, Espacio Social y Cultural Semillero de Estrellas de Florencio Varela, entre otros.