Por Gabriela Calotti

Al cumplirse tres años y medio de las trágicas inundaciones del 2 de abril de 2013 que oficialmente dejaron 89 muertos, aunque la cifra fue superior según los propios vecinos, asambleístas de numerosos barrios golpeados aquellos días pidieron a la gobernadora bonaerense de Cambiemos que los reciba para conformar una mesa de trabajo multisectorial que avance dedicidamente sobre tres aspectos fundamentales: obras, justicia y subsidios.

Porque, pese a la propaganda oficial, desde la llegada de Julio Garro a la Municipalidad y de María Eugenia Vidal a la Gobernación, los asambleístas nunca fueron contactados por la gobernadora.

“Queremos que la máxima autoridad nos escuche y ponga manos a la obra. Hay muchas cuestiones que solucionar en temas de justicia, obras y subsidios”, explicó a Contexto Pepe Rusconi, de la Asamblea de Inundados de Barrio Norte.

“En lugar de subsidios nos están planteando un impuestazo, y más allá de que fueron mal diseñadas y mal ejecutadas, las obras no avanzan, están paralizadas.”

Rusconi precisó que en diciembre se reunieron con el intendente macrista Julio Garro y en marzo con el vicegobernador Daniel Salvador, pero no hubo avances.

“Por eso queremos una mesa de trabajo con la gobernadora, el intendente, los legisladores de la región y nosotros, que formamos un espacio llamado ‘Todos somos inundados’”, agregó.

innundados

De ese espacio participa gente de ATE, de Judiciales, del PTP, del Parque Recreativo de Los Hornos, de la Asamblea de Inundados de Tolosa, de Barrio Norte, Castelli y otras organizaciones, precisaron.

“Somos más los que en la provincia queremos que se hagan todas esas obras que necesitamos para vivir mejor”, afirma la gobernadora macrista en un spot que se está difundiendo hasta el hartazgo por radio y televisión.

innundados3Aunque, según Rusconi, “es puro palabrerío. Es para que la gente crea que hay una provincia en marcha, pero eso se demuestra con hechos concretos”.

“No se puede hablar así con tanta liviandad en una ciudad en la que hubo tantos muertos, y en ese sentido es una burla macabra, diría yo”, aseguró Rusconi.

Entre las vecinas y los vecinos inundados en 2013 que llevaban carteles, chalecos y pancartas hechos a mano, e integrantes de diversas asambleas barriales de la ciudad como Alejandro Albano, de Tolosa, subrayó que “estamos en una región inundable y puede volver a pasar en cualquier momento”.

Precisó que, según estudios efectuados por el CONICET y la Universidad Nacional de La Plata, “el 70% del Gran La Plata, es decir casi 500.000 vecinos, se encuentra en alto riesgo y muy alto riesgo de inundarse”.

“Es un claro dato objetivo porque forma parte de estudios, y por eso, a tres años y medio, esta problemática no está para nada resuelta y estos datos potencian el riesgo en el que estamos actualmente”, sentenció Albano.

A su lado, el ingeniero Claudio Velazco insistió en que las obras están paralizadas y que “deben diseñarse obras acordes al cambio climático”.

“Hace tres semanas hubo una tormenta y se generó caos y temor por un mensaje de Whatsapp”, recordó, haciendo referencia al miedo que se propaga entre los platenses cuando llueve más de la cuenta.

Tras asegurar que en una provincia como Buenos Aires “la parte más crítica son las inundaciones”, Velazco sostuvo que “las obras que se están haciendo son mitigadoras”. A esto se suma la interna en Cambiemos luego de que algunos medios anticiparan que el actual ministro de Infraestructura de Vidal, Edgardo Cenzón, dejará el cargo en los próximos meses.

innundados4Desde el interior de esa cartera temen que los actuales directivos sean apartados de sus cargos y reemplazados por funcionarios sin experiencia en materia hídrica, como ya está ocurriendo con contrataciones de personal poco idóneo en la materia.

El pedido de audiencia lo recibió una empleada. “Ningún funcionario se dignó a atendernos. Nos cerraron la puerta en la cara. Literal. Cuando cruzamos calle 6 para ingresar, cerraron la puerta por donde hasta ese instante ingresaba gente”, explicó Alejandro a Contexto.

“Para las elecciones estaban del lado de los inundados y ahora te cierran la puerta en la cara”, comentó uno de los vecinos que se dio cita frente a la Gobernación, mientras Roberto Olivera, de Los Hornos, que perdió todo en su casa donde el agua alcanzó 1,90 mts, no podía ocultar su escepticismo e indignación frenta a la hipocresía de la dirigencia de Cambiemos.

“Ya que se fue a hacer un retiro espiritual, le pedimos a Vidal que recapacite y nos reciba”, concluyó.