Por Héctor Bernardo

El vicecanciller argentino, Carlos Foradori, se presentó ante la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados para defender el acuerdo con el Reino Unido respecto de Malvinas. Las explicaciones del funcionario dejaron más preocupación que alivio y las críticas se hicieron oír. En la sesión estuvo presente la ex embajadora argentina en el Reino Unido, Alicia Castro, quien dialogó con Contexto y afirmó: “Quedé más preocupada luego de escuchar al vicecanciller que antes de la sesión”.

“Ahora quieren que se focalice la discusión en si es o no un acuerdo lo que se firmó, porque quieren desviar la atención de lo principal que es el contenido de lo que firmaron. Foradori no pudo explicar qué pensaba cuando acordó negociar el levantamiento de ‘los obstáculos’ que impiden el desarrollo comercial de las islas o crecimiento sustentable. O cuando acordó la discriminación hacia Argentina permitiendo vuelos a terceros países”, afirmó Alicia Castro.

La ex embajadora remarcó que “Foradori tampoco pudo explicar los alcances del ‘fortalecimiento de la cooperación de las Fuerzas Armadas’, cuando lo que hay al sur de nuestro continente es un ejército de ocupación. Allí hay 2 mil soldados, misiles, buques de guerra, aviones de combate, radares, sofisticados equipos de espionajes y hasta un submarino nuclear. De qué cooperación se está hablando en este contexto. A esto se suma que el Gobierno argentino ni siquiera menciona el reclamo para que no exista militarización en el Atlántico Sur”.

“Por otra parte, el comunicado conjunto de las cancillerías argentina y británica menciona doce veces la palabra ‘acuerdo’. Seguramente, cualquier especialista en derecho internacional diría que eso evidentemente es un acuerdo”, afirmó.

Castro señaló que “un dato muy preocupante que revela la falta de dominio diplomático para un tema tan importante se dio cuando el diputado Carmona le preguntó cuál era el beneficio que obtenían los argentinos con estos acuerdos y Foradori respondió que ‘los habitantes de las isla Malvinas son argentinos’. La verdad es que es sorprendente la imprecisión. Los habitantes de las islas Malvinas son británicos, tienen pasaporte británico. El territorio en que habitan es argentino, pero ellos son británicos”.

“Estoy consternada con el retroceso que el presidente Macri le ha dado a la política de Malvinas. Hay una declaración del G77 que ratifica la necesidad de diálogo entre los dos países, y la Cancillería ni siquiera lo puso en su sitio de Internet. Esto evidencia un cambio drástico de la política respecto a Malvinas, que se aleja del mandato inequívoco de la Constitución Nacional que establece perseguir la soberanía de las islas como un objetivo”, aseguró la ex diplomática.

Por último, Alicia Castro recordó que “hay 41 resoluciones de Naciones Unidas que mandan a ambos países a dialogar y a resolver sin demora la controversia de soberanía, pero ahora llegó Macri y no discute más soberanía. La visión de Macri de entrar en el mundo es someterse a la ley del más fuerte”.