Fiscalía cerrada para otro gatillo fácil en La Plata

Fiscalía cerrada para otro gatillo fácil en La Plata

Los familiares de Víctor González, asesinado de un disparo en la espalda hace un mes y cuyo cuerpo apareció en plena avenida 60 frente a la Caballería, intentaron en vano reunirse con la fiscal.

814
0
Foto: @BarbaraDesmaras

Por Gabriela Calotti

Al cumplirse un mes del asesinato de Víctor Emanuel González, el chico de diecisiete años cuyo cuerpo apareció con un balazo en la espalda en la calle 60 frente al Cuerpo de Caballería de la Bonaerense, su familia y sus amigos, en su inmensa mayoría adolescentes, se concentraron el viernes frente a la Fiscalía platense, donde una vez más la Justicia les volvió a poner obstáculos.

La fiscal del caso, Leila Aguilar, con quien esperaban reunirse aunque fuera de oficio, al menos unos minutos, no los recibió. La mamá de Víctor, Miriam Barreiro, y dos miembros de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) que la acompañan en la búsqueda de verdad y justicia, fueron atendidos brevemente en la puerta de la fiscalía por un uniformado, ni siquiera por algún secretario fiscal.

1
Foto: @BarbaraDesmaras

“No nos dejaron entrar. Nos atendió un policía en la puerta. La secretaria de la fiscal nos mandó decir que tenemos que hacer un escrito para pedir una audiencia con la fiscal”, explicó a Contexto la madre del pibe cuyo cuerpo apareció a primera hora del miércoles 24 de agosto en la rambla de la avenida 60 y 115, en un lugar sumamente transitado de la ciudad de La Plata.

Miriam lamentó la respuesta de la Justicia bonaerense. “No me esperaba esto. Va a ser un mes de la muerte de Víctor y no sabemos ni el nombre del asesino”, sostuvo, antes de asegurar que “el lunes vamos a volver” a la Fiscalía.

“Esto demuestra cómo la Justicia es para unos pocos y cómo la Justicia acota el acceso a través de la Policía”, agregó a este medio Lucía Cedeño de la CORREPI.

“Lo lógico sería recibir a la madre en forma personal para atender sus inquietudes como particular damnificado”, explicó a Contexto un abogado consultado acerca de si existe una reglamentación específica en este sentido.

Tras precisar que “no hay un requisito legal por escrito” para que la familia de un damnificado pueda tener una audiencia con un fiscal, que en definitiva es un funcionario del Estado, este letrado consideró que el hecho de que la madre de Víctor no haya sido recibida por la fiscal, si es que esta se encontraba en su despacho, tiene que ver con el acceso equitativo o no de todos a la justicia.

“En un caso sensible de opinión pública es recomendable que los fiscales reciban a los familiares”, más allá de que luego les soliciten un pedido formal para acceder a la causa, consideró.

Poco antes de las 12 del mediodía del viernes, familiares y amigos de Víctor Emanuel González ya estaban de pie frente a la sede del Ministerio Público Fiscal, ubicado en calle 7 entre 56 y 57, para hacer visible el caso de este joven papá de un bebé de año y medio que se llama Leonel.

“No nos dejaron entrar. Nos atendió un policía en la puerta. La secretaria de la fiscal nos mandó decir que tenemos que hacer un escrito para pedir una audiencia.”

Con fotos de Víctor pegadas en cartones y colgadas del cuello, con más fotos de chicos asesinados por policías en episodios de “gatillo fácil” colgadas frente a la fiscalía, y con pancartas pegadas a las rejas del edificio público, decenas de amigos de Víctor, tan jovencitos como él, cantaron y pidieron justicia una vez más.

“Olé olé, olé olá, para los pibes justicia ya, para la yuta nunca más impunidad”, gritaban varias de las chicas que acompañaban a la hermana mayor de Víctor, Yamilia, de diecinueve años, entera en su reclamo de respuestas sobre las circunstancias en que fue asesinado.

4
Foto: @BarbaraDesmaras

“Estamos acá para que no crean que estamos cansados. Estamos acá para que no cierren el caso”, sostuvo, mientras Oriana, una amiga de Víctor y “hermana del corazón” porque vivió con ellos, aseguraba: “Lo quieren tapar como a tantos casos. Esperaban que nos quedáramos callados, pero no lo van a lograr”.

Mientras tanto, en silencio, Solange, o “Sol”, como le dicen, la compañera de Víctor con quien vivía en Villa Elvira, repartía fotos de su muchacho sin querer hacer declaraciones, porque cuando intentaba hablar se largaba a llorar.

El cuerpo de Víctor apareció el 24 de agosto pasado con un balazo en la espalda frente al Cuerpo de Caballería. Los medios hegemónicos dijeron que había intentado robar a un policía, como dicen siempre cuando se trata de chicos pobres. La Justicia platense tuvo a la familia de un lado a otro, al punto que pudieron darle sepultura cinco días después de su muerte.

Al parecer, nadie vio nada. Yamilia reclamaba este viernes por las grabaciones de las cámaras de seguridad que supuestamente hay en la entrada del Cuerpo de Caballería. Los familiares, amigos y la CORREPI afirman que Víctor fue asesinado por un policía de la bonaerense.

Desde la CORREPI vienen denunciando al Gobierno de Cambiemos en todos los niveles por esta “represión preventiva y silenciosa que busca el disciplinamiento social en los barrios” y que es “posible gracias a la complicidad de los grandes medios, la Justicia y las fuerzas de seguridad”, como quedó demostrado el viernes una vez más frente a la Fiscalía, un organismo público que existe, en principio, para cumplir funciones al servicio de los ciudadanos en su conjunto.

“Los fiscales representan al Estado. Son el Estado y todos les pagamos el sueldo para que haya justicia para todos”, aseguró antes de subrayar que no es el primer caso en el que ocurre algo similar.

“Los abogados estamos viendo que hay cada vez más dificultades para acceder a la información de los expedientes. Y esto tiene que ver con la calidad institucional y el acceso equitativo a la justicia”.


 

COMPARTE