Un clamor creciente en las redes sociales

Un clamor creciente en las redes sociales

Twitter y Facebook se convirtieron una vez más en vehículos de un reclamo que levanta buena parte de la sociedad, de profesionales de la salud y de organizaciones internacionales como UNICEF. También pidieron la intervención del Papa Francisco para que Bonadio no queme los moisés-cunita.

590
0

Por Gabriela Calotti

La decisión del juez federal Claudio Bonadio de ordenar la quema de unos 60.000 moisés-cunitas del denominado Programa Nacional Qunita de Acompañamiento de la Madre y del Recién Nacido –impulsado en 2015 por el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner para reducir la mortalidad infantil, garantizar los cinco controles prenatales, un parto seguro y acompañar con insumos y recursos los primeros meses de vida del bebé– desató en una semana innumerables reacciones en las redes de organizaciones sociales, profesionales e internacionales para evitar que se cumpla esa medida nefasta.

Los llamamientos llovieron desde sectores diversos: la Asociación Argentina de Pediatría, trabajadores de la salud y responsables sanitarios de la anterior gestión, empezando por el ex ministro de Salud de la Nación, Daniel Gollán, mamás que recibieron el kit Qunita cuya entrega frenó el Gobierno de Cambiemos a principios de este año, la Organización de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), y hasta una petición al Papa Francisco, están circulando en las redes sociales para evitar que el fuego destruya esos insumos que formaron parte de una política de Estado.

“Ante la actual situación respecto de los moisés y sacos de dormir que integran el kit del Programa Qunita, UNICEF recomienda que antes de tomar cualquier medida se realice una evaluación interdisciplinaria para rever los aspectos técnicos”, afirmó La organización dependiente de la ONU en un comunicado que también difundió por Facebook y Twitter.

UNICEF subrayó que “la evidencia internacional disponible del uso de este tipo de insumos demuestra que son estrategias que contribuyen a disminuir el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, siempre que respondan a estándares de calidad adecuados”.

El decano de la Facultad de Medicina de la UBA, Sergio Provenzano, destacó el miércoles que uno de los objetivos del programa Qunita es “la reducción de la mortalidad en la población más necesitada”, y que esa casa de altos estudios “apoya toda iniciativa que tenga que ver con la disminución de la mortalidad infantil”.

“Es por esto que aconsejamos a VS (Bonadio), si así lo considera, la participación académico-científica a través de profesionales de esa casa, para evaluar elementos que componen el kit y que no han demostrado peligrosidad, para que no sean descartados.”

La reducción de la mortalidad infantil, en particular en las familias de menores recursos, era uno de los objetivos básicos del programa Qunita lanzado en julio de 2015 y destinado a las mujeres que recibían la Asignación Universal por Embarazo (AUE). En los primeros seis meses de funcionamiento del Qunita, se entregaron 74.408 kits en 289 maternidades de todo el país. El objetivo del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner era llegar a un universo de 150.000 a 200.000 niños, mujeres y familias por año.

qunitaPor entonces, la cartera sanitaria nacional indicaba a través de su oficina de Prensa que “la aplicación del Programa Qunita puede potenciar la reducción de las tasas de mortalidad materna e infantil, porque mejora la calidad y el número de controles prenatales; fomenta los nacimientos en maternidades seguras que cumplen con las condiciones obstétricas y neonatales esenciales de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS); incentiva el alta conjunta y fomenta prácticas sanitarias recomendadas como la lactancia materna y el sueño seguro del bebé”.

Sin embargo, Bonadio actúa como pata judicial del actual Gobierno, que recurre a decisiones contrarias al sentido común e intenta denostar una política de Estado profundamente inclusiva que buscaba garantizar un comienzo de vida equitativo a muchos de los 700.000 bebés que nacen cada año en Argentina. Y eso que este magistrado es uno de los jueces más denunciados durante su carrera, como por ejemplo en la causa por mala praxis médica hacia pacientes hemofílicos contagiados con los virus del VIH, Hepatitis B y C que le ha costado la vida a varios pacientes por la demora del juez en llamar a indagatoria a los imputados.

Días después de conocerse su resolución, el fiscal federal Eduardo Taiano interpuso un recurso para frenar la decisión de Bonadio de quemar los moisés-cunita y los sacos de dormir y “reacondicionarlos”. Ya que en su resolución Bonadio se apoyó en un supuesto informe del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), el fiscal pidió que ese organismo intervenga para reacondicionar las cunas y sacos de dormir. El expediente cita al INTI destacando que la cuna puede desfondarse si contiene a un niño de más de nueve kilos. Pero les faltó leer las recomendaciones que están en la Guía del Programa Qunita, según las cuales el moisés es sólo para los primeros seis meses de vida del bebé y va apoyado en el suelo.

Bonadio, también conocido como el juez de la servilleta menemista, hecho que lo coloca nuevamente en el pedestal de magistrados probos de nuestro país, rechazó el pedido del fiscal Taiano de no destruir los 60.000 kits de Qunita que están en un depósito del correo privado OCA, confirmaron a Contexto fuentes cercanas a la causa.

No es casual que la decisión del juez se conociera al día siguiente de la imputación del ex ministro de Salud, Daniel Gollán, del ex jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y de otros quince funcionarios más por presuntos sobreprecios en la licitación de este programa sociosanitario.

Cada vez más países “del primer mundo” al que quiere unirse Macri impulsan el uso de “cajas de cartón” para que los bebés duerman en los primeros meses. Finlandia fue uno de los pioneros en los años treinta. En los últimos años se sumaron Gran Bretaña y Estados Unidos. En América Latina, Chile y Perú también fueron los primeros y también las provincias de Mendoza y Neuquén en nuestro país. Para evitar que el bebé duerma con los padres y corra el riesgo de morir asfixiado.

finlandiaEn la versión 2016 del “maternity package” que entrega el Gobierno finlandés se incluye la caja y se precisa que la misma puede ser utilizada como primera cuna para el bebé (“The box that the items included in the maternity package come in can also be used as your baby’s first bed”).

Pedido al Papa Francisco

Los pedidos para detener la quema de los moisés-cunita trascendieron las fronteras, pues profesionales de la salud, pediatras y neonatólogos enviaron un petitorio al jefe de la Iglesia católica.

“Los abajo firmantes, en representación de los niños de nuestra Patria, solicitamos a Su Santidad que considere interceder ante las instancias que juzgue conveniente para lograr la revocación de la medida judicial y que cese la actitud de hostigamiento hacia las políticas protectoras del bienestar de las familias”, afirmó la petición que circula desde el pasado viernes (https://es.surveymonkey.com/r/trabajadoresdesalud).


 

COMPARTE