Por Pablo Torello Francisco Paladino

Daniel Alberto Di Nella nació en Lincoln el 28 de mayo de 1952, fue el menor de cinco hermanos. Sus amigos lo llamaban “el Pascua”. En 1968 se mudó a Junín, y en el setenta se radicó en Viedma, donde completó sus estudios secundarios y empezó una activa militancia social vinculada al peronismo. En 1972 llegó a La Plata y comenzó a cursar en la Facultad de Derecho; allí se sumó a militar en el Frente de Agrupaciones Eva Perón (FAEP), que más adelante se fusionaría con la Federación Universitaria para la Revolución Nacional (FURN) para formar lo que hoy se conoce como la Juventud Universitaria Peronista (JUP).

“El Pascua”, como todos los peronistas, vivió con pasión desde su lugar de militante la primavera camporista y el regreso de Perón. Sin embargo, con la muerte del General en 1974 comenzaron los tiempos oscuros para la Universidad. Las irregularidades en la elección de los decanos, la falta de transparencia de los sucesivos interventores y las dificultades para realizar elecciones periódicas fueron algunos de los problemas que tuvo que enfrentar el estudiantado, en un universo político cambiante y contradictorio que decantaría hacia el peor de los escenarios.

di-nella-1975
Di Nella – 1975

El clima de época se puede ver claramente en un comunicado de septiembre de 1974, enviado por la agrupación de derecha Concentración Nacional Universitaria (CNU) a las autoridades de la Universidad de La Plata, en el que pedían la remoción y cesantía de los decanos y profesores que públicamente apoyaron el accionar de la JUP en los años 1973 y 74, pese a las claras advertencias de su clara desviación ideológica”, junto con “la supresión de la lista azul y blanca y de las elecciones realizadas y por realizar en los centros estudiantiles”.

El hostigamiento ideológico a los militantes peronistas, de izquierda y del campo popular tornó rápidamente en persecución política, con consecuencias gravísimas, como los asesinatos de Rodolfo Achem y Carlos Miguel, dos de los fundadores de la FURN. A pesar de todo, la JUP siguió activa, y a fines de 1974 se presentó a elecciones dentro del Movimiento Azul y Blanco (MAB), herramienta electoral que logró alzarse con seis de los doce Centros de Estudiantes existentes por entonces en la Universidad Nacional de La Plata: Humanidades, Arquitectura, Veterinaria, Periodismo, Museo y Odontología, en algunos casos superando el 70% de los votos.

Carlos De Feo fue electo ese año presidente del Centro de Estudiantes en Museo, con la lista que le dio la victoria al peronismo. En la elección del ’74 afanamos, nos votaron todos, porque se pudo entender el modelo popular de Universidad que proponíamos, contó De Feo, actual Conducción Nacional de CONADU, y agregó: En el ’73 éramos quince o veinte, para el año siguiente explotamos y teníamos más de cincuenta militantes organizados y con mucha cohesión, lo que nos permitió arrasar a pesar de todo”.

“El ‘Pascua’ era un tipo simpático, entrador, buen compañero. Cuando se fusionaron FURN y FAEP en la JUP yo tuve algunas diferencias y me fui. Él se tomó el trabajo de venir al Museo durante diez días y discutir política conmigo, explicándome la importancia de no resignar lo que habíamos construido, hasta que me convenció y volví”, detalló De Feo, y concluyó: “Es muy difícil evaluar la claridad de los compañeros en un momento en el que cometimos muchos errores, pero el ‘Pascua’ no era un pillado como otros, ni se creía Gardel. Él te hablaba de igual a igual”.

El "Pascua" Di Nella y su compañero el "negro" Josè.
El “Pascua” Di Nella y su compañero el “Negro” José.

La contundente victoria del MAB sirvió para la elección de Daniel Di Nella como presidente de la Federación Universitaria de La Plata en 1975, el primer peronista en ocupar ese cargo y el único hasta este 2016. Consultado, el histórico militante de la Juventud Trabajadora Peronista, Gonzalo Chaves, afirmó: “Di Nella llegó a la presidencia de la Federación con una alianza muy amplia y en ese tiempo la particularidad era que mientras perdíamos el país, ganábamos en la Universidad”.

El historiador Roberto Baschetti aseguró también que el único rastro impreso de la victoria del peronismo en la FULP fue una nota en el diario El auténtico’, una publicación quincenal gestada por el Partido Peronista Auténtico en 1975 que llegó a publicar, según Baschetti, seis o siete números antes de que la misma represión lo cerrara”.

Uno de los compañeros del “Pascua” en la JUP de Derecho, Ricardo César Fernández, lo recordó: Tengo imágenes de él principalmente en la primera reunión que tuvimos, cuando fue designado como responsable de la JUP Derecho. Lo recuerdo flaco, alto, muy narigón y alegre”.

“Cuando allanaron en 1974 el local de la JUP, en calle 45 entre 5 y 6, estábamos adentro con otros compañeros, entre ellos el ‘Pascua’, que llevaba un bolso que se colgaba con una correa de un hombro”, narró Fernández. “Cuando levantamos la persiana a media altura y salimos, apareció un ‘cana’ uniformado, que no tenía ni idea del allanamiento y nos preguntó qué hacíamos ahí. Le dijimos que habíamos venido a hacer un trabajo de pintura para distraerlo, y logramos que el ‘Pascua’ saliera rápido. Se subió a la motoneta que arrancó de primera y salió por la vereda, sentado derechito y con los ‘caños’ asomándose por el bolso. Parecía una escena sacada de un policial francés de los setenta”.

La última vez que lo vi fue en abril de 1976. Después me incorporaron a la colimba, y cuando regresé a La Plata en diciembre ya no tenía contacto”, agregó Fernández. En sus recuerdos aparecieron otros compañeros que ya no están, porque la cosa se empezaba a poner dura”, y concluyó amargamente: “el ‘Pascua’ fue uno de los tantos que cayeron”.

pascua

Daniel Di Nella permaneció en su cargo de presidente de la Federación Universitaria de La Plata hasta el 7 de abril de 1977. Por entonces, integraba además las filas de la organización Montoneros. Ese día fue secuestrado, y varios testimonios aseguran haberlo visto en cautiverio en el Centro Clandestino de Detención “Club Atlético” antes de su asesinato. Estaba casado con su compañera de la JUP La Plata, Carmen Amalia Calvo, estudiante de Ingeniería. Le decían “Estrellita”, tenía veintitrés años cuando la secuestraron, y al igual que el “Pascua” continúa desaparecida.

Cuarenta años después, desde este último 27 de agosto de 2016, el peronismo volvió a la FULP con un frente que conforman La Cámpora, MILES, Liberación, Peronismo Militante y el PC. Los y las jóvenes que ganaron la Federación serán saludados esta tarde en un acto en el club Atenas por otra militante del peronismo universitario de aquellos días en La Plata: la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La nueva conducción de la FULP tendrá en sus hombros el peso de la historia, y la enorme responsabilidad de continuar con el legado de los compañeros y compañeras que dejaron la vida para construir la Universidad del Pueblo, parte inseparable del país que anhelamos.