Por Gabriela Calotti

Los 10.000 trabajadores de la salud nucleados en la CICOP (Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires) cumplirán jueves y viernes próximos un paro de 48 horas con movilizaciones en las principales ciudades en demanda de la reapertura de la discusión paritaria, y debates sobre la situación del sistema sanitario bonaerense que está en “estado crítico”.

“Si no profundizamos las medidas de fuerza, no se mueve el amperímetro”, explicó a Contexto Guillermo Pacagnini, secretario general de la CICOP, antes de recordar que “recién después de tres meses y medio de conflicto y de paros escalonados, logramos llevar el salario de ingreso en la mano de 11.000 a 15.000 pesos”. Desde junio pudimos reabrir la paritaria dos veces, aunque las dos ofertas del Ejecutivo a cargo de María Eugenia Vidal fueron paupérrimas: primero les ofreció 700 pesos y luego 160 pesos más.

“Lo consideramos una burla y lo rechazamos. Desde junio reclamamos 19.800 pesos, que es el valor de referencia de la canasta de consumo mínimo”, sostuvo el dirigente de la CICOP.

“Esto motiva que sigamos haciendo reclamos. Queremos que nos ratifiquen la reapertura de paritaria para octubre”, subrayó.

rossiLa primera jornada del paro prevista para el jueves contempla acciones regionales y movilizaciones en La Plata (frente al Hospital Rossi), en Lomas de Zamora, Lanús y Avellaneda, entre otras zonas.

El paro del viernes estará acompañado por una jornada de debate sanitario “para discutir sobre las condiciones de trabajo” del sector, incluyendo la situación en recursos humanos, infraestructura e insumos, precisó Pacagnini.

El fin de semana, la CICOP difundió una serie de datos sobre los hospitales provinciales que están en “estado crítico” en materia de infraestructura, insumos y recursos humanos, y donde faltan como mínimo 600 camas y más de 2.000 médicos.

La ministra de Salud de la provincia, Zulma Ortiz, lanzó días atrás un plan de reparación de los hospitales provinciales que, según la CICOP, no es tan así. “Algunas obras las reactivaron o aceleraron para que la gobernadora armara un clip para la provincia”. En realidad, “varias de esas obras ya estaban empezadas y en otros hospitales sólo harán arreglos en las instalaciones eléctricas”, precisó.

cicopp“Pero nada dicen de las áreas directamente cerradas en varios hospitales, como la sala de quemados del Hospital San Martín de La Plata o de Neonatología en el Hospital Fiorito”, puntualizó.

“La situación requiere el avance de obras de infraestructura en los centros de salud, aunque dos edificios deben ser demolidos”, afirmó la CICOP en un comunicado al referirse a la situación de los ochenta hospitales provinciales, “53 de los cuales están en estado crítico”, como el Lucio V. Meléndez de Adrogué o el Eva Perón de San Martín.

En cuanto a recursos humanos, no sólo necesitan más personal, sino reconocerle su labor con una jerarquización adecuada. Pacagnini indicó que las autoridades propusieron 500 cargos, “pero para urgencias se necesitan como mínimo 1.500” profesionales de la salud entre médicos y enfermeros. En este sentido, hizo hincapié en que “el 80% del recurso humano en salud se forma en los hospitales públicos”, que atienden “al 90% de las emergencias” que luego pasan al sector privado, que no le da un centavo al sector público debido al burocrático sistema de facturación que el Gobierno anterior estaba a punto de modificar para facilitar el ingreso de dinero al sistema público de salud.

Esa es una de las principales razones para reclamar un mayor presupuesto para la salud, “que supere el 10%” y no el “raquítico 6,3% como es ahora”, equivalente a 22.000 millones de pesos, en baja respecto de años anteriores.

Según la CICOP, Ortiz “patea la pelota para adelante diciendo que se necesitan 18.000 millones de pesos y ocho años para mejorar el sistema, mientras ofrece aumentos salariales miserables”. La organización gremial, que participó de la manifestación de los trabajadores estatales del 14 de septiembre pasado, consideró que los anuncios del Gobierno provincial son “cortinas de humo destinados a engañar a la ciudadanía bonaerense para justificar su inacción”.

“Hay clima para que haya un paro nacional para poder torcer el curso del ajuste que lleva adelante el Gobierno nacional”, sostuvo el dirigente, que no dudó en criticar el millonario pago del gobierno de Mauricio Macri a los principales sindicatos a través de las obras sociales que estos manejan y el plan de Cobertura Única o Universal de Salud que impulsa el Ministerio de Salud de la Nación y que no augura nada bueno para el sistema de salud pública.

“Es el pago para obtener la paz social”, fustigó Pacagnini. “Estos dirigentes son la pata sindical del Gobierno”, agregó, consultado sobre los 30.000 millones de pesos que Macri le entregó a gremios como los dirigidos por Gerónimo Venegas (UATRE) y Antonio Caló (UOM).

Del total, 2.704 millones de pesos recaudados durante 2015 serán girados para el pago de prestaciones de alto costo que se adeudaba a las obras sociales; 8.000 millones de pesos serán destinados a financiar el fortalecimiento de los hospitales públicos en el marco de la estrategia de la Cobertura Universal que impulsa el Ministerio de Salud, y 4.500 millones de pesos se asignarán a la conformación del Fondo de Emergencia y Asistencia de los agentes del seguro de salud, que en principio brindará asistencia financiera a obras sociales ante casos de epidemias y para el desarrollo de programas de prevención o la atención de situaciones especiales.

“En realidad, la Cobertura Universal de Salud es un plan para sentar las bases hacia un seguro privado. Vamos hacia la privatización del sistema de salud”, advirtió Pacagnini, antes de afirmar que ese plan impulsado por Cambiemos desde Nación “no es más ni menos que otorgar un carné de pobre”.