Es el consumo, estúpido

Es el consumo, estúpido

El consumo editorial argentino registra una marcada baja anual. Las medidas asumidas por cambiemos perjudicaron la industria nacional. Los lazos de Avelluto con el mercado privado inciden en su accionar.

818
0

Con la llegada de la alianza Cambiemos, el Ministerio de Cultura de la Nación quedó en manos de un ex gerente de la industria editorial. Pablo Avelluto fue jefe de prensa de Espasa Calpe, gerente Planeta, gerente editorial de Estrada y director editorial de Random House Mondadori. La primera medida anunciada a los medios en enero fue la liberación de importaciones de libros, afirmando que así iba a bajar el precio del libro, “ampliar la bibliodiversidad y ofrecer más opciones a los lectores locales”.

Hoy, a nueve meses de haber asumido Cambiemos, la Cámara Argentina del Libro declara una caída del 22% en las ventas y una reducción semejante en las tiradas (cantidad de ejemplares que se imprimen por publicación).

En 2012, cuando se comenzaron a tomar una serie de medidas para revertir la excesiva importación y casi nula exportación de material impreso, la Cámara Argentina del Libro había firmado un acuerdo con la ex ministra de Industria, Débora Giorgi, el ex secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, el Ministerio de Economía y la Secretaría de Cultura, por medio del cual se habían comprometido a equilibrar la balanza comercial de sus socios durante ese año.

El acuerdo, que tuvo por objetivo promover la industria editorial nacional y las exportaciones de libros argentinos, buscó compensar parte de las importaciones realizadas por editoriales, distribuidoras y librerías socias con exportaciones de otros socios de la Cámara. En ese momento se escribieron cientos de líneas en los medios hegemónicos sobre la supuesta censura editorial.

Pasado un tiempo prudencial de aquellas medidas, podemos ver en los informes estadísticos de la Cámara publicados en su página web (http://www.camaradellibro.com.ar/) cómo la evolución interanual de producción editorial se fue incrementando año a año.

evolucion

La evolución del comercio exterior de libros redujo su déficit a partir de las medidas tomadas en 2011-2012.

En el primer semestre de 2016, la importación de libros en la Argentina aumentó un 50% en relación con el mismo período de 2015, mientras que se registró una baja del 6% en las exportaciones.

evolución del comercio exterior
evolución del comercio exterior

La industria gráfica y la industria editorial argentina padecen hoy las medidas tomadas hace tan sólo nueve meses, viéndose los resultados rápidamente: incremento de las exportaciones en un 50%, reducción de las ventas de libros al exterior en un 6%, baja en la cantidad de novedades (a contramano de la anunciada bibliodiversidad) y un desplome de ventas del 22%.


 

COMPARTE