El Bloque del Frente para la Victoria PJ-Nacional y Popular presentó en el Concejo Deliberante el pedido de autorización a la familia de Adelina Dematti de Alaye, a la Agrupación HIJOS-La Plata y a las Madres de Plaza de Mayo para plantar un árbol y colocar una placa en Plaza San Martín en homenaje a la Madre de Plaza de Mayo Adelina Dematti de Alaye, fallecida a principios de este año.

“Un árbol como sinónimo de la vida en una plaza que es símbolo de lo público y lo político”, dijo la concejal del FpV-PJ Nacional y Popular Florencia Saintout al presentar la propuesta ante los concejales.

Durante la sesión, Saintout pidió permiso al cuerpo para darle la palabra a la Madre de Plaza de Mayo, Herenia Sánchez Viamonte, quien recordó la militancia de su compañera y destacó la importancia de la lucha colectiva: “Pudimos unirnos para hacer una lucha en común. Fue muy difícil empezar individualmente y tratar de buscar por todas partes a nuestros hijos”. Asimismo, destacó el trabajo de recopilación de archivos e investigación de Adelina Dematti de Alaye, su labor como secretaria de Derechos Humanos de La Plata y la fortaleza que tuvo hasta los últimos momentos de su vida.

A diez años de la desaparición de López, colocarán un monolito en su nombre

El mismo bloque, compuesto por Guillermo Cara, Gastón Castagneto y Florencia Saintout, propuso que se coloque un monolito con una placa recordatoria en el parque público de Avenida 66 y 151, al cumplirse diez años de la desaparición de Jorge Julio López en el marco del juicio por crímenes de lesa humanidad que tenía como imputado a Miguel Osvaldo Etchecolatz. Su hijo, Gustavo López, habló durante la sesión y lamentó que en la actualidad desde el Gobierno de la alianza Cambiemos se intente instalar la teoría de los dos demonios para justificar los crímenes perpetrados durante la última dictadura cívico-militar. En esta línea, repudió que los represores cumplan las condenas en sus casas: “Genocidas como Etchecolatz no tienen que quedar en libertad. Tengo miedo de que el testimonio de mi viejo y el de tantos compañeros haya sido en vano”.

Otra sesión a puertas cerradas

Momentos de tensión se vivieron en las afueras del recinto, cuando las Madres de Plaza de Mayo, acompañadas por los referentes de los organismos de derechos humanos, quisieron pasar a la sesión para presenciar la votación del pedido de autorización para plantar el árbol en conmemoración de la Madre de Plaza de Mayo Adelina Dematti de Alaye, mientras adentro el cuerpo aprobaba el nombramiento de ciudadano ilustre al ex presidente del club Gimnasia y Esgrima de La Plata, Carlos Dellmar, a propuesta del concejal Irurueta del bloque Cambiemos, con una sala colmada de espectadores.

Sin embargo, a los organismos de derechos humanos no les permitían el paso, como sí lo hicieron con los familiares, amigos y conocidos del ex presidente de Gimnasia. “Me dio la impresión de un Estado de sitio”, expresó la Madre de Plaza de Mayo, Eva Dillon, cuando finalmente logró acceder. “Nos dijeron que para entrar teníamos que tener los pañuelos puestos para demostrar que éramos las Madres.”

El conflicto surgió porque una vez más el Concejo Deliberante decidió mantener cerrado el acceso a las gradas para el público en general, violando así el Artículo N° 71 de la Ley Orgánica de las Municipalidades, que establece que las sesiones deben ser públicas, a menos que la mayoría del total de los miembros del Concejo establezcan lo contrario.

“Esta es la casa de la democracia, y no ha sucedido nada que justifique que las puertas estén cerradas nuevamente. Los vecinos y las vecinas tienen derecho de estar acá y no nos queremos acostumbrar a esta situación”, dijo la concejal Florencia Saintout al referirse al conflicto.