Bonadio ordenó quemar 60 mil cunas-moisés del plan Qunita

Bonadio ordenó quemar 60 mil cunas-moisés del plan Qunita

El juez lo dispuso a raíz de la causa judicial que prohíbe la distribución de las unidades. Profesionales de la salud defendieron la implementación de las cunas y el Instituto Patria y organizaciones sociales exigieron que se frene la medida.

13465
0

Por Roberto Álvarez Mur

El juez Claudio Bonadio ordenó la destrucción de 60 mil cunas de las incluidas en el kit del plan Qunita para bebés recién nacidos. La controversial medida –en pleno marco de la investigación lanzada contra Aníbal Fernández y Daniel Gollán por presuntos sobreprecios en la aplicación del plan– provocó el repudio de organizaciones sociales y profesionales de la salud, quienes exigen que se frene la orden y se revean los criterios con que se evaluaron las cunas.

“Las observaciones que realizó el INTI no corresponden, ya que se hicieron sobre las condiciones de seguridad de un cuna, y técnicamente no es una cuna, es una cuna-moisés para los primeros seis meses de vida, para bebés de hasta seis kilos, en promedio”, dijo a Contexto Ana Esperanza, ex directora nacional de Maternidad e Infancia

“El programa consta de un kit, de todo una sistema de trabajo integral para mejorar el control pre natal. Creemos que debe revertirse esta medida, considerar una nueva evaluación del INTI, y que puedan consensuar que la cuna, como todo nuestro equipo de trabajo considera, es segura”, agregó.

Por este motivo, el área de Salud del Instituto Patria desarrolló ayer una conferencia de prensa donde manifestó su repudio hacia la orden emitida por Bonadio e instó a que se la elimine. “Asociaciones de profesionales de la salud, pediatras, neonatólogos, beneficiarios del programa Qunita y grupos autoconvocados solicitarán a la Justicia que cancele la orden emitida por el juez federal Claudio Bonadio en la que manda a incinerar las cunas–moisés y los sacos de dormir”, expresó el Instituto Patria en la convocatoria.

“Esta medida deja a 60 mil bebés que no podrán recibir su cuna, con lo cual se podrían evitar las muertes infantiles. Tenemos que defender las condiciones técnicas de los kits, y la posibilidad de que nuestros niños puedan tener las cunas”, sostuvo Esperanza.

Bonadio se ampara en informes técnicos con presuntos argumentos que sostienen que las cunas podrían ser perjudiciales para los niños. Por otra parte, ya se desarrollaron nuevos informes que marcan lo contrario y, según indican, hasta el momento no existen denuncias de madres beneficiadas con el programa que hayan informado daño alguno en sus niños. “En los seis meses que funcionó el programa durante el anterior Gobierno se distribuyeron 74.408 kits a 289 maternidades en todo el país, de los cuales 43.600 fueron entregados a las familias, es decir que más de un 60% de los kits distribuidos ya fueron entregados a la población objetivo”, expresa un comunicado difundido ante medios.

Por su parte, Alexia Navarro, médica pediatra especializada en las características del Plan, explicó a Contexto: “El objetivo del programa está destinado a garantizar el acceso para las madres a los controles del embarazo. Una vez cumplidos los controles y desarrollado el parto, la familia accede al kit Qunita, que consta de una serie de elementos: colchón, bolsa de dormir, medias, ropa y, entre otros, el moisés.

Según explicó Navarro, la evaluación que elaboró el informe respecto de las cunas representa apenas “sugerencias para tener en cuenta para una próxima partida, sobre cuestiones puntuales, pero no estipulan en ningún momento que representen un riesgo para los recién nacidos”.

En tanto, la diputada nacional del Frente para la Victoria Carolina Gaillard ya presentó en el Congreso un proyecto de Declaración respecto de la avanzada de Bonadio frente al Plan Qunita, donde manifiesta la preocupación por la destrucción ordenada por el juez federal.

“En el caso particular de la cuna, además de presentar características distintivas que facilitan su traslado, su armado y su guarda, fue imprescindible que la cuna presente estándares de calidad y, sobre todo, de seguridad para cuidar la salud de los bebés”, expresa el documento presentado por Gaillard

“Es muy preocupante que un juez tome la extrema decisión de destruir las cunas y los sacos de dormir, elementos patrimonio de un programa desarrollado por el Estado Nacional, que demostró resultado positivos de impacto sanitario en su breve tiempo de ejecución, teniendo presente la potencialidad de disminuir muertes domiciliarias evitables”, completó.

El proyecto Qunita ya tiene antecedentes de iniciativas similares en países como Estados Unidos, Francia, Finlandia, México, Perú y Chile.


 

COMPARTE