Macri y el relanzamiento del lanzamiento

Macri y el relanzamiento del lanzamiento

El presidente estuvo en Punta Indio para sacarse una foto en la base espacial. En el lugar aseguran que no hay nada nuevo. La herencia que se impone por peso propio a pesar de las críticas de Cambiemos en campaña.

700
0

Por Contexto

Otra vez, el presidente Mauricio Macri estuvo obligado a reconocer un logro del Gobierno anterior. Esto suele suceder cuando necesita mostrar, hacia adentro o hacia afuera, una imagen fuerte de gestión y desarrollo. Lo hizo con el Centro Cultural Kirchner y el Parque de la Memoria ante la visita de mandatarios. Lo hizo con Tecnópolis en las vacaciones de invierno. Lo hizo con la relación con China durante la cumbre del G20. Y ahora lo repitió en Punta Indio, al anunciar la continuidad del proyecto espacial Tronador II, algo que desde Cambiemos habían puesto en cuestión durante la campaña.

Jaqueado por el malestar a causa de los tarifazos y la depresión del mercado interno, que pone contra la pared a los comercios, las pymes y a los asalariados, Macri necesitaba dar una señal, y qué mejor que fotografiarse con un prototipo de lanzador de cohetes detrás. Qué importa si antes lo había minimizado.

El intendente local es Hernán Yzurieta, del Frente para la Victoria. Para él y para su entorno fue un alivio y una satisfacción la visita del Jefe de Estado, ya que confirma que el proyecto se terminó de imponer por preso propio. Nadie puede desconocer la importancia de que Argentina se ubique en el selecto grupo de cinco países en desarrollar dicha tecnología.

Yzurieta, cuando era concejal, fue uno de los primeros en pelear por la radicación de esa industria en el lugar, cuando Punta Alta era una fija. Es que la zona tenía infraestructura militar ociosa –los hangares de la base aérea– además de características geográficas –cercanía con el Río de la Plata– y climatológicas –poco viento– ideales para encarar el armado y las pruebas de despegue y propulsión. Luego sería el por entonces ministro de Planificación, Julio de Vido, el que le daría impulso definitivo.

No obstante, quienes hacen un seguimiento de la inversión desde el primer día esperaban, al menos, un mínimo reconocimiento de Macri a la gestión anterior. “En estos ocho meses no se hizo nada nuevo, lo que se mostró en lo que estaba”, dijo a Contexto un dirigente que participó de los orígenes de la iniciativa.

Desde el equipo del Yzurieta también se quedaron con un sabor amargo luego del acto del Presidente junto a la gobernadora, María Eugenia Vidal. “Lo único distinto es un techito de entretejido y una plataforma de hormigón de cuatro metros por cuatro metros”, comentó a este medio un colaborador estrecho del intendente.

Lo que pudo verse, y que llamó tanto la atención, fue una versión de prueba del lanzador de cohetes. Como es la primera vez que se muestra, propios y extraños se asombraron al constatar que ese tipo de estructura es ciento por ciento industria nacional. “Antes no se le había dado a publicidad por ciertos reparos de la CONAE (Comisión Nacional de Actividades Espaciales) y del propio Ministerio”, confió la misa fuente.

Sobre la necesidad de descubrir el avance del proyecto, hay cierto consenso entre los especialistas de que puede no ser lo indicado para áreas tan sensibles por cuestiones de seguridad. Decenas de países ha intentado avanzar con equipos de este tipo y han fracasado, y ahora podrían estar pendientes de desarrollos de terceros. También existe la posibilidad de sabotajes o intentos de boicots. Por eso recomiendan mostrarlo una vez terminado y no cuando el proceso todavía está en desarrollo.

En varios medios, según la versión oficial, llegaba a Punta Indio para “inaugurar la plataforma de lanzamiento”. Otros, más equilibrados, decidieron informar que el ex titular de Boca Juniors se proponía “reimpulsar” el proyecto Tronador II, el cual demandó hasta el momento una inversión de más de 41 millones de pesos. El polo está ubicado sobre la Ruta Provincial Nº 36 y cuenta con una superficie total de 2.000 m2. La zona de despegue está cerca de la localidad de Pipinas, a donde está la base de operaciones. Página/12 fue más directo: “Una foto junto al cohete heredado”.

Ese mismo diario recordaba: “La iniciativa Tronador II tomó impulso en noviembre de 2012, cuando el Gobierno transfirió la CONAE de Cancillería al Ministerio de Planificación, conducido por Julio De Vido. A partir de ese momento, el presupuesto del organismo se duplicó y comenzaron los lanzamientos de los cohetes experimentales destinados a perfeccionar el sistema”.

Lo que Macri tenía detrás y apenas mencionó es el Vex 5A. Como las pruebas anteriores fueron tan exitosas, se espera que sea la antesala del diseño definitivo de un lanzador satelital que tendrá unos treinta metros de alto y permitirá transportar satélites de hasta 250 kilos. Con lo que puede pagar un tercer país por un solo lanzamiento, se puede costear todo el proyecto, estiman.

Más allá de la jornada, la expectativa está puesta en cuánto se destinará en el Presupuesto 2017 para la CONAE y para el Tronador II. Los pronósticos no son muy alentadores si se tienen en cuenta las denuncias de desfinanciamiento, vaciamiento y privatización que realizaron en estos meses los trabajadores e investigadores de ARSAT y del INVAP, las dependencias estatales encargadas de desarrollar y mantener en órbita satélites propios.


 

COMPARTE